Ambiental

Urge la AMC a certificar casas verdes

El desarrollo de un protocolo para certificar proyectos de vivienda sustentable es uno de los mecanismos que se pueden usar para distribuir incentivos a desarrolladores, inversionistas y compradores que impulsen construcciones de bajo impacto ambiental consideró Guillermo Velasco, ingeniero de Proyectos del Centro Mario Molina.

Para el desarrollo de dicho protocolo habrá que considerar los sistemas de producción de materiales, el diseño bioclimático de la vivienda, el manejo de los recursos en el sitio y aspectos que no están directamente relacionadas con la construcción de la vivienda.

El sector de la construcción puede convertirse en un motor de reducción de emisiones a través de la creación de un mercado de bonos de carbono, consideró Guillermo Velasco, ingeniero de Proyectos del Centro Mario Molina.

“El desarrollo de un protocolo para la certificación de proyectos de vivienda sustentable será de gran interés para desarrolladores, inversionistas y compradores pues permitirá recibir incentivos por invertir en proyectos de bajo impacto ambiental y alto impacto social”, afirmó en entrevista.

En México, el sector vivienda es responsable de entre 20 y 30 por ciento de las emisiones de bióxido de carbono, por lo que es indispensable apostar por disminuir estas emisiones.

“Estudiar el desempeño ambiental de los hogares va a servir para tener una idea más clara de la huella del sector y va a permitir comparar las emisiones de conjuntos habitacionales con o sin ecotecnologías, en climas distintos o plantear escenarios como qué pasaría si no existiera la hipoteca verde o si todos los inmuebles la tuvieran”, explicó.

Para el ex secretario de Medio Ambiente del Estado de México, en el País existen inventarios de materiales de construcción en diferentes regiones, pero dichos inventarios no tienen en este momento información sobre los gastos de energía que requieren dichos materiales para su extracción/cosecha, uso y re-uso.

“Se requiere por lo tanto de una clasificación de los materiales por región y un registro de los gastos de energía de los mismos en sus diferentes etapas de vida para que el diseñador y constructor puedan elegir los materiales o sistemas constructivos más apropiados a cada situación de construcción y entorno”, propuso.

Por otra parte, dijo, aproximadamente el 15 por ciento de la vivienda producida en el país es construida con visión verde por el sector privado con el fomento de algún organismo público como el Infonavit, los institutos de vivienda y otros similares.

El Centro Mario Molina y otras instituciones llevarán a cabo una evaluación del desempeño ambiental de viviendas se llevará a cabo en Tijuana, Monterrey, el Valle de México y Cancún y Playa del Carmen, zonas que registran los mayores crecimientos de vivienda en el país y que permiten estudiar condiciones climáticas distintas y un punto migrante, dos urbanos y otro más turístico.

“Los inmuebles son, en su mayoría, viviendas de interés social, aunque algunos tienen el paquete de hipoteca verde o ecotecnologías integradas. Se tienen 46 conjuntos habitacionales con 174 mil 567 viviendas, de las que se tomarán mil 824 para iniciar el estudio, aunque la muestra pueda crecer a 3 mil hogares”, confió.

Fuente: Reforma, Nacional, p. 15.
Por: Adriana Alatorre.
Publicada: 30 de octubre de 2011.

Click sobre la imagen para ampliar

urge-amc

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario