Cada vez se habla más de los negocios o empresas sociales, pero pocas instituciones conocen tanto del tema como Grameen Creative Lab, que tiene la misión de impulsar la inversión en este modelo, y fue creado por el Centro Yunus y la consultoría en RSE circ-responsibility en 2009.

El objetivo de Grameen Creative Lab no es reemplazar los negocios tradicionales, sino que coexistan con las empresas sociales para así «expandir la idea de lo que significa hacer negocios». Para esto, la organización trabaja con universidades y profesores, asegurándose de que incluyan en sus programas académicos a este tipo de empresas, además de impulsar iniciativas de empresas sociales en todo el mundo, trabajando con personas interesadas para acercarlas más al concepto y ayudarlas a crear sus propias ideas. Finalmente, le da asesoría a grandes empresa que quieran involucrarse e invertir en negocios sociales.

En este último aspecto, el think-tank ha trabajado con importantes compañías. Por ejemplo, se alió con una empresa química para crear mosquiteros para personas en la base de la pirámide. Este tipo de proyectos son creados pensando en las necesidades de la sociedad y también en la capacidad de la empresa en específico.

Michael Brohm, el director de Grameen Lab, estuvo presente en el Encuentro Líderes Agentes de Cambio, organizado por Ashoka, y tuvimos la oportunidad de entrevistarlo. En nuestra conversación, Brohm nos explicó cuáles son los argumentos económicos por los que una compañía debe invertir en empresas sociales, así como cuáles son los obstáculos a los que se enfrentará al hacerlo.

Acerca del autor

María José Evia H

Comunicadora especializada en medios digitales, literatura y equidad de género. Coordina, escribe y edita contenidos de ExpokNews y la Síntesis diaria, además de colaborar en medios como Letroactivos, Letras Libres, Lee + y Equilibrio. Aquí sus redes sociales.