Ambiental Debes leer... Derecho Ambiental RSE

2020 pudo ser nuestra última oportunidad para salvar al planeta… ¿lo conseguimos?

Las advertencias de los científicos han cobrado vida y los incendios forestales, tormentas y el Ártico ardiendo, son prueba de ello.

Hasta el momento, de acuerdo con el Servicio Meteorológico Mexicano, la Tierra continúa siendo el único cuerpo celeste en el que se conoce vida. Las investigaciones realizadas afirman que nuestro planeta se creó como todos los restantes del Sistema Solar, es decir, hace aproximadamente 4.6 miles de millones de años, sin embargo, hoy se encuentra en un riesgo latente.

Las advertencias de los científicos han cobrado vida, por lo que 2020 fue un año significativo respecto al riesgo que corremos actualmente entre incendios forestales, tormentas y el Ártico ardiendo.

Los altibajos de 2020

Muchas expectativas se tenían en el 2020. Según información de huffpost, a inicios de dicho año, un movimiento por el clima juvenil estaba ganando terreno, una cumbre clave en Glasgow, Escocia; parecía una oportunidad para insuflar nueva energía al acuerdo climático de París, y muchos esperaban que ese pudiera ser el año en que los líderes finalmente tomaran en cuenta la urgencia que exige la crisis planetaria.

Empero, todas esas esperanzas se hicieron cenizas con la llegada de la emergencia sanitaria derivada de COVID-19. Con 1.8 millones de decesos a la fecha, era de esperarse que el tema robara la atención de los gobiernos. Esto tuvo como consecuencia el abandono de las cumbres y la acción climática de las agendas políticas.

La lucha contra la pandemia continúa y esto pone en riesgo perder el enfoque, las oportunidades y retroceder en el tema, lo que acarrearía graves consecuencias.

Una oportunidad imperdible

Inger Andersen es la directora del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) que actúa como catalizador, promotor, educador y facilitador para promover el uso racional y el desarrollo sostenible del medio ambiente mundial. Ella se dio a la tarea de ofrecer una evaluación escalofriante sobre en dónde están las cosas.

Sin una corrección de rumbo nos dirigimos a 3.5 grados Celsius de calentamiento para fines de siglo, un nivel catastrófico que los científicos dicen que ahogaría algunas ciudades costeras, intensificaría las olas de calor, las sequías y las inundaciones y haría que franjas del mundo fueran casi inhabitables , impulsando el hambre, las enfermedades, los conflictos y la migración.

Inger Andersen es la directora del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Para cambiar eso, la producción de combustibles fósiles debe caer en un 6% anual durante la próxima década, informó el PNUMA. Sin embargo, los países todavía están planeando aumentos anuales promedio del 2%.

Y hasta ahora, las 20 economías más grandes han invertido $ 233 mil millones en gastos de coronavirus para impulsar los combustibles fósiles, en comparación con $ 146 mil millones para áreas de energía renovable, eficiencia energética y reducción de carbono como infraestructura para andar en bicicleta y caminar, según el informe.

Es probable que una nueva ronda de paquetes de recuperación brinde una última oportunidad imperdible de cambiar de rumbo en 2021.

Inger Andersen es la directora del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Si se implementan de manera inteligente, los nuevos fondos de recuperación económica que muchos países están planeando podrían ayudar a poner al mundo en un camino más sostenible y limitar el calentamiento a los 1,5 grados Celsius previstos en París.

Entre las esperanzas que aún se encuentran latentes está la victoria del presidente electo Joe Biden, ya que eso es sinónimo de que Estados Unidos probablemente se convertirá en un aliado, no en un obstáculo para el progreso climático.

Aunado a ello, más naciones se comprometieron a reducir las emisiones netas de carbono a cero para mediados de siglo. Entre los que prometen hacerlo ahora se encuentran:

  • La Unión Europea.
  • Japón.
  • Corea del Sur.
  • Gran Bretaña.
  • Canadá.

“Pero si bien los objetivos lejanos son loables, significan poco sin planes específicos para reducir el carbono ahora”, comentó Elizabeth Sawin, codirectora del grupo de expertos Climate Interactive, por lo que es urgente poner manos a la obra.

Echando un vistazo a la deforestación

En esta área clave, claramente estamos yendo en la dirección equivocada. El 2020 trajo un momento doloroso de ajuste de cuentas sobre la deforestación.

En 2014, las empresas multinacionales, las instituciones financieras y los gobiernos se comprometieron a poner fin a productos como el aceite de palma, la soja y la carne de res, y a reducir a la mitad la pérdida de bosques en general para 2020, con el objetivo final de detenerla por completo para 2030.

Empero, esto jamás se cumplió: “Ninguna empresa, ni los mejores líderes, ni siquiera los que están a la vanguardia, han logrado los objetivos”, afirmó Niki Mardas, directora ejecutiva de Global Canopy, que rastrea las fuerzas del mercado que impulsan la deforestación.

La realidad es que la tasa de deforestación tropical se ha acelerado en más del 40% desde que se forjó el acuerdo, y 2020 trajo la destrucción más rapaz del Amazonas en más de una década.

Niki Mardas, directora ejecutiva de Global Canopy.

La acción política sobre la deforestación ha sido muy escasa, especialmente en Brasil, hogar de alrededor del 60% de la Amazonía. El gobierno del presidente Jair Bolsonaro ha ignorado las confiscaciones ilegales de tierras públicas y ha destripado a las agencias reguladoras destinadas a detenerlas.

Mientras que Indonesia está comenzando a tomar medidas drásticas contra la destrucción de los bosques, aunque todavía está muy extendida. Y en Gran Bretaña, los legisladores están redactando un proyecto de ley plagado de lagunas, pero aún reparable, diseñado para reducir la deforestación en sus cadenas de suministro. La Unión Europea está consultando una estrategia con el mismo objetivo.

Financiamiento que permite la destrucción

Una forma en que los activistas han buscado impulsar el cambio es rastreando no solo las empresas de alimentos, productos de consumo y papel cuyos bienes provienen de bosques despejados, sino también las fuentes de más de $ 1 billón en financiamiento que permite la destrucción.

Está en nuestras inversiones, nuestras pensiones. Todos somos parte de una economía de deforestación.

Niki Mardas, directora ejecutiva de Global Canopy.

Lo mismo se aplica a los combustibles fósiles. Y este año, los activistas aumentaron la presión sobre quienes financian la perforación, la minería, los oleoductos y otras infraestructuras intensivas en carbono.

Desde el Acuerdo de París, 35 bancos, muchos de los cuales dicen que apoyan el acuerdo, han invertido en conjunto 2,7 billones de dólares en la industria de los combustibles fósiles, informó una coalición de grupos climáticos.

Ese financiamiento ha aumentado cada año, permitiendo una mayor expansión de la industria de los combustibles fósiles en el momento exacto, o pasado el momento, en el que necesitamos reducir responsablemente la producción de petróleo, gas y carbón.

Ben Cushing, jefe de defensa financiera del Sierra Club y miembro del comité directivo de Stop the Money Pipeline.

No obstante, la presión de los activistas, junto con las fuerzas económicas que agitan a las grandes empresas de petróleo y gas, han dado algunos pequeños pasos en la dirección correcta.

El año pasado, los seis bancos estadounidenses más grandes se unieron a los prestamistas internacionales para jurar no financiar las perforaciones en el Ártico. Algunos bancos han renunciado o restringido la financiación de sectores de carbono extremadamente alto como el carbón y el petróleo de las arenas bituminosas. Estos éxitos son “uno de los puntos brillantes del movimiento climático en 2020”, comentó Cushing.

¿Qué sucede con las empresas de petróleo y gas?

A pesar de las asombrosas cantidades de dinero que aún fluyen, fue un año difícil para los productores de combustibles fósiles, algunos de los cuales lucharon por mantenerse a flote debido a la caída de los precios del petróleo.

Resultó que muchas empresas no estaban preparadas, y los inversores que saben que cualquier acción climática significativa afectará a la demanda de petróleo y gas de forma permanente se están volviendo cada vez más cautelosos con la industria, dijo.

Con la energía eólica y solar más barata que nunca, la tendencia a largo plazo es mucho más clara ahora de lo que era.

Amy Myers Jaffe, directora del Laboratorio de Política Climática de la Escuela Fletcher de la Universidad de Tufts.

Entre los que registraron la trayectoria de declive de los combustibles fósiles se encontraba el fondo de pensiones del estado de Nueva York. Asestó un gran golpe a la industria en diciembre cuando se convirtió en el fondo de pensiones más grande y el primer estado de EE. UU. en anunciar que se retiraría de los combustibles fósiles, aunque de manera gradual.

Las empresas de petróleo y gas también se enfrentan a vientos en contra sociales y políticos. El retroceso de Twitter fue feroz cuando Royal Dutch Shell preguntó: “¿Qué estás dispuesto a cambiar para ayudar a reducir las emisiones?”

La réplica de la representante Alexandria Ocasio-Cortez (DN.Y.) cristalizó el impulso de los progresistas para destacar el papel de la industria en la crisis climática: “Estoy dispuesta a responsabilizarte por mentir sobre el cambio climático durante 30 años cuando supiste en secreto todo tiempo que las emisiones de combustibles fósiles destruirían nuestro planeta”.

2020 quedó atrás, al igual que los objetivos

En conclusión lo que podría haber sido 2020 se está desvaneciendo y el año se califica como otro en el que los líderes políticos y corporativos no cumplieron con las demandas del momento.

Las temperaturas seguirán subiendo, los desastres no tan naturales seguirán llegando y la necesidad de una acción rápida solo aumentará.

Empero, no todo está perdido, y hay avances sobre los que seguir construyendo:

  • Las nuevas promesas que deben cumplir las naciones y las empresas.
  • La energía limpia que es más barata y más confiable que nuestros combustibles viejos y sucios.
  • La urgencia que surge a medida que se vuelve la terrible realidad del cambio climático es cada vez más evidente.

“Llegará un punto en el que no podremos retirarlo”, dijo Andersen, pero también afirma que en su opinión todavía no hemos llegado allí. Sin embargo, 2021 podría ser la última y mejor oportunidad para asegurar un futuro habitable.

Si hay una lección que nos ha enseñado 2020, es qué sucede si no se aborda una crisis cuando es pequeña y manejable comparando el crecimiento exponencial de la pandemia con una crisis ambiental que de manera similar requiere una acción decisiva antes de que se materialicen las peores consecuencias.

Elizabeth Sawin, codirectora del grupo de expertos Climate Interactive.

Acerca del autor

Arianne Lira

Licenciada en Letras Latinoamericanas por la UAEMex. Amante de la literatura, cine, teatro y admiradora de Beauvoir, Castellanos y Nin. Interesada en temas de género y cultura en general. Correctora de estilo y redactora en expoknews.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]