Ambiental

El momento de la Biodiversidad

Por Juan Carlos del Olmo y Luis Suárez, Responsable del Programa de Biodiversidad Terrestre de WWF. Hoy comienza en Madrid una importante reunión de países europeos bajo el marco de la Presidencia española de la UE con la que da comienzo la discusión sobre el objetivo que debe plantearse la Unión en materia de biodiversidad para los próximos diez años. Lo que está en juego no es solamente una cuestión europea.

De hecho, si los países de la UE son capaces de acordar un objetivo ambicioso y defenderlo en la próxima Conferencia del Convenio de Biodiversidad habrá esperanzas de que la meta para frenar la pérdida de riqueza biológica global también lo sea. Es importante, por tanto, que no se repita la falta de liderazgo demostrada en la cumbre de Copenhague.

España, que ostenta la Presidencia de la UE, debería ser capaz de liderar este proceso, asumiendo el reto de lograr un objetivo fuerte y ambicioso. Esperemos que finalmente nuestro país haga honor a su condición de ser uno de los que cuenta con mayor biodiversidad de la Unión y defienda una posición sólida y avanzada para proteger esa riqueza.

Esta reunión se celebra recién comenzado 2010, proclamado por la ONU como Año de la Biodiversidad, para llamar la atención sobre las múltiples causas y las innumerables caras de esta tragedia y volver a comprometer a los gobiernos en un objetivo común y medible para afrontar este extraordinario desafío mundial. Porque las especies que nos rodean desaparecen a una velocidad entre cien y mil veces más rápido de lo normal y, como ocurre con el cambio climático, no hay duda de que somos nosotros los responsables de este proceso devastador. Cada día que pasa, tú y yo somos más pobres, ya que la biodiversidad es el capital y el tejido que sostiene nuestra propia vida. Y también cada día se hace más difícil discernir y separar las causas de esta pérdida, que se superponen, entrelazan y retroalimentan de forma impredecible.

Detener esta catástrofe silenciosa es cuestión de sentido común (necesitamos ecosistemas en equilibrio para disponer de alimentos, agua, medicinas, materias primas y preservar nuestra salud y seguridad) y de ética (no tenemos derecho a destruir las especies y ecosistemas que las generaciones futuras necesitarán más que nunca para afrontar los cambios que se avecinan). También de economía: será mucho más barato y rentable conservar las funciones naturales en buen estado que tener que restaurarlas o reproducirlas artificialmente.

Sobran razones para detener la pérdida de biodiversidad. Y el planeta ya no nos va a dar muchas más oportunidades. Ha llegado el momento de desandar el camino, y la reunión que comienza hoy en Madrid debe ser el primer paso.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]