En Barcelona se ha abierto una nueva forma de transporte público: El Bicing, que no es otra cosa que el uso institucionalizado y sistemático de la bicicleta. Una forma sencilla, práctica y sostenible que se puede utilizar en trayectos por la ciudad.

El Bicing es una alternativa complementaria al transporte público tradicional. El sistema es muy sencillo: uno se suscribe ví­a internet y por seis euros (precio promocional, el precio real será de 24 euros) puede hacer uso del servicio por un año ví­a una tarjeta que llega por correo. Una vez con la tarjeta, simplemente se retira la bicicleta de cualquiera de las estaciones de Bicing, se usa durante el trayecto y se devuelve en la estación más cercana al destino.

Pregunta obligada ¿Cómo se evita que la bici sea utilizada para fines recreativos y más tiempo del señalado? Sencillo: Los primeros treinta minutos de cada trayecto están incluí­dos en la tarifa de abonado/a. A partir de ahí­, se paga según el tiempo que se utilice la bicicleta, con un máximo de dos horas por trayecto. (Se entiende por trayecto el recorrido que se hace en bicicleta desde una estación a otra).

El servicio cuenta con 100 estaciones y 1.500 bicicletas esperando. La mayorí­a de estaciones Bicing están cerca de los accesos del metro, del tren y de los aparcamientos públicos. El servicio estará operativo los 365 dí­as del año de 5 a 24 hrs. Viernes y sábados funciona 24 hrs.

El Bicing es un nuevo medio de transporte público y un complemento ideal al transporte tradicional de la ciudad de Barcelona. Su finalidad es cubrir los pequeños trayectos diarios que se hacen por dentro de la ciudad.

La web de bicing puede ser consultada tanto en castellano como en catalán e incluye el mapa de estaciones, información general del servicio, noticias, tarifas y la forma de abonarse.

De momento, las bicis de bicing no tienen publicidad, pues se paga con las multas y servicio de area verde (algo como los parkimetros en México, pagar por estacionarse en zonas del centro, por horas, incluso si se es vecino de la zona, aunque se pagarí­a precio reducido).

Desconocemos la empresa ejecutora del programa para Barcelona; en Sevilla, obviamente en conjunto con el Ayuntamiento, la compañí­a responsable del equipo es JCDecaux, primera organización mundial de bicicletas en libre servicio, quien también ejecuta la misma acción en Viena (Austria) así­ como en Lyon (Francia) y Bruselas (Bélgica). En los próximos meses, se va a instalar en Marsella, Aix en Provence, Mulhouse y en Parí­s donde se va a poner a disposición el mayor dispositivo en el mundo con un total de 20.600 bicicletas en libre servicio.

Un beneficio popular de primer mundo que además de todas las ventajas ya citadas, constituye una poderosa medida medioambiental y que obviamente es susceptible de branding y/o patrocinio. Brillante en todos aspectos.

Acerca del autor

ExpokNews

Comentarios