Noticias

Revista Life & Style de Grupo Editorial Expansión ¿Informe de conciencia o simple publicidad?

sos_mini.jpg

La columna vertebral de este blog son los desarrollos de marketing+responsabilidad social. El mundo actual demanda como nunca, ayuda en cuestiones medio ambientales y sociales. Los gobiernos no pueden lograr la tarea de forma solitaria; el apoyo de las ONG’s y recientemente de las mismas empresas, se ha vuelto imprescindible; después de todo, la iniciativa privada se sustenta en los bienes y servicios que comercializa en la comunidad; de modo que, cuando una compañí­a genera ejecuciones en bien de la sociedad, ésta responde con aprobación y buena voluntad.

El concepto Responsabilidad Social ha cobrado mayor fuerza durante los últimos años. En Europa, algunas prácticas sociales comienzan a ser hábitos, sin embargo en regiones como Latinoamérica, pese a que vamos en la dirección correcta, es necesaria una difusión y ejecuciones mucho más constantes y profundas.

Por este motivo es triste ver desarrollos que utilizan la bandera social o medio ambiental con fines comerciales exclusivamente y no de retribución a la comunidad. La Responsabilidad Social no está peleada con la rentabilidad, de hecho constituyen una simbiosis; sin embargo usar el concepto sin generar beneficios sólidos, tangibles y sostenibles para el público, es simplemente convertir un cálido movimiento humano en una moda hueca y vana.

Es por ello que si bien aquí­ exponemos las mejores prácticas de Responsabilidad Social de México y el mundo, es justo también señalar aquellas otras que están malentendiendo el concepto y por tanto, generando confusión.

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC), también llamada Responsabilidad Social Empresarial (RSE), es la contribución activa y voluntaria de las empresas al mejoramiento social, económico y ambiental con el objetivo de mejorar su situación competitiva y su valor añadido.

La Responsabilidad Social Corporativa, va más allá del cumplimiento de las leyes y las normas, dando por supuesto su respeto y su estricto cumplimiento. Bajo este concepto de administración y de management se engloban un conjunto de prácticas, estrategias y sistemas de gestión empresariales que persiguen un nuevo equilibrio entre las dimensiones económica, social y ambiental.

Una vez aclarados los conceptos, nos resulta inexplicable el contenido de la sección S.O.S. Planeta Tierra publicada en Life & Style de Grupo Editorial Expansión en México. En él, aparentemente se pretende realizar un informe de conciencia sobre nuestro planeta, uniendo conceptos como vegetación, fauna, ecosistema y agua a algunos productos y marcas. El problema es que los productos NO tienen ninguna relación real con el concepto, mucho menos con una causa social respecto del mismo. Es decir, salvo la idea publicitaria, no hay una ejecución de marketing con causa, no hay acción de responsabilidad social, ni siquiera sugerencias concretas y claras para hacer un mundo mejor bajo estándares de sustentabilidad. Nada.

No es que no se puedan generar relaciones de productos con conceptos naturales, el problema radica cuando se trata de venderlo como una ejecución de responsabilidad social… porque finalmente ésta no existe.

El ejercicio, que efectivamente es creativo, pudo tener mejores resultados si de verdad se hubieran publicitado productos socialmente responsables, pero después de ver una y otra vez este desarrollo editorial, uno se pregunta: ¿En qué benefician o retribuyen a la comunidad o al medio ambiente, la loción Hypnose de Lancome, el monitor Aquos de Sharp, el móvil W880 de Sony Ericsson, las maletas Victorinox o el León FR de Seat?

Esto es simplemente un desarrollo publicitario disfrazado de mensaje social y sinceramente creemos que esto NO es jugar limpio.

La sección completa S.O.S. Planeta Tierra de Life & Style, puede verse en PDF aquí­.

Acerca del autor

ExpokNews

Comentarios

  • Pues me parece que también ustedes pecan de puristas. Si bien ninguna de las marcas tiene una relación directa con el concepto que se relacionan, sí están cediendo tiempo y pagando espacio para fortalecer la conciencia, porque esto seguramente es pagado. Yo vi la campaña y no pensé que fuera necesario ser un apostol del elemento para tener autoridad moral que permita hablar de él. ¿Acaso para hablar de barcos uno debe ser Barba Negra? ¿O para hablar de la luna uno debe llamarse Neil Armstrong? ¿O para hacerle una ampliación a tu casa te tienes que apellidar Gaudí?

  • yo creo que no se habló como un puritano en el texto, de hecho me gustó el enfoque. MUCHAS EMPRESAS ACTUAN ASI
    nos hacen pensar que son socialmente responsables para que compremos sus productos y es una lástima porque si fuera asi muchas multinacionales que afirman ser ecologistas cambiarían realmente la situación por que en muchos casos estas son las principales responsables de la desnutrición, pobreza y contaminación gracias a su publicidad bien estudiada pero bueno de nosotros depende comprar o no comprar y creerles o no.

  • No encuentro una edicion de la revista donde se habla de
    londres y de sus lugares para visitar, ustedes me podrian enviar la informacion relacionada con estos datos?
    l

Dejar un comentario