Fundaciones Empresariales

¡Oro, para los voluntarios olímpicos!

“Esta noche los voluntarios
tienen el derecho decir
‘Yo hice Londres 2012’. Muchas gracias”.
Sebastian Coe

Por: Emilio Guerra Díaz

Han terminado los XXX Juegos Olímpicos de la era moderna con la ciudad de Londres como sede. Millones de mexicanos han recibido una gran alegría con la primera conquista del campeonato de futbol por la selección nacional conformada por Luis Fernando Tena. La primera medalla de oro, nunca imaginada ni su obtención, ni el guion al que la selección se ajustaría para ganarla, en una final nada menos contra Brasil. Este hecho generó incredulidad y muchos todavía deambulamos por el limbo de esa posibilidad. Seguimos pidiendo que nos pellizquen para ver que sea verdad.

Han sido unos juegos exquisitos en el sentido más puro pues degustamos la gran variedad de sabores que provoca la competencia deportiva como ocurre cada cuatro años y que se originan de la actitud de los atletas que muestran superación personal, llanto por derrota, frustración por no alcanzar la meta, resentimiento de una lesión que no permitió un mejor desempeño, un resbalón, un accidente, etc. Muchos atletas consiguieron su propia medalla de oro, aún cuando no subieron al podio, al lograr vencerse a si mismos. Todos ellos son ejemplares y esas son las lecciones que nos dieron.

Los datos que se fueron presentando a lo largo de los juegos es que la fiesta fue un éxito gracias a los miles de voluntarios que participaron para tal fin. Para la inauguración tan sólo 15 mil personas, como lo reportamos hace dos semanas, se prestaron como voluntarios. Para las semanas que duró la justa, fueron en total 75 mil voluntarios no sólo pertenecientes al Reino Unido, sino también de otros países.

El diario Milenio publicó un testimonio de la mexicana Elda Castillo, que en su deseo de participar se inscribió como voluntaria internacional del Comité Olímpico del Reino Unido. Dos espaciadas audiciones, horas de trabajo, de preparación y quizá muchas veladoras. Finalmente luego de varias semanas de espera: “Y la gran noticia llegó: iSeleccionada para ser bailarina en la Ceremonia de Apertura! Los brincos y lágrimas de felicidad. iGracias, Londres! En China jamás hubiera tenido oportunidad de participar, pues fue para puro nacional, pero esto es Londres…” (Milenio julio 29, 2012).

Sebastian Coe, como titular del Comité Organizador de los Juegos, conmovió a la audiencia cuando en sus palabras durante la clausura de los juegos expresó: Agradecemos la participación de las personas que construyeron los estadios, los involucrados en que fueran unos juegos para la gente. Coe señaló: “Agradecemos a los miles de voluntarios que participaron“. La ovación y aplausos más prolongados lo recibieron nuevamente los voluntarios.

No sólo por el movimiento olímpico, sino también por la esencia del trabajo voluntario, confluye en la persona que decide ayudar a los demás, los más altos valores superiores de la humanidad, este tipo de eventos estimula a participar en beneficio de la comunidad, en este caso, de la Olímpica, como lo hizo Elda Castillo.

Sensaciones diversas experimentan las personas en México y algunas de ellas con un suspiro señalan porque no ganamos más medallas, por qué el gobierno no apoya más el deporte, en fin. Sin embargo, podemos aprender una lección desde la reflexión que nos deja el aporte voluntario londinense. Si la gran fuerza que representan, en este caso 75 mil personas, pueden hacer la diferencia para que la logística de los juegos olímpicos sea una atendida profesionalmente, imaginemos cuando sumemos esfuerzos entre deportistas, empresas (no sólo patrocinadoras, sino impulsoras del deporte), ciudadanos comunes, instancias públicas y escuelas y universidades sumen a voluntarios para la práctica de algún deporte.

Cuando más talentos se viertan a favor del desarrollo de otros mediante el voluntariado, comprenderemos que al gobierno le toca hacer una parte, pero a los ciudadanos corresponde también gran parte de la responsabilidad. Hoy son tiempos distintos, una medalla de oro en el deporte más querido por los mexicanos, más practicado, se ha logrado. Celebremos la presea aura y ojalá que estos juegos inspiren a más personas a ser protagonistas de estos cambios.


Emilio Guerra Díaz

Emilio Guerra cuenta con amplia experiencia en la Gestión de la RSC, destacando su trabajo en el área de vinculación con la comunidad que potenciar la inversión social empresarial. Ha gerenciado fundaciones empresariales.

Acerca del autor

ExpokNews

1 comentario

Dejar un comentario