Academia Ambiental

Dejan coches por bicicletas; alumnos de la UIA y el ITESM, en Santa Fe, optan por la movilidad sustentable

biciEstudiantes de universidades ubicadas en Santa Fe, al poniente de la ciudad, han optado por dejar sus automóviles en casa y subirse a sus motocicletas y bicicletas para evitar el tráfico de la zona, últimamente agravado por las obras que ahí se construyen.

A bordo de sus dos ruedas, con motor mecánico o el natural de sus piernas, llegan más rápido y menos estresados a sus planteles. Además, ahorran dinero en combustible y otros gastos que implica un auto. Y ya de paso, hacen ejercicio y contribuyen a cuidar el medio ambiente, según sus propias palabras.

Y aunque todavía son pocos en comparación con toda la población académica, estudiantil y administrativa de esos planteles, están convencidos de que la moto y la bici son medios alternativos para moverse de su casa a su escuela en una de las zonas con más congestionamiento vial en el poniente de la ciudad.

Se trata de estudiantes del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores Monterrey (ITESM) y de la Universidad Iberoamericana. Ambas se ubican alrededor de la construcción de varios puentes vehiculares que recientemente han complicado aún más el tránsito de los miles y miles de automovilistas que a diario laboran en el complejo comercial de esta exclusiva zona del Distrito Federal.

Según datos proporcionados por autoridades del plantel, se ha notado un aumento, aunque ligero, del uso de estos vehículos entre la comunidad escolar para su arribo.

Menos tiempo, más sueño

“Vivo en las Lomas de Santa Fe. En la moto hago 10 minutos, en coche hacía 20 o más”, cuenta José Manuel Álvarez, estudiante de preparatoria del ITESM, campus Santa Fe.

Su gusto por las motocicletas, grandes y pequeñas lo practica desde los 12 años, pero apenas al inicio de este semestre decidió agarrar su motoneta “techada” para ir a la escuela. Desde entonces, dice, “ya tengo diez minutos más de sueño”.

Sus argumentos son simples: “ahorra muchísima gasolina, gasto un cuarto o tal vez menos que antes. Es mucho más rápido con todos los trabajos en los puentes y eso que están haciendo… si el tráfico está parado, puedes pasar en medio de ellos o alrededor”, cuenta mientras detiene su vehículo en el pequeño espacio que, por ahora, tienen las motos en el plantel para estacionarse.

Desde hace dos semestres, Ricardo Monarriz,estudiante de licenciatura, usa su motoneta para ir a la universidad. De su casa al plantel el reloj marca sólo cinco minutos.

“Antes llegaba en coche, pero el estacionamiento ya está muy saturado y ya era muy difícil encontrar lugar en coche… En la moto ya reduje el tiempo como 10 minutos y siempre encuentro lugar”, relata mientras se quita su casco protector.

Facilidad y seguridad

Encontrar un lugar para estacionar un auto en el ITESM campus Santa Fe puede significar más de diez minutos dando vueltas o parado con las luces intermitentes en espera de que un automóvil se vaya. En cambio, hallar espacio para una moto es fácil. Para las bicis, mucho más.

Reynaldo Ampudia, alumno de ingeniería industrial, tiene varios semestres yendo y viniendo de su casa a la universidad en bicicleta. “Vivo un poco cerca, me queda muy cómodo venir en bici para todas mis clases; de 7, de 10, a la hora que sea, hago entre dos y cinco minutos”, cuenta.

Aunque reconoce el riesgo de usarla pues dice que “tienes que cruzar banquetas, calles y como sabemos, la ciudad no está hecha para andar en bici”, dice que además de tiempo, este vehículo le facilita la vida.

“Siempre va a haber un lugar donde puedas amarrar tu bici, no tienes que estar dando vueltas en el coche.

Llegas a la pluma de la entrada, muestras tu tarjetón y te dejan pasar. Lo más benéfico es llegar, amarrar la bici y en menos de un minuto ya estás caminando a clase”.

Daniel Saavedra, alumno de prepa del Tec, lo secunda: “nos dejan estacionarla prácticamente en cualquier lado del estacionamiento y nos ponen tubos, tanto fuera de la prepa como de la universidad. Eso es bueno y muy seguro porque no te roban la bici ni el casco”.

Destaca que otro beneficio de este transporte es en la salud “Es muy buena para mantenerte activo físicamente, es buen ejercicio”.

Accesibilidad sin costo

En el primer nivel del estacionamiento de la Universidad Iberoamericana, existe desde varios años atrás un espacio exclusivo para motocicletas. Hasta hace poco se incorporaron también algunas estructuras triangulares fijas al piso para sujetar bicicletas en ese mismo espacio.

Ahí llega Javier Iparraguirre a estacionar su motocicleta. Es la primera vez que llega en ella a la universidad. “Lo decidí por el tráfico y las obras, es un buen medio para subir hasta acá. Antes usaba coche, pero con la moto sí le cortas mucho y es mucho más cómodo”, celebra.

Edmundo Pozos, director de Operaciones del grupo de voluntarios Iberomed, también se transporta en dos ruedas motorizadas. “Vivo en Interlomas y entre la subida y la bajada, me ahorro una hora y media fácilmente, en cualquiera de las dos”.

Resalta que “lo que antes me gastaba en gasolina es con lo que estoy pagando la moto. Era pagar 400 pesos a la semana y desde que tengo la moto, hace casi un mes, le he puesto 250 pesos de gasolina. Es ahorro de tiempo y de todo”.

Por si esos argumentos fueran pocos, ingresar en motocicleta y bicicleta al Tec y a la Ibero no cuesta, según información de ambas instituciones. En el primero, ni los autos pagan estacionamiento. En la segunda sí; pero los de dos ruedas pueden estar gratis el tiempo que sea.

Transporte comunitario

Rapidez, economía, comodidad y cero tráfico. Los estudiantes ciclistas y motociclistas coinciden en los beneficios de usar este tipo de vehículos para subir a Santa Fe.

Sin embargo, todos coinciden: no existe cultura vial de los automovilistas para convivir con ellos entre con el tráfico de la zona.

Dijeron que pocos conductores les ceden el paso. Por el contrario, muchos les cierran el paso y muestran actitudes agresivas, por seguridad o impotencia, lo que amenaza su seguridad, aún vayan protegidos.
Y para los que no quieran subirse a la moto o a la bici, en ambos planteles funcionan rutas de transporte interno en apoyo exclusivo a la comunidad universitaria para subir y bajar desde distintos puntos de la ciudad a Santa Fe y lo mismo para bajar.

El “Iberobus” cobra 30 pesos por viaje sencillo, pero se puede comprar un bono semestral por tres mil 900 pesos. Pasa por unos 30 puntos desde el norte del valle de México, el centro, poniente y sur del DF, donde abordan miles de usuarios cada semestre en horarios fijos.

El transporte del ITESM tiene 14 rutas, es usado por unas mil 500 personas diariamente en promedio y no tiene costo. En este plantel existe el “Tecnológico”.

Es un programa que consiste en que los alumnos de preparatoria pueden entrar en automóvil sólo si el conductor va acompañado de otros tres estudiantes. El propósito es reducir el uso del coche, fomentar el compromiso con el medio ambiente y velar por su seguridad.

Fuente: ElUniversal.com.mx
Por: Sara Pantoja.
Publicada: 6 de marzo de 2012.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]