Noticias

La Responsabilidad Social y la Premiotitis

Por Carlos Muñoz

Invito a quienes leen mi columna, a que echen un vistazo en algún medio de comunicación, especializado o no, para que cuenten la cantidad de reconocimientos o premios que diversas instituciones otorgan a personas o empresas que ayudan a través de donaciones económicas o en especie una o varias causas sociales. ¡Es impresionante!

A ese fenómeno lo llamo “Premiotitis”, y es que está bien reconocer el esfuerzo por ayudar, no obstante, el mayor premio de ser socialmente responsable, es que aquella causa a la que personas o empresas se adhieren vea reflejado el apoyo que se le otorga, en un desarrollo constante en pro de mejorar, más que una escultura o algún tipo de distintivo que dirija los reflectores y los “flashazos” hacia tal o cual persona o empresa bienhechora.

Quien da de corazón no espera algo a cambio, generalmente permanece en el anonimato y como dicen algunos por ahí, se conducen “low profile”. Como he señalado en oportunidades anteriores, está muy bien que se reconozca públicamente lo que uno hace bien o lo que se hace por los demás, es válido ganar una mejor imagen ante la sociedad posicionándonos como los “buenos”, pero todo abuso es dañino con el paso del tiempo.

Hoy vemos una cantidad bárbara de notas e imágenes de rostros sonrientes haciendo entrega de cheques o pintando chozas en zonas rurales a cambio de aparecer en alguna publicación, para posteriormente hacerse acreedores a un espacio en los medios y ganar también un espacio en el corazon, la mente y los bolsillos de los consumidores. Como siempre ocurre en nuestro país, se llega a los excesos, a los extremos y las exageraciones. Actualmente, y gracias al boom de las bondades de la Responsabilidad Social en México, más que ayudar por un verdadero compromiso con la sociedad, parece que estamos encaprichados en que nos premien por ser buenos y nobles para mejorar o ganar reputación.

Hay que tener presente que nuestra imagen puede resultar incongruente ante la sociedad, cuando ésta observa que con etapas de crisis como la actual, corremos a un gran número de colaboradores y aún así, aparecemos sonrientes en los medios apoyando económicamente una o varias causas. Debemos ser cuidadosos con las estrategias a las que recurrimos con tal de tener presencia dando una buena cara hacia afuera de la organización o como simples personas, porque la tendencia positiva puede verse aminorada e incluso volverse en nuestra contra.

Insisto, está bien recibir premios y que se nos reconozca, pero no debemos caer en dichos excesos que nos lleven a la enfermedad de la “Premiotitis” que a la larga nos haga caer en una enfermedad todavía peor: La falta de credibilidad…


Carlos Muñoz

Comunicólogo egresado de la Universidad Anáhuac, cuenta con estudios de posgrado de Especialidad en Mercadotecnia en su Alma Máter y actualmente cursa la Maestría en Responsabilidad Social también en la Anáhuac.

Es Director de Comunicación de la Asociación Mexicana de Comunicadores (AMCO) y anteriormente se desempeñó como Gerente de Relaciones Públicas en el Hipódromo de las Américas.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario