RSE

Qué son los frenemies y por qué los necesitas en el trabajo

Amor y odio via Shutterstock

Amor y odio via Shutterstock

A todos nos ha pasado que ciertas relaciones personales nos generan ambivalencia. Esto es más común con los padres, hermanos u otros familiares, ya que a ellos no podemos elegirlos como a los amigos. Lo mismo pasa con los colegas en el trabajo: son personas a las que no escogimos pero con quienes nos vemos obligados a convivir. Es por eso que en las oficinas es común que un compañero a veces nos ayude pero en otras ocasiones nos cause problemas. Estos compañeros se llaman frenemies en inglés (una contracción de las palabras “amigo” y “enemigo”), individuos a quienes amamos tanto como odiamos.

Es casi inevitable encontrarse con frenemies en el lugar de trabajo, así que hay que conocer el efecto que tienen en nuestra salud y en nuestro desempeño. Según un artículo de Harvard Business Review, hay estudios que comprueban que nuestra presión sanguínea aumenta cuando estamos en presencia de nuestros amigo-enemigos, más que si se trata de un simple enemigo.

Las autoras de este artículo, Shimul Melwani y Naomi Rothman, creen que las relaciones ambivalentes pueden tener efectos positivos en el lugar de trabajo, por lo que realizaron tanto un estudio de laboratorio como una encuesta. En ambas investigaciones descubrieron que las personas que tienen este tipo de relaciones son más propensas a tomar la perspectiva de otros, así como a motivarse para tener éxito tanto en sus tareas como en sus interacciones con sus compañeros. Por otro lado, los frenemies también se asocian con sentimientos de envidia y culpa.

¿Cómo maximizar los efectos positivos de los frenemies y minimizar los negativos? Las autoras dan cuatro tips:

4 tips para manejar a los frenemies de forma responsable

1. Enfocarse en lo positivo: es mejor tener un amigo/enemigo que un simple enemigo. La relación puede ser exasperante, pero también trae beneficios, así que enfócate en lo positivo y comparte información personal para formar lazos de confianza. Tal vez nunca se conviertan en amigos, pero pueden ayudarse.
2. Trabajen juntos: los frenemies son una fuente de motivación, así que si trabajan juntos tendrán mejores resultados, además de que tendrán tiempo para comprender al otro y desarrollar empatía.
3. Convierte a tus enemigos en frenemies: tu peor relación laboral tal vez no puede convertirse en una amistad, pero sí pasar a ser ambivalente en lugar de negativa. Trata de conocer mejor a tu enemigo y de enfocarte en sus cualidades positivas.
4. Aprecia la variedad: tú no eres la única persona que se siente ambivalente hacia otros en el trabajo, así que evita sentirte culpable y aprecia la variedad de relaciones que ofrece tu lugar de trabajo.

Las empresas y los líderes deben ser conscientes de que las relaciones ambivalentes existen en el el trabajo y ayudar a sus colaboradores a evitar la frustración, fomentando una competencia sana y ofreciendo herramientas para lidiar con los frenemies.

Acerca del autor

María José Evia H

Comunicadora especializada en medios digitales, literatura y equidad de género. Coordina, escribe y edita contenidos de ExpokNews y la Síntesis diaria, además de colaborar en medios como Letroactivos, Letras Libres, Lee + y Equilibrio. Aquí sus redes sociales.

Dejar un comentario