Ambiental Notas

¿Cuánta energía consume el Mundial?

Jugadores, entrenadores y directores técnicos de todo el mundo, enormes estadios llenos de aficionados, medios de comunicación, colorido, alegría y muchísimo turismo es un conjunto que sólo puede estar relacionado con la Copa Mundial de Fútbol de Brasil 2014. Por desgracia, a este gran evento aún hay que sumarle factores que contribuyen a generar un severo daño ambiental, como el desperdicio de agua, combustible y energía eléctrica, o grandes cantidades de emisiones contaminantes.

Alrededor de 3 mil millones de espectadores en todos los países del mundo han estado sintonizando la Copa Mundial desde que inició el pasado 12 de junio y durante varios días más hasta conocer al ganador de uno de los más grandes eventos deportivos a nivel global. Probablemente sin darse cuenta, cada uno de ellos contribuye activamente a incrementar el gasto de energía relacionado con el torneo.

Aunque desde luego las actividades directamente relacionadas con la logística del evento tienen sus propias demandas en cuanto a recursos naturales y generan un impacto ambiental considerable pese a los esfuerzos realizados por reducir sus efectos contaminantes.

De acuerdo con un estudio realizado por la FIFA para calcular la huella de carbono del evento, el requerimiento de vuelos internacionales es el factor que genera un mayor impacto, pues es el responsable del 60% de las emisiones, mientras que el 40% restante proviene de camiones, cámaras, iluminación y todos los aparatos electrónicos necesarios para que la Copa del Mundo salga a la perfección.

Las operaciones de transmisión televisiva de la FIFA aportarán 24.670 toneladas de CO2 a la atmósfera, cantidad que equivale a 2.8 millones de galones de gasolina o 13.25 toneladas de carbón.

Para que el sonido de los estadios no se vea opacado por los gritos emocionados de los aficionados, la FIFA gastará energía suficiente para alimentar 260 millones de automóviles por todo un día.

La organización asegura que el objetivo de este estudio es identificar áreas de oportunidad que le permitan implementar mejores prácticas de sustentabilidad en eventos futuros, y reducir su huella de carbono un 6% para la siguiente Copa.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]