Ambiental

¿Qué hace México para combatir el cambio climático?

Cambio Climático

Aunque se ha debatido mucho sobre el cambio climático y las consecuencias negativas del calentamiento global, pocas veces tenemos oportunidad de dialogar acerca de las estrategias y/o normativas que intentan regular la producción de Gases de Efecto Invernadero (GEI) para reducir el Impacto de estos fenómenos ambientales.

Existe una gran cantidad de estudios que sugieren que los principales contaminadores del planeta somos los seres humanos, debido a los volúmenes de energía producida y consumida para realizar nuestras actividades cotidianas: transporte, industria y comercio. Sin embargo, la pregunta de si realmente somos 100% responsables acompaña a estos análisis.

Para llegar a una respuesta, nos valemos de herramientas científicas y tecnológicas cuya función es determinar los impactos reales de nuestras acciones; entre estos instrumentos destacan los inventarios de emisiones, regulaciones ambientales más estrictas y bonos de carbono} que aportan información útil para implementar medidas que reduzcan o desaceleren el calentamiento global.

A este respecto, en México recientemente se anunció la Estrategia Nacional de Cambio ClimátIco, que incluye una serie de normas que pretenden disminuir los impactos de las actividades humanas en nuestro país, tomando en
cuenta algunas que tienen particular importancia, tales como las agropecuarias, ganadería, transporte, regulación de contaminantes por parte de la industria, automotores o energía.

Es importante señalar que este documento se basa principalmente en una prospectiva energética que pretende disminuir el consumo de combustibles fósiles para garantizar el abasto y disminuir la colocación de GEI en el ambiente. Recordemos que una gran parte de la energía que se produce y se consume en el país proviene de recursos fósiles -petróleo y derivados del carbón-, que son agentes precursores de la contaminación por CO2 en la atmosfera.

La estrategia promueve iniciativas a mediano y largo plazo, y pretende aprovechar al máximo el potencial natural en materia de generación de energía con fuentes alternas. Vale la pena destacar que, por su orografía, nuestro país tiene una gran oportunidad en materia de renovables.

Basta con mencionar al norte del país, donde en áreas poco habitadas como Chihuahua y Sonora, la captación de energía solar es abundante, debido a las grandes extensiones de terreno que reciben radiación solar. En tanto, también sobresale la producción de energía geotérmica, que utiliza el vapor de agua que la tierra crea naturalmente para la producción de energía eléctrica, basada en modelos ya en funcionamiento, como el de California. Por otro lado, la energía eólica representa una gran oportunidad de desarrollo frente a la reciente tendencia de utilización de gas natural, que suena atractiva dada la disponibilidad de este recurso.

¿Esta estrategia es viable? Desde el punto de vista estrictamente ambiental, ofrece un beneficio a largo plazo;
sin embargo, no podemos dejar de lado algo que no está contemplado del todo en este documento, y es básicamente que no se consideran los mecanismos necesarios para lograr una sensibilización de las personas acerca de los beneficios que existen si todos practicamos una cultura de sustentabilidad: actividades tan pequeñas como separar la basura, reutilizar el agua, usar adecuadamente el auto! ahorrar energía en casa, entre otras. Quizá pueda parecer que no producen un efecto significativo, pero si sumamos los esfuerzos individuales de los 112 millones de mexicanos que formamos este país, seguro en volumen logramos resultados positivos en materia de sustentabilidad y reducción de emisiones contaminantes.

Como conclusión, la Estrategia Nacional de Cambio Climático pretende ser un parteaguas en el área de sustentabilidad en México. Sin duda, los ejes estratégicos que este documento contiene son importantes en su ramo, y representan una gran oportunidad en aras de la conservación del medio ambiente; asimismo, no podemos dejar de lado la relevancia que la participación ciudadana tiene en este mecanismo y lo importante que seda establecer una serie de proyectos encaminados a la concientización de la población.

Hay que tomar en cuenta que los recursos disponibles son de tactos, y que es nuestra obligación -más que un derecho- garantizar la disponibilidad para las generaciones que nos preceden en un entorno de responsabilidad compartida por cada uno de nosotros.

Fuente: Revista Equilibrio No. 59
Publicada: Julio de 2013

Acerca del autor

ExpokNews

1 comentario

Dejar un comentario