Noticias

Gran triunfo de Obama en el Senado: seguro de salud

Jóvenes y negros están desencantados con un presidente que ven próximo a Wall Street y a guerras inútiles, pero lejos de posturas progresistas. Pero, tras el fracaso de Copenhague, el Senado le aprobó días atrás la ampliación del seguro médico.

“Aunque tímida e imperfecta, la legislación pasada por la cámara alta casi en nochebuena como un Ebenezer Scrooge al revés, que pronto será ley, irá trasformando a Estados Unidos en un país mejor”, afirma Paul Krugman, Nobel económico 2008.

Pudo haber dicho, de paso, que las coberturas asistenciales en casi toda Europa y Latinoamérica llevan generaciones de adelanto sobre la todavía mayor economía del mundo.

No obstante, apunta el discípulo de Paul Samuelson, “hay tres sectores relevantes de quejosos. Primero, la ultraderecha blanca, ya no tan periférica pues maneja el núcleo del partido Republicano”. A diferencia de lo prevaleciente hasta no hace mucho, la extrema irracional o bíblica se impone a los conservadores tradicionales: Sarah Palin influye más que John McCain.

El segundo grupo se compone de eternos opositores a pagar impuestos, cuya fijación radica en la deuda pública. Sin embargo, apunta Krugman, “debieran sentirse felices pues, a largo plazo, la reforma social reducirá los rojos presupuestarios y facilitará el control de costos”. En tercer lugar aparecen los progresistas a cuyo criterio “los subsidios resultan inadecuados y muchas familias seguirán teniendo dificultades para pagarle al médico. Pero sus reclamos no debieran justificar un rechazo a la futura ley”.

En realidad, lo que este tercer sector necesita es aprovechar los comicios de 2010 y 2012 para mejorar el perfil atrabiliario del Senado. Ahí se interpone un fenómeno ingrato para Barack Obama: su aceptación pública cedió de 56 a 47% entre febrero y mediados de noviembre, según el instituto de sondeos Pew.

Entretanto, sólo 56% de jóvenes entre 18 y 29 años y 34% de negros indican que acudirán a las urnas en 2010. Vale decir, para elecciones parlamentarias, estaduales y municipales de medio tiempo, que influirán en las generales de 2012.

Las facturas que le pasan al presidente vienen por derecha –ampliación del seguro médico a 30 millones de personas hoy sin cobertura- e izquierda (efecto invernadero, Afganistán-Pakistán). Para colmo, los republicanos viven una euforia casi fundamentalista.

De acuerdo con Research 2000, a mediados de mes 81% votará en 2010 y sólo 14% no lo haría. Este clima explica que un moderado como McCain tema que Obama tal vez no se presente en 2012 para renovar mandato. Particularmente si la guerra afgana sigue el camino de la iraquí.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]