Ambiental Entendiendo la Responsabilidad Social

Cómo comunicar la urgencia de limpiar el océano con… basura

Cómo comunicar la urgencia de limpiar el océano con... basura

Para 2050 habrá másbasura que peces en el oceano. La forma de limpiar es… ¿más basura?

“El mar, una vez que lanza su hechizo, lo atrapa a uno en su red de maravilla para siempre”. –Jacques Cousteau.

En la playa la vida es diferente. A todos nos encanta disfrutar del océano en miles de maneras, pero cuando se trata de protegerlos y cuidarlos como que desaparece el amor que decimos tenerles. ¿Qué es lo que dejamos atrás al irnos de las playas? Parece casi imposible escapar del plástico en nuestra vida cotidiana, ¿no? Ni siquiera el mar puede estar libre de toda esa basura por nuestra culpa.

Ahora se cree que hay 5.25 trillones de desechos plásticos en el océano. De esa masa, 269,000 toneladas flotan en la superficie, mientras que hay unos cuatro mil millones de microfibras de plástico por kilómetro cuadrado de basura en el mar profundo.

Si paseamos en cualquier playa o viajamos en barco y miramos a nuestro alrededor, de inmediato nos damos cuenta que estamos rodeados de plástico, un material que no llegó ahí por sí solo. Esto es un espectáculo feo de plástico y basura que a nadie le gusta ver, pero muy pocas personas se preocupan por salvar las playas y el océano.

¿Qué es el plástico?

Cualquier grupo de materiales orgánicos sintéticos o naturales que pueden ser moldeados cuando son blandos y luego endurecidos, incluyendo muchos tipos de resinas, resinoides, polímeros, derivados de celulosa, materiales de caseína y proteínas usados en lugar de otros materiales, como el vidrio, la madera y los metales.

  • En los últimos diez años se ha producido más plástico que durante todo el siglo pasado.
  • El 50% del plástico que ocupamos, lo usamos una sola vez y lo tiramos.
  • 100,000 criaturas marinas mueren al año por enredarse en plástico.
  • Aproximadamente, 1 millón de aves marinas también mueren a causa del plástico.

Estadisticas sobre las consecuencias de basura en el oceano

  • Una bolsa de plástico puede matar a muchos animales porque tarda demasiado en desintegrarse.
  • Se cree que hay 46,000 piezas de plástico en cada milla cuadrada de océano.
  • Puede tomar entre 20 y 1,000 años para que una bolsa de plástico se degrade y, cuando lo hace, se convierte en polímeros y productos químicos tóxicos.
  • En todo el mundo, de 13,000 a 15,000 piezas de plástico se vierten en el océano todos los días.
  • Cada año, 6.4 millones de toneladas se vierten en el océano. Esto es lo mismo que 3,200 kilómetros de camiones cargados de basura.
  • Al menos dos tercios de las poblaciones de peces del mundo están sufriendo ingestión de plásticos.
  • Los científicos han identificado 200 áreas declaradas como “zonas muertas” donde ningún organismo vivo puede crecer.

El plástico está ahogando los océanos. Solo hay una manera de terminar con esto: declarando la guerra a todo el plástico en el mar.

El Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número 14 hace un llamado para conservar y utilizar de manera sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos. Según Peter Thomson, presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), la humanidad apenas se está despertando en la medida en que se está perjudicando a sí misma y al medio ambiente planetario, a través de las proporciones de plástico que está arrojando al océano.

Sin embargo, hay mucha gente que está haciendo todo lo que puede por ayudar a limpiar el océano.  ¿Sabías que existen artistas que están convirtiendo el plástico en algo hermoso? Entre ellos

  • Benjamin Von Wong, crea conciencia del problema haciendo fotos hermosas de la basura.

  • Mbongeni Buthelezi, busca el plástico desechado en las calles, que luego derrite y pinta con él.

Pintar con basura

  • Veronika Richterova, crea esculturas de botellas desechadas.

Escultura echa con botellas de plastico

Steve McPherson también hace miles de cosas con la basura que encuentra en las playas del Reino Unido.

Él es un artista y conferenciante cuya práctica incluye la instalación, la escultura, los objetos, los libros, colecciones, ensamblaje, collage, dibujo experimental, fotografía, video y sonido.

Su naturaleza obsesiva combinada con un amor por los libros, ha dado resultado a una serie de obras de arte de muchas categorías. Su amor por los cosas y los materiales se basa en su encanto alquímico, y su banalidad es valorada y desafiada tanto como su significado.

Desde instalaciones oceánicas de más de 3,000 libros derramados en el suelo en una galería de Londres o en el espacio de una tienda desechada de basura hasta pequeñas escenas de mutación y relación, encontradas y conservadas en cajas de muestra, forman el contenido de un wunder krammer contemporáneo continuo y creciente.

En su obra más reciente, McPherson combina objetos encontrados en la costa local, con un texto de resumen que da una identidad potencial. Estos artículos desechados, desgastados por las olas y blanqueados por el sol, están arreglados a veces por el color y a veces por otras taxonomías específicas, utilizando de nuevo las nuevas obras para revelar de manera sutil –mediante el uso del texto, el contenido y la estética– que la verdad, la historia y la información son cuestionables y relativos con nuestra percepción.

En 2003, McPherson terminó Artist Residency con la galería de Bonhoga en las islas de Shetland. El año siguiente, su programa individual “From Here – Where You Are” presentó mapas deconstruidos e imágenes fotográficas. En 2007, mostró su trabajo en la galería Rebecca Hossack de Londres, y más recientemente en Wills Art Warehouse.

Sus obras también han aparecido en revistas y publicaciones como Creating Artist Books (A & C Black), Succor, Journal of New Fiction & Poetry, Aesthetica Magazine, Daily Constitutional (Estados Unidos), Alternatives Journal (Canadá) y la revista Pushing Out The Boat (Escocia).

Estos son algunas de sus obras:

1. 70 objetos plásticos marinos/de playa.

Obra de Stephen McPherson

2. Visibilidad.

Obra de McPherson

3. Oscuro.

Obra de McPherson

4. Annuli.

Obra de McPherson

5. Profundo.

Obra de McPherson

6. Correlación.

Obra de McPherson

7. Estribor.

Obra de McPherson

8. Longitudes de onda.

Obra de McPherson

9. 60 objetos perdidos por accidente y desventura.

Obra de McPherson

10. 16 figuras no. 2, incluyendo el valiente y el tonto.

Obra de McPherson

Hay muchas cosas interesantes sobre su esfuerzo de comunicar la urgencia de limpiar las playas y el océano en su cuenta de Instagram:

  • Buceador.

  • Delfín.

  • Cuentas.

  • Yoda de Lego.

  • Pingüino.

Los océanos están en crisis. Echa ojo a estas 5 cosas que podemos hacer para salvarlos y no solo hablar de lo mucho que nos importa conservarlos.

Tres mil millones de personas dependen de los mariscos como su principal fuente de proteínas, según el Marine Stewardship Council. No obstante, los océanos del mundo se ahogan en plástico y amenazan la vida marina.

1. No usar desechables y evitar el envasado de plástico

Cada año, más de ocho millones de toneladas de plástico se vierten en los océanos, amenazando la vida marina y afectando la salud de las personas a través de los productos químicos tóxicos contenidos en el plástico, los cuales se acumulan en los mariscos y peces que consumimos. Estas son algunas cosas que puedes hacer al respecto:

  • Elegir envases de papel o de vidrio en vez de plástico cuando sea posible.
  • Evitar el uso de bolsas de plástico y botellas, tazas desechables, cubiertos, popotes y vainas de café.

Mundo de plastico

2. Producir menos residuos

En general, estamos comprando demasiadas cosas y podemos consumir mucho menos. Por eso es importante reutilizar y reciclar.

Esto es el tiempo que toma para que ciertas cosas se deshagan en el agua.

Tiempo necesario para que algunos articulos se deshacen en el agua

3. Comer menos pescado

Los océanos están sobreexplotados, y según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el 32% de las poblaciones de peces del mundo son explotadas más allá de sus límites sostenibles. Hasta el 90% de todos los grandes peces depredadores como el bacalao, tiburones, marlín y atún se han agotado. La solución es comer menos mariscos y pescado.

4. Reducir la huella de carbono

Los niveles cada vez mayores de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera contribuyen al aumento de las temperaturas, incluido el calentamiento de los océanos.

Reducir la cantidad de CO2 que cada uno de nosotros emite puede sonar inútil, pero existen muchas maneras de hacer la diferencia, como por ejemplo conducir menos. Los estudios han demostrado que el 30% de la diferencia en millas por galón se debe solo a los hábitos de conducción. Algunas soluciones incluyen el carpooling, andar en bicicleta y caminar distancias cortas.

  • Comprar localmente las frutas y verduras, y reducir la cantidad de consumo de carne y pescado.
  • No gastar demasiada agua y electricidad en casa.
  • Apagar los aparatos cuando sales.

5. Pensar en qué tan verde es tu mascota

Si tienes un gato o un perro, sus alimentos y desperdicios pueden afectar gravemente los océanos.

Un estudio de 2008 encontró que la industria de alimentos para mascotas utiliza 2.48 millones de toneladas de pescado forrajero cada año, únicamente para la comida de gato húmedo. Recuerda que no es buena idea descargar las heces de gatos en el inodoro ya que puede contener patógenos dañinos para la vida marina.

El futuro de los océanos

Los océanos del futuro son de plástico y las próximas generaciones puede que no los conozcan por nuestra culpa. Ahora es el momento de actuar. Aún estamos a tiempo de salvar algo que nos gusta demasiado para seguir destruyéndolo. No existe una idea milagrosa que resolverá todos los problemas de plástico y basura en los océanos, de hecho, se necesitan muchas soluciones.

Los océanos nos pertenecen a todos y todos podemos hacer las cosas de manera diferente. Es nuestra responsabilidad salvarlos porque nosotros los contaminamos.

Las misiones imposibles son las únicas que tienen éxito, según Jacques Cousteau. ¿Crees que esta misión imposible puede tener éxito si se comunica de esta manera? Qué prefieres, ¿océanos de plástico u océanos de agua limpia? De ti depende.

Acerca del autor

Daniela Lazovska

Dejar un comentario