Ambiental RSE

Nuevo acuerdo en plásticos evita responsabilidad extendida de IP, denuncian

El Acuerdo Nacional para la Nueva Economía del Plástico en México fue firmado por grandes empresas en el Senado

La firma del Acuerdo Nacional para la Nueva Economía del Plástico en México, documento signado por el sector empresarial, legisladores y organizaciones sociales (ONGs), establece nuevos compromisos para el reciclado del plástico, solución que según especialistas no es tan efectiva para enfrentar el problema.

El Acuerdo se presentó como un conceso de todos los participantes en las mesas de diálogo en relación a la iniciativa de ley sobre plásticos, sin embargo, la organización Greenpeace denunció que el sector empresarial firmó este documento para evitar su responsabilidad extendida.

Especialistas de Greenpeace y la Universidad del Medio Ambiente (UMA) subrayaron la falta de un compromiso empresarial y gubernamental para que los plásticos no sólo sean reciclados, sino que se impulse una nueva cadena industrial que disminuya el uso de estos productos.

El Acuerdo fue firmado por las empresas de la industria productora de plástico en México, comprometiéndose, junto con el gobierno federal, el Poder Legislativo y la sociedad civil a reducir la producción de un sólo uso y dar mayor impulso al reciclaje. De acuerdo con Greenpeace, 70% de los plásticos termina sin un confinamiento adecuado.

Miguel Rivas, coordinador de la campaña de Plásticos de Greenpeace México, detalló que el Acuerdo no considera la modificación en las aplicaciones industriales de plástico, las obligaciones legales para el empresariado, la mitigación del impacto ambiental del plástico, la negativa gubernamental en establecer leyes de economía circular, etc., aspectos que impiden tener una real política de control, reciclado y no abuso de los polímeros.

“Las fallas de este Acuerdo es ser una copia barata del acuerdo global de plásticos de la ONU, sin respetar diálogos entre todos los actores involucrados. Además, no contempla nuevas formas de reducir el plástico desde su origen y no representa a todos los actores de la cadena, tiene metas cortas que se supeditan a inversiones y apoyos oficiales”, consideró.

Detalló que “las grandes responsabilidades se dejan a los gobiernos municipales, además de culpar al ciudadano de todo el problema del plástico. Pedimos una ley, no acuerdos que suplanten las obligaciones empresariales”.

Enfatizó que “el Acuerdo habla del qué, no del cómo, debido a ser un documento de voluntades, no de compromisos y obligaciones, que puede no ser reconocido en cualquier momento”.

Por su parte, Adrián Velasco, coordinador de Economía Circular de la Universidad del Medio Ambiente, declaró que la solución al plástico y todos los materiales en general es eliminar la posibilidad del “fin de vida” de los mismos y realmente usar los materiales con una visión circular.

Expuso que “las empresas persiguen un fin de lucro y esto mismo las orilla a justificar sus modelos de negocio y el uso que hasta ahora le dan a los materiales. Sin embargo las condiciones han cambiado y es insalvable que deben no sólo entender sino aceptar que el único camino para su permanencia en el mercado es innovar en toda su cadena de valor, para crear productos que sean como debieron de haber sido siempre, restaurativos hacia el medio ambiente”.

La manera en que el plástico debe de manejarse es  con una visión de sistema, esto permite entender que no hay “balas de plata” que resuelven con un movimiento de timón todo el problema. La economía circular propone que el cambio sea hecho a partir de varias estrategias, como rechazo, rediseño, reuso, remanufactura y, justo al final y como último recurso, el reciclaje, porque es el proceso que hace que se pierda la mayor parte del valor que se le añade a los productos al convertirlos en materia prima nuevamente, abundó.

Empresas presumen compromiso

Por el sector empresarial, Joan Prats, vicepresidente de Asuntos Corporativos de Coca-Cola México, dijo que “el país ya es un caso de éxito en materia de reciclaje. Vemos grandes iniciativas como este Acuerdo a través del cual podemos seguir fomentando un correcto manejo y disposición de los residuos, además de fomentar una cultura de reciclaje”.

Añadió que es indispensable trabajar juntos; “todos debemos hacer lo que nos toca, desde autoridades y empresas hasta las personas que compran un producto y se convierten en un elemento clave en la cadena para la correcta disposición del envase”.

Igualmente, Jaime Cámara, director general de la planta de reciclado PetStar, indicó que este tipo de acuerdos es “la unidad de voluntades y compromisos de todos los sectores privados como públicos para así atacar el reto que significa la contaminación de plásticos”.

Algunas de las empresas firmantes fueron: Nestlé, Bonafont, Femsa, Pepsico, Unilever, Walmart, Oxxo, Global Plastic, CCE, ANIPAC, Ecoce, Petstar, así como el CCE, ANTAD, Canacintra, etc.

José Ramón Ardavin, director de Cespedes, organismo ambiental del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), explicó que este Acuerdo pretende alcanzar 20% de reciclado de plástico a 2025 y 30% a 2030, para ello se requiere alcanzar 45% de acopio en plásticos comunes y 80% de reciclado de botellas de PET.

Lo anterior, consideraron, deriva en la necesidad de realizar inversiones -sin mencionar cifras tentativas-, modificar infraestructura y establecer una adecuada corresponsabilidad del gobierno en leyes, inversión en tecnología, incluir en la cadena de valor al sector informal de reciclado y fomentar una mayor educación del reciclado de la sociedad civil.

¿Cuáles son los objetivos?

Entre algunos de los aspectos que propone este documento están promover políticas y programas de educación, fomentar el manejo de los residuos municipales, desarrollar infraestructura para tratamiento, fortalecer el compromiso ambiental empresarial e impulsar que la sociedad separe sus residuos.

Las metas esenciales del Acuerdo son al 2030, que los empaques y envases sean reutilizables, reciclables, compostables o aprovechables al 100%; que la tasa de acopio sea de 80% en PET y 45% en todos los plásticos y que el contenido de material reciclado de éstos sea de 30 por ciento.

Piden no descalificar acuerdos voluntarios

Ricardo Monreal, senador de MORENA, comentó que este Acuerdo contempla el control de los residuos plásticos que no se confinan de forma adecuada y provocan contaminación.

Dijo que “este Acuerdo es el primer intento entre empresas, gobierno, academia y organizaciones sociales para tener cifras y metas reales para ser cumplidas en la siguiente década”.

Explicó que “se debe transitar a un nuevo modelo económico para no comprometer el progreso de las futuras generaciones y se tiene que apostar a modelos de economía circular. Lo reprobable seria no actuar sobre este tipo de contaminantes plásticos”.

Por su parte Jorge Carlos Ramírez Marín, senador del PRI, dijo que este Acuerdo no es una legislación y falta mucho por trabajar para solventar el problema de la contaminación del plástico.

Enfatizó que no se puede descalificar al Acuerdo debido a no ser una ley o por no tener instrumentos obligatorios, como es la responsabilidad extendida de los actores empresariales.

Acerca del autor

Juan Carlos Machorro

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]