Ambiental

Brasil se moviliza e intenta influir para lograr un acuerdo climático mundial

Hace algunos días, Brasil anunció una meta voluntaria para cortar sus emisiones de carbono, en un gesto político que apuntaba a llamar la atención de las naciones desarrolladas.

Lamentablemente esto no rindió el fruto deseado y el domingo los líderes de los países más contaminantes del mundo, Estados Unidos y China, finalmente dejaron en claro que no habrá un trato vinculante en Copenhague.

Sin embargo, el país parece no bajar los brazos. Tanto los ministros de Medio Ambiente y ministra-jefe brasileños como el presidente Luiz Inácio Lula da Silva han realizado declaraciones y emprendido acciones para seguir impulsando un trato climático global.

Brasil ya había demostrado liderazgo con el plan presentado la semana pasada, en el que el país se comprometió a reducir sus emisiones de carbono de un 36 a un 38,9% para 2020, con respecto a los niveles a los que llegaría si no se tomara ninguna medida. Pero ahora el país sudamericano está involucrándose más para lograr que se avance sobre el tema.

De acuerdo a Jornal do Brasil, tanto el ministro de Medio Ambiente Carlos Minc como la ministra-jefe de la Casa Civil Dilma Rousseff, están comenzando acciones para poner a Brasil en una posición de liderazgo para llegar a un acuerdo en Copenhague.

Desde esa ciudad, donde participó de una reunión de emergencia, Rousseff señaló, de acuerdo a O Globo: “Todavía hay posibilidad de que la cumbre termine de una forma positiva, cuando comience a haber un esfuerzo de los países desarrollados de colocar en la mesa metas y números concretos”.

Por su parte, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva confirmó que participará de la cumbre en Copenhague el 16 y 17 de diciembre y que cree que se puede llegar a un acuerdo más allá de la decisión de EEUU y China.

De acuerdo a O Globo, Lula aseguró que ningún país podrá escapar de presentar números sobre emisiones, ni siquiera las naciones más contaminantes del mundo. Si bien aseguró que no le sorprendió el anuncio de los países mencionados, señaló que Brasil tomó la iniciativa de poner metas claras justamente para poder demostrar a aquellos países que tratan de “dar lecciones a Brasil” que el país hizo su parte y que es su turno.

Brasil no fue el único que no aceptó a rajatabla el anuncio de China y EEUU. La primera ministra de Alemania, Angela Merkel, afirmó que su país continuará apoyando objetivos ambiciosos para la cumbre.

Sin embargo, el secretario general de cambio climático de la ONU, Yvo de Boer, indicó que lo más probable es que un trato vinculante llegue recién en 2010. De todas formas, la carrera de esta forma sigue y lo que queda claro es que la respuesta final saldrá de las reuniones de diciembre.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]