RSE

IPC Sustentable, ¿Más capital para empresas verdes?

Un selecto grupo de 23 empresas listadas en la Bolsa Mexicana de Valores podrán acceder a millonarios fondos de inversión internacionales, solo por haber calificado al IPC Sustentable, un índice exclusivo para las firmas con mejores prácticas.

Empecemos con el dato duro: el valor de capitalización total del IPC sustentable de la Bolsa Mexicana de Valores es de 3,200 millones de pesos, una cifra que representa el 22% del PIB nacional… y que no es nada despreciable. Catalina Clavé, directora de Productos de Información e índices de la BMV, explica en exclusiva a Alto Nivel: “Estos fondos no volteaban a México por una razón: anteriormente no contábamos con un índice que agrupara a las compañías que tienen un desempeño de primer nivel con sus stakeholders”. Tiene razón.

De acuerdo con los Principios de Inversión Responsable de la ONU, al arranque de 2012, el 10% de la inversión global se realiza con criterios sustentables. Organismos como la ONU, el Pacto Mundial, el GRI y la OCDE emiten criterios para evaluar los mejores desempeños en materia de responsabilidad social, compromiso ambiental y gobierno corporativo. Más de 3,500 emisoras de índices globales son evaluadas año con año bajo esos criterios y se establece un promedio. En distintos mercados accionarlos, las empresas que forman parte de estos índices tradicionalmente se premian en sus precios.

“El reto mayor ha sido convencer a las emisoras de que esto no es un proceso que señala quién está bien y quién está mal, Por el contrario, pretende resaltar la labor de aquellas firmas que cotizan en la BMV y que han logrado estándares internacionales de sustentabilidad”, enfatiza Clavé, de la BMV.

Daniela Lecuona, gerenta de Relación con Inversionistas de América Móvil, explica que el beneficio para la compañía es que el índice les permitirá estar más cerca de su público inversionista y de todos sus grupos de interés. “Gracias a este ejercicio voluntario y de transparencia, la empresa podrá identificar con mayor eficiencia y precisión las necesidades y oportunidades para realizar una mejor distribución de sus recursos”, explicó Lecuona.

ÍNDICES VERDES EN EL MUNDO

Los índices verdes no son algo nuevo. En 1999 nació el Dow Jones Sustainability Index, que anualmente evalúa la economía corporativa, la transformación ambiental y social, así como la gestión de riesgo, la marca, la mitigación del cambio climático y el cumplimiento de estándares y prácticas laborales.

Up año después surgió, con un fuerte enfoque en el impacto que las corporaciones ejercen en el desarrollo, el Jantzi Social Index, integrado por 60 compañías canadienses que pasaron una serie de selecciones sociales y medioambientales.

La Bolsa de Londres no se quedó atrás. En 2001 lanzó el FTSE4Good, que evalúa dos veces al año a empresas de todo el planeta, aceptando nuevos cotizantes y excluyendo a los que ya no cumplan con los requisitos. Está compuesto por cuatro listados: uno mundial, otro dedicado a emisoras de la Unión Europea, uno para empresas de Estados Unidos y, el último, para Japón. En este índice puede participar cualquier firma, sin importar su grado de liquidez, aunque deben cumplir ciertos requisitos relacionados con la responsabilidad social y sustentabilidad corporativas. En caso de no hacerlo deberán salir del índice y, en el momento en el que los cubran, reincorporarse al listado.

No todo es Europa y Norteamérica: la Bolsa de Johannesburgo, en Sudáfrica, aplica su propio índice desde el 2004. Y uno de los listados más reconocidos se lanzó en 2005, en Brasil, con una metodología única en su tipo.

Como primer paso, formaron de la mano de la academia un comité de especialistas, quienes fijaron una serie de criterios que fueron comunicados a las empresas un lustro atrás (desde el año 2000) con el objetivo de sentar los pasos que les permitieran cumplir con los estándares internacionales de gobierno corporativo. Un año después se generaron metodologías para medir los avances. Finalmente se empezó a exigir que las empresas reportaran de forma pública sus resultados.

“En Brasil se obligó a sus empresas más bursátiles a cumplir. En contraste, en México la participación es completamente voluntaria y contratamos calificadores externos que ya conocen las regulaciones de todos los países. Los inversionistas sociales desean información relativa a qué tanto estás dispuesto a dar por arriba de lo que exige la ley”, detalla Clavé, de la Bolsa Mexicana de Valores.

Los resultados del índice de Sustentabilidad Empresarial (1SE) de la Bolsa de Valores de Sao Paulo (Bovespa) superaron toda expectativa: la sola emisión del ISE generó una capitalización equivalente al 30% del valor del Bovespa. Además, Brasil ya implemento también un índice basado exclusivamente en las emisiones de carbono de las empresas listadas en bolsa.

Brasil y México siempre son víctimas de comparaciones: en su política, en su apertura a la iniciativa privada, y ahora aquí. Cuando en 2005 se publicó el ISE de la Bolsa de Valores de Sao Paulo, inmediatamente los mercados voltearon a ver a México.

DOS AÑOS DE TRABAJO

En agosto de 2010, la Bolsa Mexicana (BMV) dio a conocer el inicio del proyecto para generar un IPC Sustentable, similar al que ya se utiliza en las principales bolsas del mundo. Este índice tiene como objetivo integrar en una canasta las empresas emisoras listadas en México que mejor se encuentran posicionadas con relación a su compromiso con el medio ambiente, sus principales grupos de interés y gobierno corporativo.

Para llevar a cabo la selección de dicho índice, la BMV contrató a la calificadora EIRIS y a la Universidad Anáhuac del Sur para que, basados en su experiencia y metodologías de análisis, calificaran a las emisoras y emitieran recomendaciones para integrar la muestra del 1PC Sustentable.

Así, la evaluación de las firmas mexicanas se realizó de acuerdo con parámetros internacionales. EIRIS evalúa 3,800 empresas en todo el mundo; es la misma firma que estuvo detrás del Dow Jones Sustainability Index, el británico FTSE4Good y el índice de Johannesburgo, y en este momento ha empezado el proceso de análisis para compañías de China y Rusia. Sí: el BRIC se vuelve verde.

“El 26 de agosto de 2010 tuvimos la primera reunión con todas las emisoras para avisarles que analizaríamos su información de 2009. Afínales de 2010 terminamos el análisis, ya que el índice se iba a presentar originalmente en la Copl6 que se llevó a cabo en Cancún, Quintana Roo. Sin embargo, durante el proceso la BMV se dio cuenta de que, dada la envergadura del proyecto, era necesario robustecer el índice y trabajar más con las emisoras para llegar a un resultado final impecable”, explica Luisa Montes, directora de EIRIS en México.

Uno de los retos adicionales fue que EIRIS realiza su evaluación considerando la información que la empresa publica en sus informes, reportes y sitios de internet. Sin embargo, muchas de las firmas llevaban a cabo iniciativas importantes que aún no habían hecho públicas.

Como explica Adolfo Alaniz, director de Responsabilidad Social de Grupo Modelo, “este tipo de ejercicios son una ocasión de análisis y contribuyen a mejorar la forma de comunicar los temas relevantes para nuestra empresa y para las partes interesadas en nuestra operación y resultados”.

Montes narra que a inicios de 2010 fue necesario contactar nuevamente a las emisoras para comunicarles que, paa lograr un índice robusto, se les invitaba a realizar un reporte de actividades adicional sobre el 2009, pues las emisoras hacían mucho más de lo que originalmente reportaban.

“El proceso de evaluación nos abrió los ojos en ICA. Nos dimos cuenta que la empresas hace muchísimas cosas que ni los mismos empleados conocían; mucho menos nuestros inversionistas u otros grupos de interés (los llamados Stakeholders). Hoy nos demos cuenta que no solo es válido, sino es nuestra responsabilidad informar sobre nuestro desempeño social y ambiental”, dice Alonso Quintana Kawage, director general adjunto de Empresas ICA.

Al final, han sido tres los intentos de generar el índice, pues para darle credibilidad ante los inversionistas es fundamental contar con una metodología sólida que evalúe a las emisoras con el mismo rango y el mismo criterio que las empresas de otros países.

En ese sentido, Guillermo Garza Martínez, director de Comunicación y Responsabilidad Social de Arca Continental, asegura que su compromiso siempre ha sido y es conducir el negocio de manera ética y transparente. “La información de nuestro desempeño en materia de sustentabilidad y responsabilidad social se encuentra disponible públicamente para que, en el caso del IPC Sustentable, fuera analizado de manera independiente.”

Formar parte del IPC Sustentable fue para algunas emisoras un reconocimiento al trabajo bien hecho. Para otras fue el momento de cubrir sus áreas de oportunidad: alguna empresa que tenía un código de ética, pero no era público conocer los resultados; otras diseñaron por primera vez una política ambiental clara… y algunas más subieron mujeres a su Consejo en búsqueda de la equidad de género.

EVOLUCIÓN CONSTANTE

Uno de los beneficios del IPC Sustentable es que se trata de un Indicador que refleja la dinámica de constante cambio en los mercados. Por ello, es posible que este ario se añadan otras cinco empresas a las ya listadas: Minera Frisco, Alsea, Inbursa, Televisa y Corporación Moctezuma. Para los analistas, al menos otras 50 empresas podrían alcanzar la distinción, entre ellas Grupo Elektra y Grupo Pochteca. La Incógnita que muchos tienen en mente es: ¿por qué empresas con una sustentabilidad comprobada, como Vitro, Grupo Herdez o Blo-Pappel, quedaron fuera?

La respuesta es simple: aunque comprobaron ser socialmente responsables, no se Integraron debido a su baja bursatilidad (Inferior al 30%). Deberán esforzarse por atraer más inversionistas.

UN AUTÉNTICO WIN-WIN-WIN

Uno de los postulados básicos de la RSE es que todas las partes Involucradas deben ganar. El IPC Sustentable cumple esta premisa, pero al triple, pues tanto los Inversionistas, como las firmas cotizantes y la BMV obtienen claras ventajas.

BENEFICIOS AL INVERSIONISTA

• Las empresas listadas son una opción atractiva para Inversionistas europeos que buscan opciones en mercados emergentes.

BENEFICIOS A LAS EMPRESAS COTIZANTES

• Pueden elevar de manera estructúranos de su valor de mercado porque supone una capacidad de “sostenibilidad del negocio” (rentabilidad, generación de flujo, dlversificación) por encima del promedio de las emisoras regulares.

• Dicho de otra forma empiezan a ser monitoreados, de tal manera que los inversionistas empiezan a poner los ojos en ellos.

• Claridad, pues el reporte, además de priorizar los proyectos en materia sustentable, permite que las empresas río se vean afectadas por factores externos.

• Posicionamiento: las prácticas continuas y medibles llegan a elevar hasta en 20”/ el valor de las marcas.

BENEFICIOS PARA LA BMV
• Proyectar a las emisoras sustentables listadas a una escala global.
• Ofrecer una canasta de inversión a largo plazo.

23 EMPRESAS DELIPC SUSTENTABLE
• Alfa
• América Móvil
• Arca Continental
• Cemex
• Coca-Cola
• Femsa
• Compartamos Banco
• Controladora Comercial Mexicana
• Walmart de México
• Desarrollados Homex
• Empresas ICA
• Fomento Económico Mexicano
• Grupo Aeroportuario del Centro Norte
• Grupo Aeroportuario del Sureste
• Grupo Bimbo
• Grupo Financiero Banorte
• Corporación Geo
• Grupo Modelo
• Industrias Peñoles
• Kimberly-Clark de México
• Mexichem
• Urbi Desarrollos Urbanos
• TV Azteca
• Grupo México

Fuente: Revista Alto Nivel, p. 46-51.
Por: Leticia Gasca Serrano.
Publicada: Febrero de 2012.

Click sobre la imagen para ampliar

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario