RSE

Aeroméxico se coloca a la vanguardia con sus vuelos verdes

Aeroméxico se coloca a Ia vanguardia del sector aéreo e inaugura su nueva ruta de vuelos ecológicos, que durante 52 semanas irán de Ia Ciudad de México a San José, en Costa Rica.

En este programa, único en su tipo, se emplean aviones Boeing 737 Nueva Generación que utilizan una mezcla de bioturbosina y turbosina de origen fósil.

Después del éxito obtenido durante el primer vuelo transoceánico comercial en el mundo con bioturbosina (México — Madrid, agosto 2011), Aeroméxico continúa enfocando sus esfuerzos en materia ambiental y, a fin de reducir su nivel de emisiones, recientemente estableció una nueva ruta de Vuelos Verdes.

De esta manera, a lo largo de un año, quienes viajen a San José —partiendo del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM)- lo harán a bordo de aeronaves impulsadas per bioturbosina.

Este combustible, certificado para su uso en la aviación es una mezcla de hidrocarburos que se producen a partir de aceites obtenidos de plantas cultivadas en zonas marginales o desérticas con turbosina de origen fósil suministrada por Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA).

“Después de considerar varias alternativas, elegimos este país centroamericano debido al fuerte compromiso, de su gobierno y, habitantes, con la protección del medio ambiente”, explicó Héctor Reyes, Subdirector de Asuntos Corporativos de Aeroméxico.

Impacto Cero

Para estos vuelos, realizados cada martes, se utilizara un 85% de turbosina fósil jet y 15% de bioturbosina. “Buscamos incentivar el desarrollo y producción de combustibles alternativos, neutros en carbono”, sostuvo el directivo.

Además, Aeroméxico ha puesto en marcha una serie de iniciativas que buscan provocar un menor impacto ambiental y una baja huella de carbono. Por ejemplo, la tripulación de los Vuelos Verdes está capacitada para que, al terminar el recorrido, haga una adecuada separación, manejo y gestión de los residuos producidos durante el vuelo, que son depositados en contenedores específicos en la ciudad destino.

Durante los vuelos, se proyecta un video con información sobre esta iniciativa, para comunicar a los pasajeros los beneficios que trae consigo el ahorro de agua y energía eléctrica a bordo de la aeronave, al mantener cerradas las persianas de las ventanillas.

En julio pasado, instalo winglets (dispositivos aerodinámicos que se colocan en los extremos del avión con el objetivo de eficientar el uso de combustible) en dos de sus equipos Boeing 767, con los que se espera un ahorro de mil 341 toneladas de emisiones en sus vuelos a Europa y una reducción de 96 mil litros anuales de combustible par avión.

En este sentido, también fue modificado el sistema de freno para aligerar la carga de los aviones y se instruyo a los pilotos para que recurran a la reversa o acelerador sólo cuando sea estrictamente necesario, disminuyendo así el empleo de combustible y, en consecuencia, las emisiones.

En la etapa inicial del proyecto, Aeroméxico está midiendo con precisión el impacto y las reducciones generadas para, posteriormente, extender el programa a otras ciudades del mundo.

Esfuerzos sustentables

De manera interna, Aeroméxico ha aplicado estrategias sustentables, tales como:
Campaña para incentivar el ahorro de agua, papel y energía eléctrica.
Instalación de lámparas ahorradoras, fotoceldas y fotosensores. Construcción de techos termo-acústicos, que optimizan el use de equipos de aire acondicionado.
Las llantas de aviones son vendidas a compradores que las usan en muelles o embarcaderos.
Distribución de contenedores específicos, incluyendo el depósito de baterías.
Se construyeron trampas de aceite en talleres, para evitar que este llegue al drenaje.
Cuenta con plantas de tratamiento de aguas grises.
Se han establecido zonas de vegetación en áreas cerradas y abiertas.
En la limpieza de oficinas, se eliminó el use de sprays.
Emplea papel ecológico para labores de fotocopiado.

Fuente: Equilibrio, p. 20-21
Publicada: noviembre 2011.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario