Diversidad Género RSE

10 ejemplos de desigualdad de género reales

ejemplos de desigualdad de género
Escrito por Kenya Giovanini

Están presentes en la actualidad, y hasta que no se eliminen estos ejemplos de desigualdad de género, no podremos acceder a una mejor sociedad.

Los ejemplos de desigualdad de género que abundan en la actualidad, siguen agregando ladrillos a la barrera que millones de personas están tratando de derribar para alcanzar las mismas oportunidades, tanto a nivel profesional como personal.  

La desigualdad de género es un fenómeno social, jurídico y cultural que discrimina a las personas por ser mujeres u hombres. De hecho, el Secretario de Hacienda, Arturo Herrera, detalló que en México la brecha salarial entre hombres y mujeres va de 22 a 33% según el sector.

Hay un problema de acceso de las mujeres a las posiciones de liderazgo, existen limitaciones para incorporarse al mercado laboral y avanzar en su carrera.

Arturo Herrera, Secretario de Hacienda.

La inequidad no se limita a un país o región, está presente a nivel mundial, y a pesar de que combatirla se encuentra dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) —los cuales buscan garantizar el bienestar del todas las personas— siguen existiendo ejemplos de desigualdad de género que no podemos continuar ignorando.

No obstante, este término ha sido tan normalizado que no nos damos cuenta de que convivimos con él todo el tiempo. Por ello, te compartiremos algunos ejemplos de desigualdad de género que te permitan identificar este tipo de acciones.

Ejemplos de desigualdad de género

1. Mortalidad

En India y China, las dos naciones más pobladas del mundo, hay datos importantes que muestran una desventaja de supervivencia para las niñas menores de cinco años. 

En China, las niñas tienen una tasa de mortalidad infantil un 7% más alta que los niños, y en la India, un estudio realizado en la primera década de la década de 2000 encontró que el riesgo de muerte entre las edades de uno y cinco años era un 75 por ciento más alto para las niñas que para las niñas.

2. Atención prenatal y apoyo a la maternidad

En 2017, eran cerca 1.600 millones de mujeres que se encontraba en edad reproductiva. De los 127 millones de mujeres que dieron a luz en 2017, solo el 63% recibió un mínimo de cuatro visitas de atención prenatal y solo el 72% dio a luz en un centro de salud. 

De hecho, de las mujeres que experimentaron complicaciones médicas durante el embarazo o el parto, solo una de cada tres recibió la atención que ellas o sus recién nacidos necesitaban.

En 2017, aproximadamente 308.000 mujeres en países en desarrollo murieron por causas relacionadas con el embarazo y 2,7 ​​millones de bebés murieron en su primer mes de vida. 

Muchas de estas muertes podrían haberse evitado si todas las mujeres, sin importar su posición social, tuvieran acceso a la salud.

3. Educación: uno más de los ejemplos de desigualdad de género

Se dice que menos del 40% de los países ofrecen a niñas y niños el mismo acceso a la educación y que solo el 39% tiene proporciones iguales de sexos matriculados. Estos porcentajes, cobran mayor relevancia si tomamos en cuenta que a través de la educación se podría sacar de la pobreza a más de 420 millones de personas.

Desafortunadamente, la discriminación y desigualdad se siguen presentando, ya que una de cada cuatro niñas afirma que nunca se siente cómoda cuando se trata de ocupar los sanitarios.

Las niñas corren un mayor riesgo de sufrir violencia sexual, acoso y explotación en la escuela. La violencia de género relacionada con la escuela es otro obstáculo importante para la escolarización universal y el derecho a la educación de las niñas.

4. Analfabetismo

Existen aproximadamente 774 millones de adultos que no saben leer ni escribir en el mundo y dos tercios de ellos son mujeres, y de 123 millones de jóvenes con analfabetismo, el 61% son niñas. 

La proporción de mujeres en la población analfabeta no ha cambiado en 20 años. Estos hechos no solo afectan a las mujeres sino también a sus familias porque un niño o niña de una madre con la capacidad de leer tiene un 50% más de probabilidades de sobrevivir después de los cinco años.

5. Independencia económica

El aumento de la participación femenina en la fuerza laboral, da como resultado un crecimiento económico más rápido, no obstante, las mujeres continúan participando en los mercados laborales de manera desigual con los hombres.

Durante 2013, la relación entre el empleo para hombres era del 72,2% en comparación con el 47,1% de las mujeres. Por otra parte, ellas continúan ganando solo entre el 60 y el 75% del salario de ellos a nivel mundial. 

Al cerrar la brecha de género, se estima que los ingresos de las mujeres podrían aumentar globalmente hasta en un 76%, pero al parecer nos encontramos muy lejos de lograrlo, porque las mujeres también tienen una responsabilidad desproporcionada en el trabajo del hogar y que además no es remunerado.

Las mujeres dedican de:

  • Una a tres horas más al día a las tareas del hogar que los hombres.
  • Dos a diez veces más tiempo al día al cuidado (de niños, ancianos y enfermos).
  • Una a cuatro horas menos al día a actividades basadas en los ingresos.

El tiempo dedicado a estas tareas no remuneradas impacta directa y negativamente la participación de las mujeres en la fuerza laboral, y su capacidad para fomentar la independencia económica.

6. Violencia contra la mujer

Los efectos en la salud mental de la agresión sexual y la violación pueden tener resultados discordantes en la estabilidad y los medios de vida de las mujeres.

Las mujeres que han sufrido abuso sexual o físico por parte de sus parejas tienen el doble de probabilidades de tener un aborto, el doble de probabilidades de tener depresión y, en algunas regiones, 1,5 veces más probabilidades de contraer el VIH en comparación con las mujeres que no lo han experimentado.

La prevalencia de la agresión sexual y la violencia contra las mujeres es profunda y sistémica. Esto convierte a este punto en uno de los ejemplos más importantes de desigualdad de género porque en todo el mundo, alrededor de 120 millones de niñas han experimentado relaciones sexuales forzadas y acoso.

7. Mutilación genital femenina

Se calcula que al menos 200 millones de mujeres y niñas en la actualidad han sufrido la mutilación genital femenina. En la mayoría de estos casos, la recibieron antes de los cinco años y normalmente no se utiliza anestesia por lo que esto les ocasiona causa un dolor intenso. 

También es posible un sangrado excesivo, como resultado del corte accidental de la arteria del clítoris u otros vasos sanguíneos durante el procedimiento, y en el mejor de los casos, solo les genera infecciones en diversas partes de la vagina.

La mutilación genital femenina se asocia con un mayor riesgo de cesárea, hemorragia posparto y hospitalización materna prolongada. Todas estas complicaciones posteriores, junto con el impacto y el uso de la fuerza física durante el procedimiento, son algunas de las muchas razones por las que los sobrevivientes describen la experiencia como un evento extremadamente traumático.

8.Matrimonio infantil

Aproximadamente, 750 millones de mujeres y niñas vivas se casaron antes de cumplir los 18 años y experimentaron un embarazo precoz, que es un factor clave en el final prematuro de la educación. 

Como madres y esposas, las niñas quedan socialmente aisladas y corren un mayor riesgo de sufrir violencia doméstica. El matrimonio infantil es uno de los ejemplos más devastadores de desigualdad de género, ya que limita las oportunidades de las mujeres y su capacidad para alcanzar su máximo potencial individual.

9. Trata de personas dentro de los ejemplos de desigualdad de género

Mujeres y niñas adultas representan el 71% de todas las víctimas de trata de personas detectadas a nivel mundial. Las niñas por sí solas representan casi tres de cada cuatro niños víctimas de trata. 

Las mujeres y las niñas son claramente un punto clave en la trata de personas y se dice que un 75% de ellas, termina en fines de explotación sexual.

10. Representación en el Gobierno

Durante el 2016, solo el 22,8% de todos los parlamentarios nacionales eran mujeres. Existe una creciente evidencia de que las mujeres en posiciones de liderazgo y toma de decisiones políticas mejoran los sistemas en los que trabajan.

Estos ejemplos de desigualdad de género representan algunos de los obstáculos que enfrentan las mujeres en el mundo todos los días. Los derechos de las mujeres son derechos humanos y afectan a todas las personas en las comunidades, y si las autoridades mundiales no comienzan a cubrir sus necesidades, no podremos alcanzar muchos de los ODS.

Acerca del autor

Kenya Giovanini

Comunicóloga en formación por la UTEL. Melómana, cinéfila y amante de la cultura pop. Ha desarrollado contenido para Revista Kuadro y actualmente trabaja como Asistente Editorial en Expokews, donde se encarga de curar el contenido más relevante sobre responsabilidad social, diseñar la síntesis diaria y crear contenido entretenido acerca de estos temas.

Dejar un comentario