Ecología Social

La persona y su responsabilidad social

Antonio Tamayo Neyra

Si bien gran parte de la literatura existente sobre la responsabilidad social está enfocada en la empresa, vale la pena considerar que dicha empresa no es una entidad aislada y ajena al ser humano; de hecho es una entidad creada por el mismo ser humano, y que su acción y actuación es generada y realizada por personas; por lo tanto, el punto sería. ¿Qué tan responsables son las personas que están dentro de las mencionadas empresas?

Y cuando hablo de persona me refiero en su acción en los diversos papeles que ocupa en la sociedad; como ciudadano, empleado, directivo, funcionario, consumidor y padre familia; por lo que la pregunta es en este caso es si la persona es integra en su responsabilidad en todos esos papeles mencionados.

Para no enredarse o involucrase mucho en esto veámoslo desde el punto de vista económico. Le pedimos a las empresas que actúen de manera responsable, invocando aspectos éticos, ecológicos y económicos, pero, qué tanto hacemos como consumidores, a través de adquirir o rechazar tal o cual producto en función de su trato a proveedores, del método de producción, de la manera como administra su recurso humano en términos de higiene, seguridad y pago, de la forma como maneja sus desechos, e inclusive del tipo de envoltura utilizada.

Tal vez mucho de lo mencionado se lo dejamos en lo mínimo al cumplimiento de las leyes relativas a ello, dejándole al gobierno la vigilancia de su cumplimiento, pero, tanto como consumidores y ciudadanos, creo que todos tenemos la responsabilidad social de que además de cumplir dichas legislaciones, vayan las empresas más allá de dicho cumplimiento.

Un ejemplo específico de lo anterior, es el comportamiento mostrado por muchas organizaciones con las disposiciones impuestas del gobierno en relación a la epidemia de influenza; pero la ciudadanía en general qué hicimos para que las empresas cumplieran con lo ordenado, o bien, qué más pudiéramos aportar para que se hiciera más de lo establecido.

Como demandantes en un mercado, podemos llegar a tener la fuerza suficiente para influir en la oferta, y no estar solamente como actores pasivos.

En resumen, querámoslo o no, todos tenemos una serie de responsabilidades de acuerdo al papel social que tenemos, y no podemos soslayarnos de ellas, y por lo tanto proyectaremos su cumplimiento en todo momento. Y si queremos una buena ciudadanía corporativa, hay que iniciar por una mejor ciudadanía personal.

Seguiremos platicando …

Blog: http://atamayon.blogspot.com/



Antonio Rey Tamayo Neyra

Licenciado en Administración por el Instituto Tecnológico Autónomo de México, y actualmente estudiando la Maestría en Sociedad de la Información y el Conocimiento en la Universidad Abierta de Cataluña. Dedicado al periodismo de investigación desde 1987 especializado en temas socioeconómicos. En los pasados 19 años hasta la fecha, colaborando en el periódico El Financiero como Coordinador Editorial y Redactor de Proyectos Especiales, además de haber escritor para otros medios durante este mismo tiempo. Adicionalmente se ha dedicado también a la consultoría y capacitación en relacionales laborales desde hace 18 años, trabajando para diferentes empresas en todo México. De siete años a la fecha, involucrado en el tema de Responsabilidad Social, realizando varios proyectos editoriales, y estudiado un diplomado al respecto coordinado por el Tecnológico de Monterrey, Cemex y el Banco Mundial, y un curso del mismo tema en la Universidad Abierta de Cataluña.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]