RSE

De redes sociales y el dominio de la mujer en los roles de community manager

Equidad de genero

Las duras y arduas negociaciones nacidas de perfiles robustos con artimañas de peso se transforman bajo un velo de estrategias que parten de la psicología y empatía femenina

Trabajar en los medios sociales y digitales implica más que nunca el entendimiento de las personas. Según el Community Manager Report 2013 de SocialFresh el 61% de los gestores de redes sociales son mujeres. Otro dato interesante a tener en cuenta es que el 64% de los CM´s trabajan más de 40 horas semanales, y el 24% más de 50 horas semanales.

La mayoría estará de acuerdo que si hay algo que las mujeres tenemos de sobra son cualidades como la empatía, la facilidad para la palabra, y la gestión del entorno por medio de elaborados planes psicológicos -menos agresivos -que nacen en nuestra mente de forma natural. Sin mencionar los encantos innatos que nuestra suavidad despiertan orientando las negociaciones hacia un entorno más relajado, dulcificado y propicio para su consecución positiva. Ahora bien este artículo por más que verse sobre un género en particular no es con intención de desmerecer las virtudes del otro género sino simplemente comprender más el papel femenino en un rol específico del mundo empresarial. De ahí, la siguiente pregunta:

¿Qué nos hace ser tan buenas en la gestión de redes sociales?

Primero una acotación importante. El rol de gestor de redes sociales no cierne sólo en la constante presencia en las redes sociales o los foros sino que conlleva otras funciones como el posicionamiento del producto o servicio y su correcto entendimiento por parte del público objetivo, lo cual requiere de atención al cliente, impulso de las ventas y de la marca.

Mi interés no es mencionar las características que debe tener un Community Manager sino compartir un primer acercamiento hacia qué cualidades femeninas son propicias para la función de Community Manager.

Multiplicidad de tareas simultaneas

El hombre cazador, la mujer madre, esos eran los roles si nos remontamos a nuestros orígenes y revisamos la evolución desde el punto de vista de la antropología. El género femenino por su papel de madre ha desarrollado cualidades como la efectividad a la hora de realizar tareas simultáneas nacidas durante sus labores de atención de sus crías. Las redes sociales exigen diversidad de contenidos, inmediatez de respuesta y persistencia, e insistencia. Al igual que los hombres desarrollaron la focalización en un cometido como es el enfoque de la presa y la espera del momento oportuno, la mujer tiende a la actividad y producción constante en la atención de múltiples tareas.

Creatividad en los procesos

La creatividad siempre ha estado relacionada con los niños, y la parte más irracional de nuestro cerebro ya que todo proceso creativo exige la liberación de presuposiciones racionales que limitan nuestro pensamiento al reducirlo a estándares comunes. La tendencia femenina a ser experta en la relación con los niños la han mantenido más en contacto con la ingenuidad, inocencia e imaginación infantil. Rememoremos las palabras de Piccaso “Tarde cuatro años en pintar como Rafael, pero toda una vida en hacerlo como un niño”

Pensamiento global

El pensar fuera de la línea en un plano más amplio y global. Un punto bastante relacionado con la multiplicidad de tareas dado que siendo tan grande y variado el espectro de cometidos a realizar provoca que de igual modo en este caso la mujer genere estrategias o procesos que le permitan abarcar la globalidad del problema en una intención de optimizar su tiempo y recursos.

Pensamiento lineal

El dramatismo muchas veces llevado a la parodia en los medios de comunicación dado la tendencia femenina a pensar a medio y largo plazo es una cualidad muy útil en posiciones que requieren de estrategias que se consoliden y evolucionen en el tiempo. Es comúnmente conocida la ambición de las mujeres por crear escenarios estables, cualidad que debe ser, más que temidas, admiradas empresarialmente. El objetivo no es la parálisis tras la estabilidad sino la adrenalina y la persistencia invertidas en la búsqueda de la consolidación sobre lo que trabajamos.

Visión, intuición y contención

Este punto podríamos relacionarlo con el pensamiento global dado que la mujer no se limita a crear una estrategia sino que somos expertas visionarias de las consecuencias. Vemos el peligro, las debilidades o los puntos críticos con tremenda facilidad. La previsión de acontecimientos antes de tiempo es una cualidad muy útil en cuanto a la interacción con las personas porque nos permite desarrollar con anticipación acciones re-activas y no solo limitarnos a las pro-activas.

Aceptación de la expresión de las emocionales (Empatía)

Por último, las emociones, que irónicamente suelen salir a la palestra como el punto crítico de las mujeres y su debilidad, ahora, en las redes sociales pueden considerarse su fortaleza. Las mujeres estamos acostumbradas a lidiar con las emociones de otros, no nos asustamos sino por el contrario aprendemos desde temprana edad la manera de reaccionar ante diferentes situaciones de carga puramente emocional. En las redes sociales, la diplomacia y la contención de este tipo de situaciones son cruciales a la hora de establecer una relación con nuestros clientes o potenciales clientes. Por otro lado, la cuestionada frialdad de los medios on-line debe quedar compensada con un plus mayor de emotividad.

Para terminar os dejo una frase muy interesante y así todos reflexionamos también sobre qué cualidades realmente nos dotan de fortaleza:

“La ternura y la amabilidad con los demás no son signos de debilidad o desesperación, sino manifestaciones de fuerza y decisión.” Gibran Kahlil Gibran

Fuente: Puro Marketing.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario