Noticias RSE

Reembolso de gastos a colaboradores, ¿discriminatorio?

Reembolso de gastos a colaboradores, ¿discriminatorio?
Escrito por Corinna Acosta

Exigir que los empleados lleven balances y esperen el reembolso de gastos supone una carga indebida y con problemas raciales.

Quién sabe cuándo volverán los viajes de negocios a los niveles anteriores a la pandemia, especialmente teniendo en cuenta la propagación de la variante delta.

De acuerdo con TriplePundit en este momento, hay preocupaciones más importantes para las empresas que la de programar la próxima reunión presencial de todo el equipo.

Por ejemplo, las empresas quieren hacernos creer que están centradas en la reestructuración de la forma de atraer, contratar y retener el talento un año después de que estallaran los llamamientos a la igualdad racial.

Un compromiso con prácticas de contratación más diversas parece ciertamente un progreso. Sin embargo, lo difícil es cumplir esas promesas.

Reembolso de gastos

Además, las empresas también deberían mirar hacia dentro y valorar si sus políticas actuales están obstaculizando la consecución de una plantilla que se parezca a la de los Estados Unidos de hoy.

Reembolso de gastos a colaboradores

Una forma actual de hacer negocios, en particular, está contribuyendo a la discriminación estructural en la oficina, afirma un escritor de Fortune.

Todos hemos oído alguna vez la expresión ” just expense it” (“sólo gasta”). Suena bastante inofensivo: si necesitas algo para hacer mejor tu trabajo, entonces lo mejor para el empleado y el empleador es comprar esa suscripción o producto. Entonces, ¿qué podría salir mal?

Todo. Quizá el problema no sea esa ocasional hoja de papel. Pero si se espera que un empleado haga un viaje de trabajo y cargue esos gastos en su tarjeta de crédito personal (o en una tarjeta corporativa de la que ese mismo empleado sigue siendo responsable personalmente), es una suma enorme para que un empleado suelte y luego espere un mes más o menos para el reembolso.

Aunque no pensemos en las políticas de gastos como herramientas de discriminación estructural, la realidad es que a menudo son escritas (¡y aplicadas!) por personas cuya relación con el crédito se basa en maximizar sus puntos y conseguir ese buen acceso a la sala VIP.

Al igual que las prácticas no remuneradas recompensan a las personas que pueden permitirse trabajar gratis, exigir a los empleados que lleven balances y esperen el reembolso supone una carga indebida para las personas que no pueden permitirse conceder un préstamo personal a su empleador.

Ishmael en el boletín Race Ahead de Fortune.
Reembolso de gastos a colaboradores

¿Cuál es el mensaje para los empleadores y, más concretamente, para los responsables de recursos humanos y contabilidad que suelen redactar y ejecutar estas políticas?

Ishmael señala un boletín de 2019 de la Reserva Federal que analiza la riqueza familiar en la sociedad estadounidense. En ese momento, la familia blanca promedio tenía activos por un total de casi 190,000 dólares en promedio, en comparación con poco más de 24,000 dólares para las familias negras.

En el caso de los estadounidenses más jóvenes, la diferencia es aún más marcada: las familias blancas jóvenes tenían activos por un promedio de más de 25,000 dólares, mientras que los activos de las familias hispanas jóvenes ascendían a un poco más de 11,000 dólares. La media de activos de las familias jóvenes negras era de 600 dólares.

El estudio de la Reserva Federal también descubrió que los jóvenes profesionales negros tenían de media un 20% más de deuda por préstamos estudiantiles que sus homólogos blancos.

Barreras raciales

Entonces, ¿por qué es importante esto a la hora de informar sobre los gastos? Mientras que los datos de Lending Tree descubrieron que menos del 20% de los solicitantes blancos vieron rechazadas sus solicitudes de tarjetas de crédito, el 44% de las solicitudes de los estadounidenses de raza negra fueron rechazadas.

Las barreras continúan a medida que los trabajadores envejecen y buscan la propiedad de la vivienda: Un informe de 2018 del Washington Post encontró una discrepancia racial y étnica similar en las solicitudes de préstamos hipotecarios y de refinanciación de viviendas. Si uno no puede asegurar un historial de crédito decente, entonces olvídese de comprar esa casa en el futuro.

Reembolso de gastos y racismo

No es que tener acceso a una tarjeta de crédito propia resuelva el problema. La misma empresa que tiene una política de reembolso de 30 días a menudo no pagará los intereses cargados en la tarjeta de crédito de un empleado si éste no pudo pagar a tiempo el gasto de su viaje de trabajo.

Un escritor de Forbes concluyó el año pasado que, debido a las políticas de gastos, durante 2018 los empleados habían proporcionado a las empresas para las que trabajaban 1,600 millones de dólares al mes en préstamos sin intereses. Ese es un peso que no se reparte por igual entre todos los empleados.

Las promesas de millas aéreas o puntos de compra son difíciles de digerir si esa carga recae especialmente en los empleados más jóvenes de una empresa o en el personal que resulta ser gente de color.

La conclusión es que cuando se trata de cuestiones de raza y equidad, las empresas deben mirar hacia dentro antes de embarcarse en una campaña pública para hacer que sus empresas sean más diversas e inclusivas.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario