Academia

Invita la UNAM a invertir en auto

En la UNAM construyen un auto a hidrógeno, pero necesitan recursos para fabricarlo en forma masiva. Construye prototipo a hidrógeno. El vehículo podría ensamblarse aquí; no contamina ni hace ruido

Lo que comenzó como un proyecto para diseñar un vehículo que repartiera correspondencia en Ciudad Universitaria, ya se convirtió en un prototipo de auto a hidrógeno que podría ensamblarse en el País, si se consiguen a los inversionistas necesarios.

Hace un año, la carrera de Diseño Industrial en la UNAM lanzó una convocatoria para desarrollar un auto ecológico para utilizarse en las instalaciones de la Universidad y de ahí surgió el proyecto de un auto impulsado por celdas de combustible.

Gerardo Arzate, coordinador del área de Investigación y Desarrollo en Transporte de la UNAM, explicó que el proyecto ganador es un auto que en lugar de recargar las baterías conectándose a un enchufe, contiene una celda de combustible que genera energía por medio de hidrógeno.

“Los tanques se llenan con hidrógeno, éste pone a funcionar la celda de combustible, la celda genera electricidad, recarga las baterías y éstas mueven el vehículo. Entonces, el proceso sólo emite vapor de agua y calor, por lo que no hay ningún contaminante”, explicó Arzate.

Actualmente, el Ecovía se está construyendo a escala real con chasis y carrocería, y se están buscando inversionistas para producir un mayor volumen de unidades, ya que las perspectivas de comercialización están planteadas para la siguiente etapa del proyecto, indicó Arzate.

Mientras se consiguen los inversionistas para fabricarlo de manera masiva, el auto tendrá tres funciones en la UNAM: vigilancia y auxilio vial, entrega de correspondencia y primeros auxilios.

La UNAM invirtió 4 millones de pesos en este proyecto y se requirieron 2 años para desarrollar el vehículo, el cual no genera ruido y no emite bióxido o monóxido de carbono.

La carrocería y la estructura fueron hechas totalmente en la UNAM, pero los componentes son importados, los tanques provienen de Inglaterra; la batería, de China; las celdas de combustible, de Estados Unidos, y los asientos, de Italia.

“Esta casa de estudios posee 150 vehículos de vigilancia. Si todos fueran sustituidos por el Ecovía…, se podría solucionar el problema de consumo interno de vehículos y México tendría la flotilla de hidrógeno más grande del mundo”, destacó Arzate.

En la parte delantera del Ecovía caben dos pasajeros y la posterior puede utilizarse como cajuela, o se le podrá instalar una camilla, para auxilio médico, o también con un remolque distribuirá paquetería por el campus.

Veloz y limpio

Los autos a hidrógeno no contaminan, ya que sólo emiten vapor de agua.

* 4 millones de pesos invirtió la UNAM en el desarrollo de un auto a hidrógeno.
* 80 kilómetros por hora alcanza el auto.
* 300 kilómetros recorre con dos tanques de hidrógeno.
* 60 estudios antropométricos se realizaron para adecuar el vehículo.

¿Cómo funciona?
Una tecnología en desarrollo.
· La celda de combustible consiste en una membrana donde se mezclan el hidrógeno y el aire de la atmósfera, de su unión surge una corriente eléctrica que sirve para mover un motor eléctrico.

· Debido a que la generación de energía es directa, las celdas de combustible son potentes, silenciosas y solo emiten vapor de agua como residuo.

· Por el momento, Honda es la única armadora con intenciones de fabricar una generación de autos a hidrógeno en Japón.

Reforma, Negocios, p.7
Click sobre la imagen para ampliar

invita

Acerca del autor

ExpokNews

1 comentario

  • Estimado Gerardo Arzate,
    Dejo un interesante eksperrimento (para tus 150 unidades de vigilancia, en calidad de “por lo mientras”); el uso de Gas Hidroxi en un motor de combustion interna para reducir emsiones de HC y CO, obteniendo adicionalmente un ahorro del 20-30% en combustibles fosiles.
    http://reyhidrogeno.blogspot.com
    Saludos.

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]