Los incendios forestales, sequías e inundaciones que con frecuencia azotan al país son causados por la cantidad de energía que hay en la atmósfera, la cual ha aumentado con los gases de efecto invernadero, por lo que es fundamental que como sociedad tengamos cuidado con el uso que hacemos de la energía y que haya un manejo forestal sustentable, afirmó Mario Molina durante el seminario organizado por la Embajada de Suecia en México a propósito del manejo de recursos forestales en ambos países.

Consultado sobre el papel de la energía nuclear en el combate al cambio climático, el premio Nobel de Química explicó que tiene el potencial de continuar como proveedora de lo necesario para el desarrollo económico y apoyar a mitigar el cambio climático, toda vez que no emite gases de efecto invernadero, aunque advirtió que su uso debe estar muy bien diseñado y ejecutado.

La energía nuclear, como cualquier otro tipo de energía, tiene riesgos pero, del otro lado, hay avances tecnológicos muy claros y cada vez se puede diseñar energía nuclear más segura.

Agregó que hay que continuar desarrollando tecnologías que permitan a la energía nuclear ser considerablemente más segura y ser parte de la solución al cambio climático.

La energía nuclear no es una solución mágica para resolver el problema de cambio climático pero sí es una parte importante de ella y lo que pasó en Japón no cambia esta perspectiva si lo analiza uno desde el punto de vista tecnológico con el enfoque apropiado, indicó.

En el encuentro participaron representantes de proyectos exitosos de los estados de Chiapas, Oaxaca, Michoacán y Morelos, así como investigadores suecos, quienes presentaron los resultados de los modelos de explotación y reforestación que aplican en su lugar de origen.

Alejandro Callejas, subsecretario de Medio Ambiente del estado de Chiapas, explicó que en la entidad se ha creado una infraestructura legal y económica necesaria para proteger al medio ambiente, como son la inclusión en 2009 en la Constitución estatal de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y la creación de la Ley de Adaptación e Integración al Cambio Climático.

Asimismo, se creó un Fondo Estatal Ambiental cuyos recursos provienen de un porcentaje del pago de tenencias automotrices y otros pagos derivados de ese sector, como multas.

Jesús Belmonte, de Integradora Comunal Forestal de Oaxaca, expuso que la asociación agrupa a tres comunidades indígenas y beneficia a 2 mil 200 personas al promover el desarrollo comunitario mediante el aprovechamiento sustentable de bienes.

A través de TIP Muebles, la explotación de los recursos forestales deja una derrama de 24 millones de pesos anuales que se quedan en las propias comunidades indígenas.

Fuente: La Jornada.unam.com.mx
Reportero: Ariane Díaz.
Publicada: 5 de mayo de 2011.

Acerca del autor

ExpokNews