Ser un negocio verde está de moda. Y aunque todas las empresas, tanto las de reciente creación como los grandes corporativos, quieren marcar tendencia y ser parte de este movimiento, no todas deben ser catalogadas como tal.  

El gran banco ubicado en el centro de la ciudad decidió reducir su desperdicio de papel y comenzar a reciclar. Un par de meses después, se autonombraba una empresa sustentable, aun cuando mantenía el interior de sus oficinas iluminadas a lo largo de la noche. De igual forma, un joven empresario decidió emprender un negocio de limpieza de albercas.

En su ánimo por ganar mercado frente a sus competidores, aseguraba que su negocio tenía una visión sustentable, por el bajo nivel de desechos que generaba su administración y su pequeña oficina. No obstante, los productos que utilizaba para su actividad principal, estaban lejanos de tener un mínimo impacto ambiental. De acuerdo con el estudio Negocios y Ecosistemas: Nuevas Oportunidades y Retos, publicado por el Consejo Mundial de Negocios para el Desarrollo Sustentable (WBCSD, por sus siglas en inglés), dos tercios de los negocios que en algún momento han sido calificados como sustentables, han sido utilizados bajo un fundamento equivocado o han sido dirigidos de una forma no tan sustentable.  

Excelsior     Opinion : – – P12 –

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact