Ambiental

El primer edificio con calefacción verde

Biq hamburgoEl primer edificio completamente verde en el mundo fue inaugurado en Alemania.

La denominada Casa BIQ (Bio Intelligent Quotient) no sólo puede autorregular su temperatura en verano e invierno, sino que además genera energía sin tener que depender de materiales fósiles.

El componente principal de este inmueble es una fachada biorreactiva que está compuesta de paneles de cristal, los cuales funcionan por medio de microalgas que se encuentran en su interior.

«Esta es la primera vez que vemos cómo la fachada biorreactiva funciona en la vida real. Es un gran paso hacia adelante.

Pronto podremos decir si las microalgas pueden ser una nueva fuente de producción de energía sustentable», explica Jan Wurm, de la empresa Arup, uno de los investigadores de esta tecnología.

Así es como la Casa BIQ se convirtió en el primer proyecto piloto de este tipo de tecnología, inaugurada el 23 de marzo pasado en Hamburgo, al norte de Alemania, y presentada oficialmente a finales de abril.

Tiene 200 metros cuadrados de superficie para captación y generación de energía. Con estos paneles se puede obtener biomasa y calor renovables.

«Esta fachada fue el resultado de tres años de investigación y desarrollo», añade Wurm.

Las empresas involucradas en el proyecto son, además de Arup, Colt International, ambas encargadas de investigación y diseño, y una tercera llamada Strategic Science Consult (SSC), que desarrolló la idea general.

Una gran parte del financiamiento del proyecto de 5 millones de euros (83 millones de pesos) fue hecha por el Gobierno de Alemania.

Los 129 paneles foto-biorreactivos se encuentran sólo en las fachadas suroeste y sureste del edificio, además, cada uno funciona como un acuario.

«A través del cristal de cada panel se puede ver cómo las microalgas se mueven», explica por su parte Martin Kerner, director de SSC.

Las microalgas necesitan alimento y dióxido de carbono (CO2) para crecer.

Por lo cual, el CO2 proviene de los gases de emisión de una central de calefacción de biogás, ubicada en la planta baja.

Las microalgas también necesitan de luz solar, pero no demasiada para que no mueran.

Para evitar una sobreexposición, se bombea el agua constantemente, así la microalga sube por breve espacio temporal y luego regresa a su recoveco oscuro, la parte de abajo del panel, donde está el marco. Esto le da al edificio un toque viviente.

El bombear del agua hace que, desde fuera y dentro del edificio, se escuche un burbujeo constante.

Cuando las algas crecen demasiado, el excedente va a la central energética del edificio para recuperar aceite y biomasa que después servirán para generar energía.

El agua calentada en los paneles se usa tanto para el agua corriente caliente, que se necesita a 70 grados de temperatura, o para la calefacción invernal, de la que se requieren 35 grados.

La Casa BIQ es parte de la Exposición Internacional de la Construcción (IBA, por sus siglas en alemán), donde se presentaron viviendas concebidas para el ahorro y generación de energía.

De los 15 departamentos con los que cuenta el edificio, siete ya se encuentran habitados desde finales de abril.

Fuente: Reforma

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact