El juicio sobre violación de patentes será resuelto por nueve personas no expertas; en la resolución se ponen en juego miles de millones de dólares en daños y sanciones.

Después de 50 horas de testimonios, cientos de pruebas, millones de dólares en honorarios para legistas y testigos expertos, 84 instrucciones del tribunal y 4 horas de argumentos de cierre en el juicio, el caso de violación de patentes que Apple entabló en contra de Samsung el 15 de abril de 2011 está ahora en manos de siete hombres y dos mujeres sin experiencia previa en patentes, contratos o leyes antimonopolio.

Cuando el jurado vuelva al juzgado federal de San José, California, a las 9 de la mañana, hora del Pacífico, enfrentará un formulario de veredicto de 20 páginas brutalmente detallado que les pide decidir si, como afirma Apple, Samsung ilegalmente «robó» el iPhone y la iPad; o si por el contrario, como afirma Samsung, Apple intenta que el jurado ejecute en la corte lo que él no ha podido hacer con su competidor más fuerte en la arena del mercado.

Están en juego principios que sientan precedentes sobre el valor del diseño, la invención y la propiedad intelectual; sin mencionar los miles de millones de dólares en concepto de daños y otras sanciones.

Casos tan complejos e importantes como éste casi siempre son decididos por un juez, o alcanzan un acuerdo extrajudicial antes de ir a un jurado.

Fuente: cnnexpansion.com
Por: Philip Elmer-DeWitt
Publicada: 22 de Agosto de 2012

Acerca del autor

ExpokNews