PORTAL IMPULSADO POR LAS EMPRESAS RESPONSABLES:

- Advertisement -
NoticiasRSE¿Existe el buenismo en tu empresa? ¡Eso no es RSE!

¿Existe el buenismo en tu empresa? ¡Eso no es RSE!

El buenismo es un concepto basado especialmente en la filantropía, y aunque la practica puede ser loable, no es la mejor herramienta para comprender y afrontar los retos, conflictos y problemas profesionales o empresariales que nos van saliendo de paso. El buenismo empresarial se ha instalado en el discurso de varias compañías y la mayoría de ellas lo han dado con términos vacíos e ideas simples.

De acuerdo con Wellcomm, el buenismo es una tendencia de pensamiento y actuación bienintencionada, ingenua, sentimentalista y carente de autocrítica, que persigue hacer el bien a todos, especialmente a quienes ‘más lo necesitan’.

Cuando extrapolamos, así sin más, el discurso del buenismo al universo de la empresa, de los negocios y del liderazgo organizacional, el resultado no puede ser más ridículo y pernicioso, hasta el extremo de desvirtuar, degradar y caricaturizar los verdaderos valores estratégicos que sí son imprescindibles en cualquier organización… en otras palabras, la responsabilidad corporativa.

Con el buenismo, todo es perfecto y puede llegar a extremos hasta olvidar el verdadero sentido de la ética, la transparencia, la responsabilidad, la competitividad, o la sostenibilidad.

Algunas políticas del buenismo empresarial hacen daño a la Responsabilidad Social Corporativa. Cuando hay gestos sociales sin coherencia se agudiza la confusión sobre lo que realmente es la RSE y por qué esta es una herramienta de gestión estratégica para las empresas y una vía para alcanzar el desarrollo sostenible para la sociedad.

No se trata de ser bueno con la sociedad, sino de ser más fuertes y mejores cada vez.

De acuerdo con el Diario Español Huelva, las empresas son agentes sociales indispensables para lograr la sostenibilidad de nuestra sociedad y la Responsabilidad Social Corporativa es una de las mejores herramientas de las empresas para formar parte de la solución a la brecha.

Es por eso que el buenismo no tiene cabida, la acción social de las empresas sin compromiso y sin coherencia no es ninguna solución. No se trata de ser bueno con la sociedad, sino de ser más fuertes y mejores cada vez.

¿Cuál es la diferencia entre buenismo y RSE?

Las actividades de RSE que se centran principalmente en la construcción de reputación de una empresa, mientras crean pocos beneficios reales para su entorno, se quedan a medio camino de ser efectivas. Algunas marcas parecen creer que comunicar responsabilidad social sin comprometerse fondo es una buena idea; nada más lejano a la realidad. Este tipo de esfuerzos que pretenden engañar al consumidor tienen un enorme riesgo potencial: una vez que se descubre la brecha entre las palabras y las acciones de la compañía, el daño a su reputación puede ser irreparable.

El buenismo carece de los beneficios de la creación de valor compartido que se ha encontrado a través de la asociación inteligente, es decir aquel momento en el que las empresas ven a la RSE como mucho más que un instrumento de gestión de riesgos y comienzan a abordarla de manera estratégica. En este punto, las empresas pasan de mantener los estándares a mejorar la calidad de vida dentro de fuera de su organización, aprovechar sus recursos al máximo y buscar soluciones creativas a los desafíos sociales.

La RSE tiene un propósito social

Lo que diferencia la RSC frente al buenismo es el propósito social de la empresa, la misión y el valor que decide ser, más allá de aportar buenos gestos.

Esa misión o propósito social debe estar integrado en la cultura de la organización y debe ser estratégico para el crecimiento de la empresa y por tanto generar rentabilidad. Debe permear todas las operaciones y a la cadena de valor. Además debe ser público y compartido con todos los grupos de interés con los que se relaciona la empresa, empezando por sus trabajadores y continuando por sus accionistas, proveedores, clientes, etcétera.

Este propósito social da coherencia y sentido a la RSE y actúa como un motor de creatividad, oportunidades y factores de diferenciación y competitividad a medio y largo plazo.

El buenismo es meramente una dádiva; la RSE es estrategia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo más reciente

DEBES LEER

TE PUEDE INTERESAR