¿Puede un sitio de pornografía ser responsable? – ExpokNews

Este portal quiere que veas más que sólo entretenimiento para adultos. ¡Echa un vistazo!

Con la llegada de Internet y las herramientas digitales a nuestra vida, toda la información se ha puesto al alcance de un clik.

Dentro de esta gran red existen toda clases de portales que te facilitan la vida. Muchos de ellos están dedicados a temas de belleza, comunicación en responsabilidad social o te comparten tutoriales para aprender a resolver o hacer cualquier cosa.

Pero dentro de este portal también existen páginas que muchos calificarían como sucias y que comparten contenido audiovisual sobre algo que a todos les gusta pero del que pocos se atreven hablar… ¡sexo!

Hoy en día existen más de 25 millones de páginas web atascadas de pornografía pero, ¿qué había antes de estos sitios web?

Un poco de historia. Antes de Internet, los contenidos sexuales se reducían a cuentos y revistas, posteriormente apareció el porno ASCII, una herramienta que consistía en utilizar los caracteres de impresión para formar figuras, después  los usuarios comenzaron a subir fotos escaneadas de medios impresos.

Con Internet creciendo, el sistema de distribución World Wide Web, un sistema para distribuir documentos de hipertexto, puso al alcance de los usuarios una plataforma accesible para colocar contenidos de PlayBoy, Hustler o Private en la red.

Fue  hasta el 2000 cuando este contenido prohibido, comenzó a inundar las redes y a crear contenidos más interactivos y accesibles para los consumidores. De acuerdo con la Universidad de Miami en línea (Online MBA), un tercio de las personas que miran pornografía son mujeres y el mayor número de suscriptores a estas páginas las tiene el estado de Utah, una zona catalogada como puritana.

Dentro de estos portales se encuentra Pornhub, el sitio más grande de pornografía a nivel mundial. Esta página fue creada por el desarrollador Matt Keezer y adquirido por Fabian Thylmann y alberga toda clase de material pornográfico, los usuarios pueden compartir descargar e incluso denunciar todo aquel contenido ilegal y que consideren inapropiado para que el equipo de Pornhub pueda eliminarlo.

El sitio es uno de los más populares dentro de esta industria legal y hasta Rihanna lo sabe…

La legalidad de los sitios porno depende de cada país y del tipo de material. La mayoría de este contenido esta prohibido en todo el mundo y para un gran porcentaje de personas la pornografía no debería de existir.

En casi todos los países hablar sobre sexo y todo lo que lo rodea, siempre es complicado y causa polémica. Para evitar hablar con los adolescentes sobre este acto, tantos las escuelas como los padres de familia han inculcado la abstinencia como único método de prevención.

La falta de información sexual incluyendo los sitios pornográficos y su contenido, causan un grave daño en las personas, sobretodo en los adolescentes. Tan solo en México anualmente se registran más de 400 mil bebés de madres menores de edad. Entre las principales razones esta la falta de accesibilidad a la educación sexual y el uso responsable de preservativos.

Aunque en países como en México se han lanzado diversas campañas para prevenir los embarazos a temprana edad y las enfermedades de transmisión sexual, no es suficiente ya que muchos jóvenes al no tener el apoyo de sus padres y no poder aclarar todas sus dudas, acuden a diversos blogs para hallar las respuestas a sus preguntas.

Es en esta búsqueda cuando hallan sitios ilegales de pornografía, en los cuales aclaran sus dudas a través de videos poco realistas y lo que los lleva a generar ideas erróneas sobre las relaciones sexuales.

¿Pueden estos sitios ser responsables?

Conscientes de todo lo anterior y del daño que la industria provoca, Pornhub decidió crear y renovar su sitio para aclarar todas estas dudas de forma responsable y segura, además de incentivar a sus usuarios a informarse más y cuidarse.

Pornhub contactó a la doctora Laurie Betito, quien es psicóloga clínica especializada en terapia sexual con más de 25 años de experiencia. La Doctora Betito ha dado clases cuenta y con programas de radio y televisión en Montreal, ahora será la encargada de compartir todo su conocimiento en la plataforma y atender todas las dudas de los usuarios.

Este recurso en línea tiene como principal objetivo ofrecer información y asesoramiento sobre las relaciones y aunque para muchos será una gran herramienta, para otros es una pésima idea que el portal brinde educación cuando vende este tipo de contenido.

Debido a las barreras que los padres de familia y maestros han colocado para no hablar sobre el tema, la pornografía se ha convertido en un sustituto de la educación de sexual. De acuerdo con el portal Quartz, en Estados Unidos 76% de las escuelas comparten la abstinencia como único método de prevención y el mejor recurso para evitar embarazos, así que más del 50% de los estudiantes acuden a sitios pornográficos como herramienta de educación.

La compañía Pornhub busca reforzar sus esfuerzos en responsabilidad social con esta iniciativa pero los expertos en esta materia están en desacuerdo.

Este nuevo proyecto incorporado por Pornhub es lo más falso, confuso e hipócrita, cuando en realidad solo se busca generar tráfico, comentó Orenstein, autor de Girls & Sex.

Entre los contenidos que el portal comparte se encuentran: cómo evitar contagiarse de VIH, cómo es la vida de una persona transgénero y el compromiso que se adquiere cuando se inicia una vida sexual pero, ¿puede un sitio de pornografía ser responsable?

De acuerdo con Orenstein, dentro del comunicado que el sitio compartió y en el que resaltó su compromiso con la responsabilidad social corporativa, no señala el impacto negativo de la pornografía en los jóvenes ni las leyes que se violan para crear este tipo de contenido, aún y cuando es legal pero buscan estabilizarlo con su nueva plataforma de educación sexual, lo que le resta seriedad a sus esfuerzos en materia de RSE.

Aunque es una gran propuesta por parte del portal y abarcar tanto el sector del entretenimiento de esta industria como la información requerida para llevar una vida sexual responsable, aún faltan muchos clichés por romper. ¿Crees que el Pornhub Sexual Health Center es una buena iniciativa?

Acerca del autor

Kenya Giovanini

Comunicóloga en formación por la UTEL. Melómana, cinéfila y amante de la cultura pop. Ha desarrollado contenido para Revista Kuadro y actualmente trabaja como Asistente Editorial en Expokews, donde se encarga de curar el contenido más relevante sobre responsabilidad social, diseñar la síntesis diaria y crear contenido entretenido acerca de estos temas.