RSE

Tener un criterio de rentabilidad o tener un criterio social

Los empresarios en México y en América Latina se enfrentan ante un viejo dilema cada vez que hay crisis económica como la actual: tener un criterio de rentabilidad o tener un criterio social.

Esta disyuntiva, dentro del concepto de Empresa Socialmente Responsable, no necesariamente existe. La divergencia de intereses entre lo social y lo económico se puede equilibrar de tal forma que una empresa produzca, genere márgenes de utilidad y además se preocupe por cuestiones de bienestar para los trabajadores, medio ambiente y equidad.

Una crisis económica y financiera pareciera que no es posible de enfrentar más que con recortes al costo de producción, lo que lleva a reducir la cantidad de personas empleadas en las empresas.

La idea de una visión empresarial con responsabilidad social es que el criterio de rentabilidad no incluya solamente las estrategias de subir precios, despedir empleados, no capacitar, acumular sin límite y no cuidar el ambiente. Esta es una visión limitada que no contribuye a la economía, al contrario, la constriñe.

Una empresa debe garantizar su supervivencia pero sin menoscabo de su responsabilidad con la sociedad. Debe salvar las presiones financieras internas y externas y además debe tener un beneficio económico.

La experiencia nos ha enseñado que no todas las empresas, de tamaño mediano y grande, se preocupan en otra cosa distinta a la acumulación desmedida de ganancias.

La empresa socialmente responsable debe tener beneficios para la sociedad. Una empresa que contamina, que no innova, que es incapaz de preocuparse por el bienestar de sus trabajadores y por ende, del entorno regional, enfrentará un escenario difícil en el nuevo orden económico.

Crear una nueva cultura empresarial es importante. Se lograría que se generen salarios que fortalezcan el poder adquisitivo, buscando el desarrollo hacia adentro y fortalecimiento del consumo interno.

Se buscaría impulsar el desarrollo humano con conocimiento, motivación, capacitación, involucramiento, autoestima e identidad para las personas que trabajan en la empresa y por último, pero no menos importante, que la empresa haga economía en un marco de valores y ética.

Las economías latinoamericanas parecen estar lejos de que sus empresarios tengan una nueva cultura empresarial, pero yo diría que eso no es imposible.

El cambio lo empezamos hoy con empresarios talentosos y con una visión de responsabilidad social.

En las universidades, la incubación empresarial es una obligación que ha comenzado hace años y no vamos a quitar la apuesta en los jóvenes.

La nueva cultura empresarial con responsabilidad social es un hecho y el empresario que no cambie sus paradigmas ante esta megatendencia mundial estará destinado a fracasar.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]