Noticias

Responsabilidad Social aplicada a la amistad

Por CaRloS Muñoz

Reza el dicho: CUENTAS CLARAS, AMISTADES LARGAS. Y nada tan cierto como él. Hace pocos días tuve una experiencia por demás decepcionante. Resulta que alguien a quien consideré como uno de mis mejores amigos a lo largo de más de 15 años, 18 para ser exacto, se disponía a partir al Desierto de los Leones y montó en la canastilla de su coche la bicicleta de montaña con la cual se ejercitaría junto con algunos amigos suyos.

Debo admitir que me percaté de que su condición no era la idónea para tal actividad, ya que tenía un par de horas como máximo de haber dormido, ya que un día antes el dios Baco lo sedujo hasta derribarlo y dejarlo inconsciente.

Así pues, el ímpetu por lucirse con su nueva novia, lo llevó a pasar por alto su estado, lo cual lo llevó a echarse tremendo reversazo con el coche nuevo de su papá, impactando la fasia y salpicadura del mío, y miren que se encontraba a una distancia más que prudente. Simplemente el alcohol le impidió fijarse y reaccionar oportunamente.

Ante el crujir de las láminas, salí apresurado seguro de que el golpe había dado en el blanco (mi coche) con gran precisión. Lo interesante del caso es que no me impresionó tanto el golpe, sino la reacción de quien suponía era un amigo.

Simplemente abordó el coche de “papi” y me dijo textual: No sé si está asegurado, pero cuando regrese de mi paseo le llamo a la compañía para ver qué es lo que procede, mientras tanto, espérame un par de horas…

Perplejo ante tal reacción, esperé pacientemente en la sala de casa de sus padres y justo es decir que esperé más de cuatro horas. A su regreso, sus primeras palabras fueron: Ya viene la Aseguradora, te ofrezco una disculpa, no quiero perder tu amistad, mientras que su novia me lanzaba una mirada entre temerosa y de incertidumbre a cuál sería mi respuesta. Hoy por hoy, únicamente nos hemos comunicado para acordar las condiciones del pago por el siniestro…

Debo decirles que soy consciente, y se lo comenté a mi otrora amigo, que todos somos propensos a cometer una imprudencia o algún accidente y que esa parte la tenía muy clara, sin embargo, lo que me molestó fue el hecho de saber que de manera irresponsable, se hizo la amistad a un lado y se dio prioridad a querer quedar bien con alguien a quien no conoce desde hace más de dos meses.

Curiosamente, a esta persona, le ocurrió un percance similar dos o tres semanas atrás, en que en las mismas condiciones, metió reversa al coche de “mami”, y golpeó el mini coche de su vecina.

Cuando me platicó lo sucedido, le comenté que lo mejor que podía hacer era tocar a su puerta y explicar los hechos y que él, o mejor dicho, la Aseguradora podría cubrir los gastos derivados del golpe. Su respuesta fue: Para qué se estaciona detrás de mí?, para qué le toco?, sencillamente optó por guardar el coche de “mamá” para que no se diera cuenta la vecina.

Respuestas y reacciones como esta, a mí en lo personal me dejan con los “ojos cuadrados”, porque si esto hace un tipo que tiene una formación profesional, es hijo de familia, va a misa y se ostentaba como un buen amigo, caigo en la cuenta de que por eso la gente sin esos valores cae en conductas más deplorables y decepcionantes.

Me parece que ser un verdadero amigo implica ser socialmente responsable. Para un servidor, la familia y los verdaderos amigos son la auténtica base de la sociedad. Al amigo, no al cuate, se le debe dar su justo valor, la amistad implica también responsabilidad, pero si al amigo no se le tuvo la más mínima consideración, ¿qué podía esperar una vecina que fue víctima de un certero golpe a la decencia y la buena ciudadanía?


Carlos Muñoz

Comunicólogo egresado de la Universidad Anáhuac, cuenta con estudios de posgrado de Especialidad en Mercadotecnia y de Maestría en Responsabilidad Social en su Alma Máter.

Es Director de Comunicación de la Asociación Mexicana de Comunicadores (AMCO) y anteriormente se desempeñó como Gerente de Relaciones Públicas en el Hipódromo de las Américas.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]