Noticias RC y Sostenibilidad RSE

Eléctrico no es suficiente, BMW apuesta por vehículos más sostenibles

Eléctrico no es suficiente, BMW apuesta por vehículos más sostenibles
Escrito por ExpokNews

BMW ya ha presentado su concepto de vehículo eléctrico de economía circular del futuro, el fabricante va por vehículos más sostenibles.

La industria automovilística mundial suele obtener buenas notas en materia de reciclaje, sobre todo porque la mayoría de las piezas de los coches están hechas de metales que son bastante fáciles de recuperar.

Esta situación está a punto de cambiar con la revolución de los vehículos eléctricos, que enviará millones de baterías usadas y otros materiales a la cadena de reciclaje. Los fabricantes de automóviles que buscan captar los corazones y las mentes de los compradores de coches que se preocupan por la sostenibilidad están empezando a diseñar nuevos elementos de la economía circular en sus líneas, y BMW es un buen ejemplo de ese esfuerzo.

Vehículos más sostenibles: los compradores esperan que se reciclen

Parece ser de dominio público que la tasa de reciclaje de los vehículos convencionales es bastante alta, y así es. De acuerdo con Triple Pundit, la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos (EPA) explica que “aproximadamente el 75% (en peso) de un vehículo está compuesto por metales que se reciclan.

Eléctrico no es suficiente, BMW apuesta por vehículos más sostenibles

Y el resto del residuo (plásticos, textiles, vidrio y otros materiales no metálicos) se deposita principalmente en los vertederos”. Esto suena bastante razonable. La tasa de reciclaje es aún más impresionante en el caso de las baterías de plomo-ácido utilizadas en los coches convencionales, con un 99%.

Sin embargo, continúa siendo cierto que aproximadamente el 25% de los materiales de un vehículo convencional no se reciclan. La EPA calcula que más de 10 millones de vehículos van a parar a los deshuesaderos y otras instalaciones de recuperación cada año, por lo que la cantidad de residuos de vehículos no recuperados aumenta considerablemente.

Un mayor énfasis en el diseño de los vehículos teniendo en cuenta su recuperación está empujando a los fabricantes de vehículos a reducir los componentes tóxicos y peligrosos de los mismos y a mejorar las perspectivas de recuperación de una mayor cantidad de materiales no metálicos.

Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos.

Impulsando la sostenibilidad de los coches

En los últimos años, los fabricantes de automóviles y otras partes interesadas del sector han introducido más materiales sostenibles en las piezas no metálicas de los coches. El caucho de diente de león es uno de los primeros ejemplos que se remontan al siglo XX. Goodyear sigue por ese camino, junto con el aceite de soja, la cáscara de arroz y otras alternativas sostenibles al caucho natural.

En los últimos años, Ford ha reunido una lista de insumos de origen biológico para diversas piezas de automóvil, como soja, ricino, trigo, kenaf, celulosa, madera, coco y arroz. El dióxido de carbono capturado y los materiales reciclados, como botellas de plástico, alfombras y jeans viejos, también forman parte del plan de sostenibilidad de la empresa.

Volkswagen subió la apuesta al hacer de la sostenibilidad una de las principales características de su promoción del concepto de vehículo eléctrico ID.LIFE. Presentado como un vehículo eléctrico pequeño y asequible para los que compran un coche por primera vez, el concepto presenta una capa transparente en las partes de la carrocería teñida con virutas de madera y reforzada con un endurecedor de base biológica.

El textil de la cámara de aire del techo y la cubierta delantera está fabricado con botellas de PET 100% recicladas. En el interior, la madera del salpicadero y de los bordes de los asientos traseros se combina con ArtVelours Eco para las superficies de los asientos y los revestimientos de las puertas.

El bioaceite, el caucho natural y la cáscara de arroz son algunos de los materiales que sirven de base para los neumáticos del ID. LIFE.

Volkswagen

BMW y la incorporación de los coches a la economía circular

BMW parece haber reunido todas las piezas en un paquete de economía circular que lleva el tema de la sostenibilidad un paso más allá.

A principios de este año, la empresa presentó un avance de su próxima línea de vehículos eléctricos “Neue Klasse” y la semana pasada anunció una serie de medidas que vinculan la fabricación de vehículos eléctricos con la economía circular.

Uno de esos pasos es la adhesión a la Iniciativa de Objetivos Basados en la Ciencia (SBTi), que compromete a BMW a realizar acciones cuantificables en apoyo del Acuerdo de París sobre el cambio climático.

Estas acciones van mucho más allá de la reducción de las emisiones del tubo de escape. En el nuevo anuncio, BMW se compromete a alcanzar el objetivo de reducir las emisiones de dióxido de carbono de todo el ciclo de vida por vehículo en al menos un 40%, incluyendo las emisiones relacionadas con la cadena de suministro previa, así como la fabricación de los coches, y el suministro de combustible líquido o electricidad durante su vida útil.

El plan también incluye el aumento del uso de materiales secundarios hasta el 50%. BMW deja claro que será necesario desarrollar nuevas estrategias de ingeniería y nuevos mercados para alcanzar ese objetivo, pero la empresa se ha adelantado gracias a la colaboración con BASF y la empresa de reciclaje ALBA para el reciclaje de plásticos.

En lugar de convertir las piezas de plástico de los coches en fibra para alfombras y otros materiales de bajo valor, el objetivo es utilizar procesos químicos y otros nuevos métodos de reciclaje para convertir las piezas de plástico de los coches viejos en materiales de alto rendimiento para los coches nuevos.

Reducción de materiales conflictivos y costes sociales para vehículos más sostenibles

El plan de BMW también presta especial atención a los materiales utilizados en las baterías de los vehículos eléctricos. Muchas otras piezas de los vehículos eléctricos son similares o idénticas a las piezas de los coches convencionales, pero las baterías de los vehículos eléctricos introducen materiales adicionales en el flujo de reciclaje, como el cobalto y el níquel, además del aluminio de las carcasas de las baterías.

BMW señala que hay razones tanto de mercado como de sostenibilidad para centrarse en los materiales secundarios de las baterías de los vehículos eléctricos. Además de un ahorro en las emisiones de calentamiento global del ciclo de vida, BMW destaca que el uso de materiales secundarios ayuda a evitar los impactos en el ecosistema relacionados con la minería.

El uso de materiales recuperados también puede ayudar a los fabricantes de automóviles a evitar que se les asocie con abusos de los derechos humanos relacionados con las cadenas de suministro en el extranjero.

La extracción y el comercio de materiales conflictivos conlleva el posible riesgo de infracciones asociadas a las normas medioambientales y sociales.

El Grupo BMW ha establecido numerosas medidas para contrarrestar este riesgo, incluyendo la adhesión a la Iniciativa de Minerales Responsables. Sin embargo, la estrategia más eficiente para evitar los riesgos es minimizar la extracción de esas materias primas.

BMW

Reciclaje: más fácil de decir que de hacer

BMW ya ha presentado su concepto de vehículo eléctrico de economía circular del futuro. Sin embargo, aún queda un importante cabo suelto por resolver.

Como se ha demostrado ampliamente en la pésima situación de la industria mundial del reciclaje de plásticos, las importantes lagunas políticas y los escollos en la aplicación de la ley pueden hacer que los materiales reciclables salgan fácilmente del circuito de la economía circular y vayan a parar al medio ambiente.

Además, las operaciones de reciclaje ilegales o de mala calidad pueden dar lugar a nuevos impactos. Por ejemplo, la tasa de reciclaje del 99% de las baterías de plomo-ácido parece bonita sobre el papel, pero investigaciones recientes han revelado importantes impactos en la salud pública y el medio ambiente relacionados con las operaciones de reciclaje de baterías de plomo-ácido en Asia y otros lugares.

El enfoque en los materiales sostenibles y los impactos del ciclo de vida es un buen comienzo, pero los fabricantes de automóviles como BMW tendrán que ampliar su alcance para incluir el desarrollo de flujos de reciclaje seguros y eficientes con el fin de reclamar su lugar en la economía circular del futuro.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario