Fundaciones Empresariales

Legisladores ahora sí necesitan a la sociedad civil

Esto es lo que se necesita para fortalecer el vínculo entre la sociedad civil y los legisladores.

“Somos la nueva resistencia americana…
nuestros corazones y pensamientos
están con los cientos de miles de
hombres y mujeres que salieron
a las calles para protestar contra
el odio y la división y en pro de
la tolerancia”.

Bruce Springsteen

Por Emilio Guerra Díaz

Ven gobernantes, ¡Por eso es importante contar con una sociedad civil fuerte e independiente!, para hacer frente al poder despótico y que coquetea con el autoritarismo, sea de izquierda o de derecha, son las mismas amenazas. Toda la semana pasada estuvo llena de análisis sobre cómo reaccionar frente a los amagos y bravuconadas de Donald Trump, que le dio la vuelta a todos y se anticipó ante cualquier reacción del gobierno mexicano.

Legisladores de todos los partidos fueron profundamente dubitativos y no aciertan consolidar una estrategia. Algunos asumen posiciones de “valentones”, otros más cautos piden prudencia, pero todos le endilgan al Presidente Peña Nieto que no responde a la altura de las circunstancias y le recriminan no actuar. No consideran costos… para el país, no para la figura presidencial.

Opinólogos, líderes de partidos y legisladores hacen un llamado a la unidad nacional, pero estiman que el primer mandatario, al tener bajos niveles de aceptación, no puede encabezar ese llamado. El eterno candidato, el “Napoléon mexicano” (que parodiando a Orwell se auto describió muy bien y quiere encabezar la rebelión en su granja), López Obrador, un día dice y otro se desdice y no acaba de tener un discurso coherente lo que demuestra que no puede ser un candidato confiable en materia de política exterior ( y menos en el terreno económico). La derecha panista tampoco propone con asertividad, pero todos opinan para su propio posicionamiento como los líderes que necesita el país. Los más perplejos parecen ser los priistas pues no han consolidado un pronunciamiento y los perredistas como es habitual, tienen dos caras, una de impericia y otra de absurdos e imprudencias (¿recuerda el lector a Miguel Barbosa de bravucón y muy echado pa’ delante “saludando” a Trump en la posada de sus legisladores en diciembre?).

La diplomacia actual frente al tirano tiene forzosamente que modificarse y ese es asunto entre gobiernos y un gran reto para el nuestro. Pero un actor que en México es endeble, pero en franco crecimiento es la sociedad civil. Teóricamente se debería entenderse como ciudadanos que actúan en un marco de tolerancia y diversidad acatando la legalidad.

Algunos políticos sugirieron que fuese la sociedad civil la que encabece el llamado a la unidad nacional, pero esa “sociedad civil” no es homogénea ni tiene porque serlo. Puede coincidir en los aspectos fundamentales de respecto a los derechos humanos, pero aún ahí se presentarán distintos puntos de vista. Sin embargo, la sociedad civil tiene vínculos que van más allá de fronteras, establece redes de trabajo y un asociacionismo internacional cada vez más contundente. Así por ejemplo, Amnistía Internacional se ha pronunciado contra del muro y se declara lista para dar seguimiento al trato que reciban los migrantes.

Por su parte Greenpace desplegó frente a la Casa Blanca una manta con la leyenda “Resist” ante la posición anti ambiental del republicano. Localmente otras iniciativas civiles se están movilizando para desarrollar desde sus misiones institucionales y su trabajo cotidiano estrategias que les permitan mitigar los embates del presidente Trump. Pero muchas organizaciones habrán de enfrentarlo ante tribunales, pues en su desenfrenado actuar atropella diversas leyes y acuerdos. Ya con diversos medios de comunicación el hijo de migrantes (su madre era escocesa y sus abuelos paternos alemanes), ha sido francamente agresivo y pretende censurar o al menos coartarles el acceso a las conferencias de prensa porque se siente incómodo ante quien lo critica.

Trump cada vez abre más flancos en su país con diversos sectores sociales y desde luego cuenta con un buen apoyo de los sectores más conservadores lo que hace complejo su mandato, pero mientras la sociedad civil norteamericana, la internacional y la mexicana puedan unirse en su focalizado y especializado esfuerzo para dar pequeñas batallas, se pueden esperar positivos resultados al mediano y largo plazo.

La sociedad civil en casi todo el mundo constituye un poder ciudadano y de entre sus atributos destaca enfrentar pacíficamente los disparates del poder ya sea económico o político. Por un lado, se nutre de sus funciones del ciudadano como consumidor que puede alterar la bonanza empresarial; por otro, tiene la potencia para actuar dentro de las reglas del juego del interés público por arriba de los partidistas o particulares.

Nuestros políticos hoy aclaman la presencia de un sector que ha desdeñado, que no ha apostado a su desarrollo y que más bien lo ven como una amenaza que puede poner en riesgo sus privilegios. Muchos consideran que su aporte es marginal y poco significativo. En realidad, mientras más ciudadanos participen en distintas causas sociales avanzaremos en transparencia, rendición de cuentas, seguimiento a políticas públicas y una mayor gobernanza.

Desde el Consejo Directivo

¿Pueden las organizaciones de la sociedad civil hacer algo respecto a la insensatez de Trump?, preguntó el Presidente del Directorio a sus colegas. Expresó su opinión afirmativa y señaló que diferencia de otras crisis similares pasadas de enfrentar a potenciales dictadores, hoy el nivel de desarrollo de la ciudadanía internacional es más profundo y cuenta con más recursos legales por lo que es fundamental alentar redes de colaboración, cada cual en lo que sabe hacer.

El Tesorero señaló que los hermanos Torrado del Grupo Alsea se encuentran en riesgo si avanzan las posturas nacionalistas que piden boicotear a norteamericanos al llamar a no consumir productos o servicios de firmas de aquella nación que tienen presencia en México. Los Torrado operan entre otros negocios, Starbucks México, Burger King y Domino’s Pizza. Han abierto diversas fuentes de trabajo que se cuentan por miles, pero también cuentan con una importante fundación empresarial que destina importantes recursos a organizaciones filantrópicas y a cafeticultores chiapanecos. Pedir no consumir en esos establecimientos es atetar contra la manutención de nuestros compatriotas y sus familias, señaló.

La Secretaria del Consejo Directivo manifestó que el ex presidente Barak Obama anunció la creación de su Fundación con la idea de financiar proyectos que apoyen causas humanitarias. Aun cuando el objeto social aún no está bien definido, esta nueva fundación se diferencia de las que han fundado otros expresidentes al terminar su mandato, se diferencia porque sus predecesores han enfocado el trabajo de las suyas para mantener archivos relacionados con su mandato o bien impulsar centros de investigación y lectura.

El Director de la organización dijo la Fundación Carlos Slim y Gobierno de la Ciudad de México firmaron un convenio de colaboración para apoyar el programa de salud “Médico en tu casa”, a través del cual se donó tabletas que permitirán administrar los expedientes de los pacientes que sean visitados por las brigadas.


Emilio Guerra Díaz

Emilio Guerra cuenta con amplia experiencia en la Gestión de la RSC, destacando su trabajo en el área de vinculación con la comunidad que potenciar la inversión social empresarial. Ha gerenciado fundaciones empresariales.

Acerca del autor

Emilio Guerra

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]