¿Estamos preparados para convivir con autos inteligentes y autónomos?

Quizás en un futuro no muy lejano, tu desayuno sea preparado y servido por una máquina con muchos botones, parecida a la de la caricatura de Los Supersónicos, ¿la recuerdas?

Con el avance tecnológico que hay en todo el mundo, no suena tan extraño que en unos cuantos años estemos conviviendo con equipos inteligentes y robots que hagan y reemplacen tareas tan sencillas como entregar una pizza, lavarte los dientes o hasta cocinar.

Pero con cada invento, viene un nuevo riesgo que impide que este tipo de artefactos se vendan de manera masiva en el mercado. Te has preguntado, ¿a quién culparían si alguien choca contra un carro autónomo? Probablemente antes de seguir creando, las empresas tecnológicas y los encargados de estos inventos deberían de tomar en cuenta tres factores…

1-. Responsabilidad

Antes de lanzar un producto al mercado deben medir los ventajas, desventajas y posibles riesgos.

Se estima que los vehículos autónomos disminuirán las tasas de accidentes hasta un 90% pero conforme evolucionen, este tipo de máquinas y su inteligencia, entra en juego la responsabilidad en los accidentes.

Si un robot o el sistema del auto o el avión cometen una falla o accidente, ¿quién tendrá la culpa?, ¿el dueño del equipo? Aunque no tenga control sobre el dispositivo, ¿o a la máquina?

Actualmente no existe un reglamento o ley que regule y establezca las condiciones para que un equipo autónomo este circulando por las calles, ni mucho menos un escrito sobre lo que se tiene o no que hacer en caso de que estos dispositivos cometan una falla.

Por ello es importante que tanto empresas tecnológicas, como aseguradores y responsables de la seguridad establezcan acuerdos, leyes y un reglamento que proteja a los involucrados y a los externos de posibles accidentes.

2-. Red segura

La mayoría de estos dispositivos son etiquetados como inteligentes y requieren de una conexión a Internet pero como todo equipo tiene la facilidad de ser manipulado por alguien más que no sólo puede robar información sobre el usuario sino tomar el control de la máquina.

¿Qué pasa si un hacker tiene acceso a la computadora de los carros autónomos? Podría provocar sin fin de accidentes ya que tienen acceso a la transmisión, al volante e incluso a los frenos.

Conscientes de esto, las aseguradoras han extendido su preocupación en los eventos del Foro Económico Mundial, solicitando la colaboración del gobierno, fabricantes y diseñadores de tecnología para aterrizar un plan de seguridad por si este robo de información e identidad llega a ocurrir y poder reforzar la seguridad en este tipo de equipos.

Aunque este es el primer paso hacía muchas medidas de seguridad que las compañías de tecnología deben tomar, aún se requiere más seguridad antes de llenar las calles con equipos inteligentes y arriesgar millones de vidas.

3-. Un organismo responsable

Es importante que todos los involucrados en el lanzamiento y manejo de equipos inteligentes consideren crear un organismo responsable de regular y verificar que este tipo de dispositivos cuenten con las medidas de seguridad adecuadas.

Además de que esta corporación debe estar presente en cada país donde los automóviles, drones o aviones autónomos, estén presentes y más que nada proteger la vida humana más que al equipo.

Los dueños de dichos dispositivos, también deben estar capacitados y hacerse responsables sobre lo que pueda o no ocurrir en conjunto con su aseguradora.

Aunque este tipo de productos están facilitando la vida en la actualidad, aún faltan muchas cosas por revisar antes de expandir los equipos inteligentes.

Con nada nuevo avance tecnológico, sea crea una nueva amenaza que pone en peligro diversos aspectos de la vida humana y hoy en día no existen leyes formales que puedan actuar en contra de las reacciones de un robot.

Así que antes de querer vivir y utilizar equipos como en la película  «Volver al Futuro», la industria tecnológica tiene que establecer medidas que protejan o ayuden tanto a los usuarios como a los civiles.

Acerca del autor

Kenya Giovanini

Comunicóloga en formación por la UTEL. Melómana, cinéfila y amante de la cultura pop. Ha desarrollado contenido para Revista Kuadro y actualmente trabaja como Asistente Editorial en Expokews, donde se encarga de curar el contenido más relevante sobre responsabilidad social, diseñar la síntesis diaria y crear contenido entretenido acerca de estos temas.