Colaboraciones

Entretenimiento con riesgos; ¿Qué tan amigables con el ambiente son las pantallas planas?

Por: Forma y Fondo CLXXXIII

Por múltiples factores aumenta el tiempo que pasan los espectadores frente a una pantalla de televisión, pero es poco lo que conocen acerca de las pantallas planas. Por muchos años las televisiones y computadoras usaron una tecnología basada en el tubo de rayos catódicos, sustituido en la actualidad por las pantallas planas o Flat Panel Display (FPD) que dominan el mercado.

Pero no todas son iguales, hay algunas FPD que emiten luz y otras no. Entre las primeras destacan las de plasma o PDP. Y entre las que no emiten luz, también llamadas de retroiluminación, las más importantes son las TFT LCD, una variante de las pantallas de cristal líquido. Una desventaja de estas últimas es cierta direccionalidad en el ángulo de visión, que si se desvía sólo permite ver una parte de la pantalla con imágenes distorsionadas.

En las pantallas de plasma o PDP no sucede esto ya que cuentan con flexibilidad en el ángulo de visión, similar al de las televisiones tradicionales de tubos de rayos catódicos. Son evidentes las diferencias en esta tecnología de punta de las pantallas planas, pero otras tienen mayores ventajas, como las pantallas OLED o diodo orgánico de emisión de luz porque presentan mejores colores, mayor contraste y brillo, ángulo de visión ampliado, estructura flexible, mejor calidad, menor consumo de energía y desechos orgánicos no contaminantes. Actualmente su aplicación incluye computadoras, pantallas de dispositivos portátiles como MP3 y telefonía movil.

Esta tecnología comenzó a desarrollarse hace cuarenta años con la crisis del petróleo, y alentó el desarrollo de alternativas con derivados orgánicos para la fabricación de componentes de pantalla. El nombre de diodo orgánico se debe a que en su fabricación se usan capas hechas de materiales como el hidrógeno, carbono, oxígeno, nitrógeno y otros elementos químicos. Su funcionamiento resulta increíble e inimaginable: entre cinco capas de material orgánico, que unidas son doscientas veces más delgadas que un cabello humano, pasa la electricidad acelerando los electrones y con la vibración producen luz que combina los tres colores primarios, azul, verde y rojo, dando como resultado dieciséis millones de colores diferentes.

Pero también existe el lado contaminante del que poco se habla y menos se comunica a los consumidores finales. Ante el avance y reclamo de la eficiencia energética y el desarrollo sustentable, están dándose a la luz detalles que permiten conocer, comparar y elegir entre los modelos menos dañinos para la salud y el medio ambiente.

La Unión Europea considera exigir y normar todo un etiquetado incluido en cada televisor, con una calificación energética, en el que se informe que las pantallas de cristal líquido (LCD) consumen hasta cuatro veces más corriente eléctrica y produce cuatro veces más CO2 (dióxido de carbono) que las tradicionales televisiones de tubo. Los televisores de pantalla plana que menos energía consumen, los OLED, son, por otro lado, los que están compuestos por elementos más contaminantes. El propósito es que los fabricantes opten por tecnologías alternativas más ecológicas.

Otras investigaciones han concluido que el gas usado para el plasma de las pantallas planas de televisión, contribuye a la contaminación atmosférica y a la generación de GEI, gases de efecto invernadero. Otro gas, el trifluoruro de carbono (NF3) es 17,000, sí leyó usted bien, diecisiete mil veces más poderoso que el dióxido de carbono (CO2).

Desafortunadamente la emisión de este gas no quedó incluida en el Protocolo de Kioto cuando se firmo por la mayoría de los países en 1997, porque su generación era mínima, lo que permite a los fabricantes no reportarlo cuando lo producen. Anualmente son miles de toneladas del gas, las que continúan llevando comodidad y distracción a la teleaudiencia. Las emisiones de gases nocivos de las plantas de energía que utilizan carbón quedan pequeñas frente a las plantas que producen el gas para los fabricantes de televisores. En la actualidad se calcula que al menos la mitad de aparatos de televisión en el mundo son de pantalla plana, y se desconoce cuánto gas está escapando y filtrando a la atmósfera. Aunque los costos de los aparatos han disminuido al incrementarse su producción, parece que se aplica el burdo concepto de que quien pueda pagar tiene permitido participar en la destrucción del universo.

Para reducir el calentamiento global disminuyendo el consumo energético en los hogares, la reunión de Bruselas incorporó información sobre el consumo energético de los televisores en la denominada Directiva de Ecodiseño. El calentamiento global es causado en un alto porcentaje por los hogares, sumándose las fábricas, vehículos automotores, tala de bosques, el mínimo aprovechamiento de energías alternativas y el vertido de tóxicos a ríos y mares.
La última generación de televisiones LED, busca descartar el uso de contaminantes en su producción como el mercurio, lo que la convierte en amigable con el medio ambiente. El uso de este elemento era indispensable en el proceso de fabricación de las lámparas fluorescentes y en los antiguos tubos catódicos, para producir la luz que se proyectaba en la pantalla.

El mercurio es un metal pesado, venenoso y altamente contaminante, que una vez en la atmósfera puede trasladarse a grandes distancias, al contacto con el agua se transforma en una toxina: el metilmercurio. Ahí pasa a formar parte de la cadena alimenticia al ser absorbido por plantas y animales marinos, que terminan en la dieta de los humanos. La sustitución de las pantallas tradicionales con tecnología LED, se traducirá en una gran cantidad de toneladas de mercurio que dejarán de contaminar, ya que es una tecnología limpia que ayuda a mejorar los ecosistemas, sobre todo ríos y mares.

La forma: a largo plazo, la disposición final y reciclaje de estos televisores se gestionará con un mínimo impacto ambiental.

El fondo: desarrollar tecnología amigable con nuestro hábitat, porque: TODOS SOMOS NATURALEZA.
ACACIA FUNDACIÓN AMBIENTAL A. C. [email protected]

Este artículo es responsabilidad de quien lo escribe y no refleja la opinión de Expok ni de sus colaboradores.

Fuente: Acacia Fundación Ambiental A.C

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario