Noticias

Las empresas mexicanas no han entendido la Responsabilidad Social

footprint.jpg

Incontables ocasiones hemos señalado en este blog que la responsabilidad social no es el acto donar dinero a causas sociales o medioambientales simplemente; si dichas acciones no forman parte de una estrategia mucho más amplia y fundamentada, si no existe una filosofía que respalde el tema, si la dirección no está comprometida, si no hay comunicación y si no se tienen en cuenta a los stakeholders, estos actos no son mas que meras acciones filantrópicas.

En este marco, no se entiende la actitud de las empresas mexicanas; y no hablo de PyMEs, sino de los monstruos —y no lo digo de forma despectiva, sino para contextualizar su dimensión—. Para aclarar el punto, tomemos de referencia la noticia publicada hace unos días.

Diez empresas mexicanas fueron invitadas hace meses a contestar el cuestionario ‘Carbon Disclosure Project ‘(CDP), una iniciativa de negocios que combate el cambio climático; sólo dos de ellas lo hicieron: Cemex y Wal-Mart de México.

Sin embargo, Grupo Carso, Kimberly Clark, Grupo Televisa, Grupo Modelo, Alfa, América Móvil, Fomento Económico Mexicano, Teléfonos de México (Telmex), se negaron a responder el proyecto fundado en Inglaterra en 2003 por el gobierno británico y financiado por Carbon Trust.

“Algunas (empresas) dicen que entienden el problema pero que se reservarán su información o simplemente que no la tienen”, dijo Giovanni Barontini, representante de Fábrica Ethica Brasil, una consultora dedicada a la sustentabilidad.

El directivo explicó que la consultora concedió cuatro semanas adicionales para que las firmas mexicanas pudieran responder el cuestionario, pero el resultado fue magro y no hubo una participación activa por parte de las compañías en México.

Participar en el CDP beneficiaría a los negocios mexicanos ya que “se comienzan a relacionar con los mayores inversionistas del mundo, que tienen activos financieros que pueden ser dirigidos para comprar acciones de estas empresas”, dijo Barontini.

El también impulsor de este proyecto en México, mencionó que los mismos accionistas de las grandes empresas han comenzado a exigir a presidentes y directores de las compañías a participar en esta iniciativa, como un elemento más para la toma de decisiones del rumbo de sus inversiones.

El proyecto tiene presencia en América, Europa, Asia, África, Medio Oriente y Oceanía. Las empresas mexicanas, junto con otras 30 latinoamericanas, fueron elegidas en esta ocasión por su participación en el Índice Standard & Poor’s Latin America 40.

Es entonces que queda claro que en América Latina y especialmente en México, el tema de Responsabilidad Social, no se liga al core business, los stakeholders o la rentabilidad; aquí, estamos apenas con dolores de parto y aún tenemos un largo, larguísimo trecho por recorrer.

Vía

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario