RSE

Creadores de Valor Compartido

En septiembre de 2007 Michael E. Porter, profesor de la Harvard Business School reconocido gurú en competitividad, desarrollo de negocios y Responsabilidad Social Corporativa, y Mark R. Kramer publicaron en la revista Harvard Business Review el artículo “Estrategia y sociedad, el vínculo entre la ventaja competitiva y la Responsabilidad Social Corporativa”.

Plantearon por vez primera el novedoso concepto de Creación de Valor Compartido. Indican que alrededor del mundo muchas empresas han hecho bastante por mejorar las consecuencias sociales y medioambientales de sus actividades, pero estos esfuerzos aún están lejos de ser todo lo productivos que podrían ser.

Actualmente, los enfoques de Responsabilidad Social Corporativa
(RSC) se conciben de una manera aislada y fragmentada de la estrategia de negocios por lo que se disminuye o anulan las mejores oportunidades de las empresas para beneficiar a la sociedad.

Sin embargo, es posible para las corporaciones implantar sus opciones de responsabilidad social bajo los mismos marcos que orientan sus decisiones de negocios. Así, pueden partir del enfoque que señala que la responsabilidad social es mucho más que un costo, una limitación o un acto de beneficencia: es una fuente de oportunidades, innovación y ventaja competitiva.

La empresa Nestlé, adoptó el concepto planteado por estos dos académicos para aplicarlo en toda su cadena de valor. Ahora para ellos, la RSC es una oportunidad de progreso social donde aportan recursos, experiencia y cono-cimiento a actividades que benefician a la sociedad donde se encuentran.

Un nuevo estándar de responsabilidad
La Creación de Valor Compartido (CVC) es una forma de entender la responsabilidad social corporativa, diferenciándola de la filantropía tradicional. La conforman la alianza entre empresa, gobierno y sociedad; donde el valor compartido generado en conjunto, se traduce en beneficios concretos como el apoyo al desarrollo rural, el cuidado del medio ambiente y una mejor nutrición para la población.

Estos beneficios tangibles muestran una forma diferente de pensar la responsabilidad social, reestructurarla y enriquecerla en un nuevo modelo llamado Creación de Valor Compartido. Para Nestlé esto no es nuevo, pues ya ha recorrido una larga trayectoria en el ámbito de la responsabilidad social.

En 1866 Henri Nestlé fundó esta mítica empresa con un sólo producto: unos cereales infantiles que fueron creados para salvar la vida de un niño del vecindario.

Desde ese momento su estrategia fundamental ha sido crear valor para la sociedad y al mismo tiempo para sus accionistas. Como consecuencia durante estos 141 años, Nestlé ha pasado de ser un pequeño negocio familiar a convertirse en la primera empresa de nutrición, salud y bienestar del mundo.

Alrededor del mundo, esta compañía además de ser líder en el mercado de productos alimenticios, también lo es en la Creación de Valor Compartido. Una condición necesaria para generarlo es demostrar un comportamiento responsable en cada una de las decisiones corporativas.

Esto supone observar los principios empresariales de la empresa, las legislaciones nacionales y las normas internacionales. De esta manera Nestlé se asegura de que sus disposiciones son sólidas desde el punto de vista del medio ambiente, justas desde la perspectiva social y económicamente viables.

En nuestro país Grupo Nestlé México, desde hace 80 años trabaja muy de cerca con comunidades rurales, organizaciones ambientales y programas de educación nutricional para Crear Valor Compartido.

Juan Carlos Marroquín Cuesta, presidente ejecutivo de Grupo Nestlé México, en repetidas ocasiones ha reiterado el compromiso social que esta firma ha refrendado con los mexicanos.

“Cuando en Nestlé hablamos de Creación de Valor Compartido, hacemos referencia a una serie de acciones y resultados cuyo impacto transforma a la sociedad en su conjunto, lo cual involucra a todos los actores que directa o indirectamente forman parte de la cadena de valor de nuestra empresa”.

Mejores prácticas, óptimos resultados
Para Nestlé crear valor compartido significa aportar valor a los agricultores que los suministran, a sus empleados y a otros sectores de la sociedad.

Por lo anterior el pasado 12 de octubre de 2009 se realizó en México el Primer Foro de Creación de Valor Compartido, organizado por Grupo Nestlé en conjunto con el Sistema de las Naciones Unidas, donde participaron expertos internacionales y académicos de primer nivel y analizaron con una visión vanguardista los temas de nutrición, agua, y desarrollo rural, además de compartir mejores prácticas empresariales.

En México tres son las directrices que conducen la estrategia de Creación de Valor Compartido de Nestlé:

Hábitos alimentarios adecuados
La firma de origen suizo ha trabajado muy de cerca con el Instituto Nacional de Medicina Genómica (INMEGEN) para apoyar la investigación científica y la formación de recursos humanos en este rubro y así generar productos saludables.

Así mismo han iniciado el primer estudio clínico para identificar el efecto de un probiótico exclusivo de Nestlé, para entender la causa de la gastritis y cáncer crónicos. El resultado ayudará a crear productos para una nutrición especializada.

Gestión sustentable del agua
El nivel de preocupación por la escasez de este vital líquido ha propiciado que asociaciones civiles en conjunto con Nestlé implementen estrategias para solucionar el problema del agua a largo plazo.

En este sentido, desde hace casi una década esta empresa ha reducido la utilización del agua hasta un 46%. Así, el compromiso de garantizar el manejo responsable del agua en la producción se ha convertido en un valor real en la cadena de valor de Nestlé.

Desarrollo del campo mexicano con enfoque sustentable
Revalorar y apoyar al campo mexicano es crucial para combatir efectivamente la pobreza. Al respecto, Grupo Nestlé México desde 1993 ha colaborado con el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales Agrícolas y Pecuarias en di-versas investigaciones y transferencia de tecnología relacionadas con el café, con la intención de generar una mejor cultura en la explotación del campo y au-mentar la productividad de éste.

En el mismo ario, fue rescatado el Banco de Germoplasma de variedades de café Robusta Mexicano para financiar la conservación de este recurso genético.

De esta manera, el Grupo Nestlé México hace inversiones positivas no sólo para sus socios, también para las comunidades donde se desarrolla.

Expansión, Especial Publicitaria, p.59-62
Click sobre la imagen para ampliar

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario