Ambiental Notas

Detectan otros 4 gases que afectan la capa de ozono

planeta

Investigadores británicos identificaron cuatro nuevos gases producidos por el hombre que contribuyen a la destrucción de la capa de ozono. Estos gases entran en la atmósfera desde fuentes aún no identificadas: tres de ellos tienen la composición de los clorofluorocarbonos (CFC), el otro es el hidroclorofluorocarbono (HCFC).

Los científicos de la Universidad inglesa de East Anglia analizan muestras del aire, algunas tomadas en los años setentas del siglo pasado, y encontraron estas nuevas sustancias, cuya acumulación de 74 mil toneladas en la atmósfera es motivo de preocupación, escriben en un artículo publicado en el reciente número de Nature Geoscience.

Explican que la capa de ozono se encuentra a unos 30 kilómetros de la superficie de la Tierra, y filtra los rayos ultravioletas que pueden causar cáncer en las personas y problemas de reproducción en los animales.

En 1985, científicos del British Antartic Survey, en Cambridge, descubrieron un agujero en la capa de ozono de la Antártida, lo que motivó que en 1987 se restringieran —con la firma del protocolo de Montreal— las sustancias que lo producían. Por entonces, los expertos identificaron a los clorofluorocarbonos CFC como destructores de la capa de ozono.

Estas sustancias, que tienen una capacidad de supervivencia de entre 50 y 100 años, fueron inventados en los años veintes del siglo pasado y fueron utilizados ampliamente en aerosoles y refrigeración.

NUEVOS GASES. Sin embargo, los recientes estudios señalan que estos gases que no fueron detectados antes y existe la hipótesis de que son producidos por el hombre, indica el investigador jefe de este estudio, Johnannes Laube. “Estos cuatro gases entran en la atmósfera desde fuentes aún no identificadas, aunque sabemos que tres de ellos tienen la composición del CFC y el otro es hidroclorofluorocarbono (HCFC).

Los expertos descubrieron los gases al analizar muestras de aire capturadas de distinta manera en los pasados años setentas, así como de burbujas de aire atrapadas en capas de nieve en Groenlandia.

Estiman que unas 74 mil toneladas de estos gases fueron emitidos a la atmósfera y se acumulan a un ritmo que es motivo de preocupación.

“No sabemos desde dónde se están generando y esto debería ser investigado. Entre las fuentes posibles figuran químicos para la producción de insecticidas o solventes para la limpieza de componentes electrónicos”, agregó Johnannes Laube.

Un aspecto que es de gran inquietud, añade, es que algunos de estos nuevos gases se destruyen a un ritmo muy lento en la atmósfera, por lo que pueden permanecer en esa capa durante muchos años aún si el mundo tomara medidas ahora para frenar su emisión.

Para el científico Piers Forster, de la Universidad inglesa de Leeds, esta investigación pone de manifiesto que la destrucción de la capa de ozono no es algo que pertenezca a la historia. “Las concentraciones halladas en este estudio son muy pequeñas. No obstante, el artículo nos recuerda que necesitamos permanecer atentos y vigilar continuamente la atmósfera”.

Fuente: Crónica

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]