RSE

¿A dónde fueron a parar los 100 millones que donó Mark Zuckerberg a educación en Newark?

Mark Zuckerberg

El fundador de Facebook Mark Zuckerberg ha logrado ya trascender su papel como un gran emprendedor tecnológico y dirigente de la afamada red social para convertirse en un verdadero filántropo, llegando incluso a encabezar las listas de la generosidad en Estados Unidos junto a su esposa Priscilla Chan durante 2013. Sin embargo no todas sus donaciones han tenido finales felices y las realizadas a la educación en Newark podrían el ejemplo perfecto de ello.

Durante septiembre de 2010 Zuckerberg destinó una importante aportación 100 millones de dólares para impulsar la educación en Newark, Nueva Jersey. El plan era convertir a esta ciudad en sinónimo de excelencia académica en el país, para lo que se buscaría contratar a los mejores docentes, y especialistas en distintas áreas como evaluación y comunicación para trabajar en conjunto para lograr incrementar la calidad de las escuelas y el nivel académico de sus estudiantes.

La cifra entregada a la alcalde de Newark Cory Booker y Chris Christie, gobernador de Nueva Jersey sería destinada a la creación de Education Foundation, una startup dedicada mejorar las condiciones de las escuelas en esa parte del país. “Luego de que logremos estos cambios y mejoremos el sistema educativo de Newark, creo que eso se convertirá en un símbolo que puede ser replicado en todo el país”, aseguró Zuckerberg entonces.

Cuatro años después los resultados no se han hecho presentes y los millones del fundador de Facebook parecen haberse esfumado en el aire, por lo que los padres de los niños en edad escolar que habitan en esta ciudad han comenzado a preguntarse a dónde fue a parar el dinero que el empresario donó para mejorar la educación pública en la zona.

Durante los meses siguientes a la donación se hizo evidente que el plan no estaba funcionando como debería, tanto Brooker como Christie estaban omitiendo la ejecución de diversas partes fundamentales, como la contratación de un superintendente capaz para guiar la transformación del sistema educativo local, por lo que Zuckerberg se vio obligado a presionar a los funcionarios para la contratación de dicho líder. Fue así como Cami Anderson llegó a dirigir el proyecto, las expectativas de que revirtiera la situación negativa eran altas, y las posibilidades escasas.

De inmediato Cami buscó atacar el problema de la mejor manera posible, pero los resultados quedaron nuevamente inconclusos cuando descubrió que previo a su llegada, la ciudad ya había gastado gran parte del presupuesto, lo que dificultó aún más el avance del proyecto. Se dice que un gran porcentaje de los recursos fueron destinados salarios y bonos para los docentes en distintas escuelas y a la creación de nuevos programas educativos, sin embargo la falta de transparencia dentro de las instancias involucradas entre las que se encuentran Foundation for Newark’s Future, receptora directa del donativo, ha dificultado considerablemente el acceso a esta información.

De este modo, a pesar de sus importantes donativos, Zuckerberg ha visto frustrados sus planes de convertir a Newark en un sinónimo de excelencia académica dentro de los Estados Unidos. En cambio la situación en la que se encuentra su sistema educativo es un ejemplo de lo que sucede con un proyecto que tiene una mala gestión de recursos y carece de métodos de control y transparencia claros que permitan dirigir los esfuerzos económicos y sociales en una misma dirección y alcanzar el éxito.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]