RSE

La era del Emprendedor Responsable

La integración del conocimiento nos conecta hacia un mejor escenario sustentable y responsable.

Por: Cr. Fernando F. Carbajal.

En un mundo dinámico, complejo, sujeto a diferentes cambios, con  problemáticas sociales, económicas crecientes en su desigualdad regional, el desinterés de nuestro ecosistema ecológico y ambiental, catástrofes naturales, nuestra disminución drástica de recursos naturales esenciales y la importancia de la economía en pueblos cada vez más pobres, consecuencias de guerras, contaminación y déficit de salud, son algunos temas que deben ser relevantes para los seres humanos que tenemos la visión de la libertad, amor, paz, solidaridad y la consciencia de nuestro ecosistema a futuro.

En el presente y en este proceso de las últimas décadas, el impacto de Internet y las nuevas tecnologías, arriban a un muy profundo desarrollo de las sociedades en un sentido tecnológico-económico, que se encuentra en el sustrato material de una nueva forma de comunidad.

Este impacto está cambiando las relaciones de poder y socioeconómicas, lo que hace necesario favorecer y transformar distintas casas de altos estudios, entre ellas; la universidad, adoptando y avanzado en las tecnologías digitales.

5 cualidades de las organizaciones que usan la tecnología con responsabilidad

En este contexto en que las tecnologías facilitan el flujo pero también los aceleran, generan nuevos volúmenes de información pero también lo fragmentan y dispersan, las competencias digitales obtienen una creciente atención por parte de los académicos.

Las tecnologías no producen transformaciones importantes “per se” en la vida de las sociedades, sino el en el contexto de procesos sociales y culturales que permiten esos cambios.

El ecosistema de aprendizaje requiere introducir otros elementos de transformación en la nueva era digital, intentando integrarnos con diversos equipos de trabajo en misión de un mundo mejor, con la responsabilidad colectiva de nuestro planeta, intentando y teniendo las esperanzas de poder mejorar los indicadores.

Los indicadores de las oportunidades crecieron potencialmente, siendo su comportamiento un factor clave en la globalización/mundialización, que nos permite conocer qué es lo que pasa en los diferentes continentes y cómo se adaptan a los nuevos escenarios.

Exigen estándares más estrictos en informes de RSE

La cultura es otro factor muy interesante, sus acciones integradoras se adaptan rápidamente en las sociedades inteligentes, sociedades desarrolladas y revelan cómo se despliega en diferentes proyectos que son oportunos aportando soluciones al respecto con iniciativas actuales.

En un mundo que se suma a esta transformación, con productos adaptados, con tecnología que lo hace posible y también con un consumo desmedido de una gran oferta del mercado, (siendo ésta una experiencia compleja), marca las utilidades de rendimientos empresariales en sus inversiones favoreciendo el contexto en el que vivimos, y sobre todo colaborando con las organizaciones que se dedican a la inteligencia artificial, teletrabajo/trabajo remoto/TIC e innovación de acciones.

Las consecuencias en tiempo de pandemia tienen un impacto destacado en el mundo y sobre todo en áreas de la economía de los países de América Latina y EL Caribe. Podemos ver su efecto tanto regional como internacional y la necesidad de comunicación e información que se vuelve clave en este aspecto. Visualizamos un desafío en las variables macroeconómicas, como el comercio exterior y las inversiones como indicadores y estadísticas que identifican las diferentes reacciones de los sectores privados, visualizamos una gran recesión mundial.

Las alternativas que nos ofrece la información en el e-commerce son variados, colaborando con la economía global, por ejemplo; – Inclusión de medios de pagos electrónicos y de financiamiento flexible. – Publicidad innovadora y promociones con brechas que tienden a una menor ganancia. – Ofrecimiento de educación e-commerce, atención al público por redes sociales y otras herramientas tecnológicas necesarias. – Inversión en las redes sociales y perfeccionar capacitaciones en los recursos humanos, proyectando mejores situaciones, que vienen para quedarse. – Planificar las diferentes áreas organizacionales desde sus funciones y reprogramar prioridades, entre otras adaptadas a las nuevas actividades.

Desde el factor estratégico, se evidencia las gestiones de las buenas prácticas que consideran la importancia de contar con nuevas metas, con visión de compromiso y responsabilidad en misión de desarrollarnos con generación de ideas en esta nueva era digital.

En este mundo de cambios, lo que era imposible y antieconómico hoy lo vemos como viable, enfatizado por la descentralización de las áreas organizacionales, la trazabilidad, la identidad, la libertad económica dinámica y compleja, las crypto monedas/divisas entre otras formas de gestionar la era de los negocios digitales, hoy los propósitos y desafíos económicos, son fundamentales en las finanzas, sector impositivo y la contabilidad, como categorías de nuevas formas de dinamizar el mercado.

El sector personal tendientes a un  trabajo colectivo más fidelizado en su cultura empresarial y ligada al patrimonio y la cultura organizacional, para llevar mayor valor al sistema. Esto son algunos análisis que se dan en torno a los nuevos desafíos frente a crisis globales y en segmentación diferenciada.

El sistema nos solicita que las herramientas de negocios electrónico en las organizaciones, potencien distintos software, con implementaciones necesarias y preparación / capacitación de los recursos humanos, a través de plataformas con mejoras y en seguimiento a la seguridad deseada.

Los cambios traen retos, siendo la comunicación un factor clave de ideas trasmitidas. En este contexto donde la transformación digital es uno de los temas centrales, donde se empezaron a descubrir muchos más talentos innovadores y personas con ciertas habilidades digitales que nos comparten y ayudan a diferentes áreas emprendedoras, tales como; seguridad, salud, prevención, innovación educación, relaciones internacionales digitales, laboratorios virtuales, observatorios tecnológicos, tecnologías disruptivas, aplicaciones, entre otras.

Además inicialmente se comenzaron a convocar diferentes líneas de créditos y financiamiento para ayudar al sector emprendedor, proyectando que estamos a punto de una “ola emprendedora”, debiendo comenzar a prevenir dicha situación para que su impacto no sea negativo, sino que multiplique sus acciones en las regiones y así tenga incidencia positiva y creciente, para que la recesión se flexibilice y tienda a un desarrollo sustentable. Nos encontramos en una era de aprendizaje, en un punto de inflexión en todos los sentidos.

Los cambios permanentes que plantean la realidad, teniendo en cuenta la tecnología, la demanda, el mercado, el contexto, y otros factores, traen como resultado inmediato una serie de nuevas oportunidades y desafíos a los que nos adaptamos para estar a la altura de las circunstancias.

En tal sentido,  hoy el largo plazo ya no es como se lo pensaba hace años atrás y lo mismo ocurre con  al panorama empresarial; hoy tenemos empresas que son más importantes que algunos países, por los presupuestos que manejan, y entonces pueden pensar a muy largo plazo, pero hay pequeñas y grandes firmas que están  pensando muy a corto plazo.

Un elemento innovador y de repuesta a nuestro contexto es la Responsabilidad Social Empresaria (RSE), que en su funcionamiento integral, debe estar integrada en todas las Universidades, ya que forma parte de la formación del profesional en su conocimiento y dando visión a un contexto de desarrollo sustentable y equitativo.

Proyectamos tener una mejor calidad de vida, integrar la innovación, estimular la inversión en la nueva era digital direccionada a fomentar el crecimiento de empleo y la integración con entidades públicas y privadas, instituciones educativas científicas y asociaciones regionales.

Esta generación de espacios y escenarios vinculando entes, universidades y pensando en el promover el conocimientos para mejorar la calidad de vida y convivencia social, donde podemos recibir comportamiento de compromiso y responsabilidad, camino a la sustentabilidad, es por eso que estar en espacios donde se reflejan situaciones de funcionamiento de varias instituciones de varios paises, nos facilita el proceso de intercambios de información, el desarrollo de habilidades y destrezas sociales al servicio de la humanidad, esto es aprendizaje y servicio que conjuntamente a estrategias llevan a la trasformación social significativa.

Las metodologías empleadas son tradicionales, y hoy en mundo cambiante, dinámico nos lleva a re pensar en situaciones innovadoras, como mesa de debate, de trabajo colectivo internacional y de puestas en práctica las acciones más destacables que contribuye y tiene óptimos resultados.

La RSE comienza con la toma de consciencia de la ciudadanía, en beneficio de la sociedad con impactos y acciones, hoy se carece de este sentido, con intereses individuales, no poniendo en equilibrio la satisfacción de las necesidades colectivas por sobre las individuales.

Igualmente cuando la urgencia lo amerite, se promoverá el sentido de comunidad, confianza, rompiendo barreras de inseguridad, individualismo, pobreza y desconfianza que pueden darse a través del conocimiento y prácticas de la RSE, con esto vamos a la necesidad de participación y desarrollo del sentido de comunidad con una perspectiva de construcción de sociedades inteligentes.

Debemos enfocarnos en todas las instituciones educativas, formadoras de profesionales promoviendo los principios éticos y valores en el contexto. El deber de las políticas ciudadanas en incluir representantes en organizaciones entidades públicas y privadas,  para el reconocimiento y asumir estrategias para mayor comunicación de temáticas de RSE ayudará en dicho proceso, esto ayudará a modificar conductas del individuo y favorecer el progreso social y desarrollo sostenible.

En Argentina el rol de inclusión de ciudadanos, empresas, entes públicos y privados, está dado en la mayoría de las veces por el Estado. Ejemplo más clarificador de esto es las Universidades, medios de comunicación, colaborar con la educación que desde aquí se expresan la incorporación y necesidad que tiene la sociedad y cómo podemos relacionarnos con diferentes propuestas.

El abordaje colectivo de problemáticas sociales y tomar consciencia, el rol profesional, el compromiso de la ciudadanía, la confianza de los diferentes sectores, son acciones éticas de compromiso ineludible del Estado con la sociedad.

Se deberán elaborar acciones de impacto que contribuyan y planteen situaciones claves que nos lleve a una ciudadanía con visión acertada para resultados significativos, como la de disminuir la barrera de la desigualdad, inequidad, pobreza estructural, injusticia, crisis económica, inflación crónica, desconfianza en los gobernantes, brechas sociales de insatisfacción política, entre otras.

Es por esto que la formación ciudadana en RSE es el camino que pueda llevar dicho conocimiento para lograr el comportamiento óptimo de los ciudadanos en su comprensión e importancia de forma integral de acciones conjuntas.

Debemos crear ambientes de debate, discusión sobre RSE, como elemento de competitividad y de innovación para mejorar la calidad de vida de los seres humanos. El interés debe ser permanente, insertos en la formación en la integración regional, espacios creativos para dar comprensión sabia de la RSE, un ejemplo actual es la idea que lleva adelante algunas universidades, academias, ejemplo de Academia cultural de Paraguay, visualizan un Observatorio de Investigación con algunos ejes de RSE para compartir investigaciones de más de 20 paises de Latinoamérica y El Caribe, trabajar con visión y compromiso son las claves que nos integran en espacios oportunos que puedan dar conocimiento y prácticas de investigadores para dar un paso más en referencia a promocionar y dar mejor sentido a temas que nos ayuden dar balances positivos en los tiempos que vivimos.

Los compromisos asumidos en toma de decisiones con beneficio social son factores recurrentes y la colaboración de organizaciones para asumir estos compromisos globales a través de pactos mundiales, a favor de la RSE, posicionándonos en una era de valor transcendental para ensayo y acciones propicias a mirar y trabajar en forma colectiva, comportamientos deseados de los seres humanos, visualizando las necesidades racionales en términos de eficacia, eficiencia, rentabilidad, rendimiento, productividad, economía nacional, equidad, desarrollo y justicia.

Seguimos reaprendiendo sin individualidades, con vínculos salientes en el mercado laboral y conscientes de seguir el camino de un sendero de expansión económica comprometida responsablemente con nuestro mundo, solo con esta visión concreta, nos enfrentaremos a la sustentabilidad y reducir la incertidumbre que nos llega muchas veces por no estar preparados o no prevenir las acciones que nos afectan en la mundialización.

En consecuencia tenemos la oportunidad de otro escenario mundial, que debemos aprovechar en colaboración mutua, detectando las buenas prácticas con creatividad en nuestra cultura emprendedora, el uso de herramientas/competencias digitales y la socialización de un aprendizaje cooperativo, son las formas eficientes que nos darán un camino más estable, comprometido y valorable para el bienestar general.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]