RSE

Qué son los incentivos sociales para colaboradores

Bonos via Shutterstock

Bonos via Shutterstock

Muchas empresas ofrecen incentivos para aumentar la productividad. En ocasiones estos toman la forma de bonos asociados a los logros del colaborador, pero en otras las compañías deciden ligar con temas de responsabilidad dando promesas de donaciones a causas caritativas, llamadas “incentivos sociales”. ¿Cuál preferirías que usara tu empleador?

Según un nuevo estudio de la Universidad de Southampton, que compara incentivos financieros con sociales, la productividad aumenta sin importar qué tipo de motivación use la empresa. El aumento de productividad ligado a acciones sociales es de un 13% en promedio pero puede llegar hasta el 30% en aquellas personas que tenían desempeño más bajo.

El estudio se realizó entre estudiantes de la Universidad, quienes tenían que completar cuatro sesiones de una hora de registros de datos en línea a la semana. La productividad se medía por el número de entradas de datos hechas durante las sesiones, así como la precisión de los datos. Los participantes recibían 20 euros por completar las cuatro sesiones, pero fueron divididos en cuatro grupos, cada uno con distintos incentivos financieros o sociales. Por ejemplo, algunos recibieron incrementos de pago según su desempeño, mientras que otros recibían donaciones por cada sesión completada o una donación al final de su trabajo.

El resultado fue mejor (un aumento de productividad de 26%) cuando los colaboradores pudieron decidir con cuánto querían contribuir. Si las donaciones eran opcionales, más de la mitad de los participantes decidieron dar una parte proporcional de su sueldo a una organización elegida por ellos. Según los investigadores, los incentivos sociales son un poco menos efectivos que los financieros, pero la diferencia no es muy grande y podría reducirse aún más si se agregaran exenciones de impuestos u otras ventajas.

Por supuesto, estos resultados son buenos tanto para las empresas como para las causas a las que apoyan, además de que puede ayudar a que los colaboradores se involucren con otros aspectos de la responsabilidad dentro de su lugar de trabajo. Sin embargo, como bien advierte un artículo en la revista Fast Company, los colaboradores podrían no resultar tan beneficiados a largo plazo, ya que la carga de dar se deposita en ellos, cuando siempre debería estar en la empresa.

Acerca del autor

María José Evia H

Comunicadora especializada en medios digitales, literatura y equidad de género. Coordina, escribe y edita contenidos de ExpokNews y la Síntesis diaria, además de colaborar en medios como Letroactivos, Letras Libres, Lee + y Equilibrio. Aquí sus redes sociales.

Dejar un comentario