Género RSI

Cuando la inteligencia se torna en estupidez; 3 ejemplos

Tres científicos cuyas declaraciones sobre diversidad generaron polémica.

Los ganadores del premio Nobel, así como los profesores de Harvard, son considerados entre las personas más inteligentes del mundo, pero hasta ellos pueden caer en declaraciones que nos hacen cuestionar sus capacidades.

Hay que recordar que los premios se dan para celebrar un momento específico en la carrera de un científico, sin ser un escudo contra futuras “metidas de pata”. Aquí te contamos la historia de tres hombres muy inteligentes que han hecho declaraciones muy tontas:

Tim Hunt:

Tim Hunt via Times higer Education

Tim Hunt via Times Higer Education

Este ganador del premio Nobel de medicina lleva ya varios días en el ojo del huracán por sus declaraciones y la polémica que siguió a ellas. En una conferencia en Corea del Sur, dijo que solo tres cosas pueden pasar cuando hay “chicas” en el laboratorio: “te enamoras de ellas, ellas se enamoran de ti y, cuando las criticas, lloran.” Por eso, Hunt cree que los laboratorios deben separar a hombres y mujeres.

Ante la ola de críticas, el científico dio una disculpa muy tibia, diciendo que lo sentía si había ofendido a alguien, pero que solo trataba de ser honesto. La Universidad College London, donde Hunt tenía un puesto, dijo en un comunicado que fue una de las primeras instituciones en aceptar mujeres, y que lamentaba las palabras del Nobel. Poco tiempo después, este dimitió.

La buena noticia es que como consecuencia al escándalo surgió el hashtag #DistractinglySexy (“tan sexy que distraigo”), mediante el cual decenas de científicas ya han publicado fotografías de ellas trabajando, y que no solo sirvió para rechazar con humor las declaraciones de Hunt, sino que mostró el gran trabajo que hacen las mujeres en diversas áreas de la ciencia.


Lawrence Summers:

Foto de World Economic Forum via Wikimedia Commons

Lawrence Summersmm, foto de World Economic Forum via Wikimedia Commons

Lawrence Summers tiene un currículum impresionante: estudió su doctorado en Harvard, para más tarde ser profesor en esa universidad, además de trabajar en el Banco Mundial como jefe de economistas y en el departamento del Tesoro durante la presidencia de Bill Clinton.

Hace una década el destacado economista agregó declaraciones sexistas a su legado, ya que dijo en una conferencia que las mujeres tienen pocos puestos en áreas de matemáticas e ingeniería porque no quieren trabajar muchas horas, poniendo el cuidado de sus hijos como prioridad, pero también porque existe una “diferencia genética” entre hombres y mujeres que causa que ellos tengan mayores habilidades en estos temas.

En una entrevista citada por The New York Times, Summers se justificó diciendo “me disculpo por cualquier malententido pero creo que hacer preguntas, discutiendo múltiples factores que pueden explicar un problema difícil, y buscar comprender cómo se relacionan, es de vital importancia.”

Estas palabras recibieron críticas de la sociedad en general y de los colegas del ecónomo en Harvard, aunque también algunas personas lo defendieron. Un año después, en 2006, Summers renunció a su puesto en la universidad, pero su carrera no ha sufrido mayores contratiempos como consecuencia de sus declaraciones.

James Watson:

James Watson, ¿un cientifico racista?

Otro premio Nobel, James Watson, tiene una larga historia de discriminación a diversos grupos: mujeres, personas obesas y los latinos, pero quizá la historia más conocida es su creencia de que las personas de raza negra tienen una inteligencia menor a la de las personas blancas. En 2007 afirmó que “todas nuestras políticas sociales se basan en el hecho de que su inteligencia es igual a la nuestra, cuando todas las pruebas dicen que eso no es verdad”.

El año pasado, Watson subastó su premio, diciendo que necesitaba dinero porque sus palabras le costaron su puesto en los consejos de varias compañías, aunque continúa obteniendo ingresos de su trabajo en la academia.

Las consecuencias de discriminar:

Como se ve en estos tres casos, es posible que un líder de la ciencia logre superar la respuesta a sus polémicos comentarios, como lo hizo Summers, pero las redes sociales y otras nuevas tecnologías le han dado una nueva voz a quienes son blanco de la discriminación. Se vio con Tim Hunt la semana pasada y también en 2014 con el Dr. Matt Taylor, quien usó una camisa con mujeres “sexys” impresas para aununcial a los medios el desprendimiento de la nave Rosetta, generando una avalancha de críticas. Otro caso fue el del astrónomo Shrinivas Kulkarni, quien dijo que los científicos son “niños con juguetes”, lo que desató el hashtag #GirlsWithToys, para demostrar que también hay “niñas con juguetes”.

Hay quienes opinan que sujetos como Hunt o Taylor no merecen que su carrera sufra por un simple comentario o una acción poco pensada, como el usar una camisa, mientras que otros sostienen que estas acciones contribuyen a crear una cultura sexista en la ciencia, y deben ser señaladas. ¿Tú qué opinas? Dinos en los comentarios.


Acerca del autor

María José Evia H

Comunicadora especializada en medios digitales, literatura y equidad de género. Coordina, escribe y edita contenidos de ExpokNews y la Síntesis diaria, además de colaborar en medios como Letroactivos, Letras Libres, Lee + y Equilibrio. Aquí sus redes sociales.

Dejar un comentario