Ambiental

Al Golfo de México aún le espera lo peor

Dos semanas después de que British Petroleum logró tapar su pozo en el Golfo de México, los expertos estiman que lo peor está por venir porque, por ejemplo, las reservas de las pesqueras se agotan.

La empresa Motivatit Seafood, de Louisiana, perdió más de cinco millones de dólares en los últimos tres meses por el derrame `provocado por la explosión de la plataforma Deep Water Horizon de British Petroleum.

“Tuvimos tres meses difíciles durante el cual se afectó nuestra reputación, porque la gente cree ahora que nuestro pescado está contaminado, por lo que estamos vendiendo nuestras reservas.

Afortunadamente, no tuvimos que despedir, hasta ahora, a ninguno de nuestros empleados y nos hemos mantenido ante la competencia”, dijo a Excélsior Kevin Voisin, vicepresidente de Desarrollo de Nuevos Negocios de la empresa familiar.

“El efecto lo vamos a ver próximamente, por la poca producción de las compañías pesqueras. Además, vamos a ver que la cantidad de atún que se capture va a disminuir, pasará lo mismo con el calamar, el camarón y todos tipos de mariscos y pescado, así como de crustáceos que existen en el Golfo, hasta las ballenas y delfines”, afirmó a este diario Óscar García Pineda, científico de la Universidad Estatal de Florida (FSU) en Miami.

Las diferentes instituciones estadounidenses encargadas de monitorear el derrame de crudo señalaron que por el momento es imposible saber cuántos empleos se perdieron por la tragedia ecológica y cuál fue el impacto económico sobre la industria pesquera y turística.

Los expertos estiman que miles de personas perdieron su trabajo y la industria hotelera tuvo una baja en reservaciones.

“Me encontré con taxistas que me dijeron que sus ingresos disminuyeron de entre 30 y 50 por ciento.

Durante tres meses, los pescadores no pudieron trabajar porque el gobierno prohibió la pesca y el acceso al mar, y ahora q1ue reabrieron ciertas zonas, no sabemos si el pescado está bueno”, afirmó el ecologista Jean-Michel Cousteau, hijo del llamado amante de los océanos Jacques-Yves Cousteau.

Para el estado de Louisiana, el principal productor de mariscos del país, las ventas anuales de la industria pesquera representan normalmente mil 800 millones de dólares y las de la pesca recreacional genera otro mil millones de dólares.

Los dos mil kilómetros de costa que tiene Florida en el golfo albergan numerosos sitios turísticos, además de una importante industria pesquera y santuarios naturales que ahora están amenazadas por el derrame petrolero, dijo el gobernador del estado, Charlie Crist. Esos recursos le generan unos 526 mil millones de dólares anuales.

El estrecho recibe anualmente 80 millones de turistas, que dejan ingresos al estado de unos 65 mil millones de dólares.

Cortnee Ferguson, vocera del Centro de Información Conjunto de BP y de la Guardia Costera de EU, informó que la región de Alabama, Florida y Louisiana sufrieron la baja del turismo, pero notó que la gente vuelve poco a poco a la zona. EN el Parque Nacional de las Islas del Golfo, entre Florida y Alabama, los turistas continúan visitando y aprovechando las playas.

“Desde la semana pasada, las playas del parque se ven mucho más limpias que hace un mes. Los trabajadores continúan limpiando las playas que siguen afectadas por el petróleo, pero ya no tienen parches como entes”, señaló Ferguson.

La revista Science informó el viernes que le pozo de BP liberó una columna de hidrocarburos de más de 35 kilómetros de largo y 200 metros de altura. La columna se ubica a mil 100 metros de profundidad.

El estudio, realizado por la Institución Oceanográfica Woods Hole (WHOI), señaló que la explosión y hundimiento de la plataforma petrolífera DeepWater Horizon, la madrugada del 21 de abril formó una columna de residuos cuya degradación natural es muy lenta.

“Esa columna no se puede limpiar y tendrá un impacto directo sobre el ecosistema marino. Las autoridades no tiene la capacidad de tomar decisiones sobre una tragedia como esa porque no existen tecnologías ni plan de emergencia”, afirmó Jean-Michel Cousteau.

Nuevos estudios estiman que un kilómetro de residuos químicos y tóxicos permanece en la superficie del mar.

En cuanto al petróleo que sigue en el golfo, García Pineda afirmó que se desestiman las cantidades, que según él, podrían alcanzar los seis millones de barriles. Las autoridades estadounidenses dijeron que 30 por ciento del crudo derramado permanecía en el mar.

Aproximadamente cinco por ciento de todo el petróleo de limpió, se quemó o se recogió, señaló el experto de la FSU. Alrededor de 20 por ciento se evaporó, lo que quedaría más de 50 por ciento del crudo en el mar.

“Lamentablemente no hay solución para limpiar el derrame. Había una solución que era la de Ecosphere Technology, maquina que separaba el crudo del agua, pero los gobiernos estatales y BP tardaaron tanto en tomar decisiones que ni es funciona ahora. Sólo se puede quitar cuando el petróleo llegue a la playa”, expresó Cousteau.

García Pineda coincidió con el ecologista y agregó que la única manera de quitar los hidrocarburos del mar es por la degradación natural, lo que tomará años y hasta varias décadas para desaparecerse.

“Aseguro que en 10 años, si vas a playas de Tamaulipas, Texas o de Louisiana, por ejemplo, encontrarás residuos del petróleo de este derrame. Se necesitarán varias décadas para que naturalmente se degrade”, dijo.

Jean-Michel Cousteau participó en la investigación sobre el accidente del barco Exxon Valdez, en Alaska en 1989, y 21 años después, la población sigue afectada por ese derrame.

“Le puedo asegurar que si cavas la arena de la playa, encontrarás petróleo a menos de 30 metros de profundidad. La población sigue afectada por esta tragedia que fue mínima en comparación con lo que pasó en el golfo, entonces imagina el impacto que podría tener sobre las oblaciones y los ecosistemas de las zona”, lamentó el hijo del difunto explorados francés Jacques-Yves Cousteau.

Los dos especialistas criticaron a los medios por la desinformación sobre el derrame y por el hecho de que ya no se habla más de la tragedia porque, según ellos, desde que se tapó la fuga, creen que todo está bien.

“Hablamos de la peor tragedia no militar provocada por el hombre y que va a durar muchísimos años, posiblemente varias décadas. Los medios ya pasaron a otros temas y creen que ya no hay petróleo en el mar y en las costas, pero es totalmente falso pensar eso. Fui al golfo y le aseguro que hay petróleo por todos lados: en el mar, en las playas y principalmente en los pantanos, que son lugares de más difícil acceso y donde los animales se reproducen”, indicó Cousteau.

El especialista de la FSU comentó que el real impacto se conocerá en los próximos años, cuando los residuos de petróleo caerán en el suelo marino y que afectará las áreas más sensibles de las cadenas alimenticias de la fauna marina.

“Las nuevas generaciones de la fauna marina van a estar afectadas físicamente durante los próximos años o décadas. En ese momento podremos decir qué impacto ha tenido el derrames, porque actualmente ha sido mínimo, pero la real catástrofe está por venir”, explicó García Pineda.

Los dos expertos estiman que la decisión de poner dispersantes en el mar para quitar el petróleo fue lo peor que han decidido las autoridades, ya que los producto químicos contaminaron el agua, lo que va a durar un largo periodo.

“Los productos químicos que usaron están prohibidos en Europa y contaminaron toda el agua. Se necesitará muchísimo tiempo parque se descontamine el mar. Las consecuencias se evaluarán en los próximos años”, afirmó Cousteau.

Tanto Cousteau como García Pineda y Voisin urgen a las autoridades estadunidenses que monitoreen el impacto del derrame de crudo sobre la fauna marina para evaluar la calidad de los productos, porque no se sabe todavía si los peces son comestibles. Ahora que el gobierno reabrió ciertas zonas de pesca, se deberán hacer estudios para ver qué alimento no están contaminados.

“El gobierno debe asegurar nuestra industria, debe monitorear los productos para que no pequemos lo que sea y vendamos alimentos contaminados. Las autoridades deben garantizar que la comida es segura. Es importante proteger la industria, pero también la salud de nuestros clientes”, afirmó Kevin Voisin.

Cousteau pidió al gobierno que se cree un sistema de prevención y un plan de emergencia eficaz para que accidentes como el del Golfo de México pueden ser evitados, y reclamó la creación de una comisión internacional, independiente de la política y de la industria petrolera, para que otorgue los permisos de excavación e instalación de plataformas y las supervise.

El ecologista concluyó con que es el momento para buscar nuevas propuestas para el desarrollo de las energías renovables como las solar, le eólica y la hidráulica, entre otros, ya que el petróleo es un combustible antiguo que ya no está adaptado al sistema actual.

Fuente: Excélsior; Global, p. 4
Autor: Pierre-Marc René
Publicada: 22 de Agosto 2010

Click sobre la imagen para ampliar

golfo

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]