RSE

¿Cómo alimentar a 7,000 millones de personas?… la respuesta no a todos les gusta: transgénicos

tomates-transgenicosEl 31 de octubre recibió a su habitante número 7,000 millones… y no hay alimento para él ni para quienes le seguirán. Bueno, sí hay, pero no a todos les gusta: los transgénicos.

Hace 10 años, la fusión de los negocios agropecuarios y de AstraZeneca y Novartis dio como resultado la creación de Syngenta, compañía suiza que hoy registra ventas por 8,000 millones de dólares (mdd) anuales en sus cultivos mejorados, sin contar los ingresos porproductos para el cuidado de las cosechas, semillas y jardinería. Hoy nos encontramos, en exclusiva para Alto Nivel, en su Centro de Investigación y Desarrollo en Stanton, Minnesota.

La meta es clara: unir los servicios de genética, química y biotecnología en favor de siete cultivos: cereales, arroz, maíz, caña de azúcar, soya, hortalizas y semillas oleaginosas. ¿El objetivo? Incrementar y mejorar la producción mundial y apoyar al agricultor con su cosecha.

El dilema mexicano

En nuestro país, donde el maíz es el cultivo por excelencia, la situación regulatoria ha impedido la aplicación total de las tecnologías de Syngenta. La firma tropieza constantemente con las regulaciones sobre la siembra de productos transgénicos e híbridos. Para Antonio Aracre, director regional para América Latina y director de operaciones para América Latina Sur, un cambio en las leyes sería muy benéfico para el país.

La transformación en México se basa en dos cosas: 1) cambiar las hectáreas que hoy se siembran en maíz a través del open pollinated por variedades de híbridos con una diferencia en el rendimiento tres o cuatro veces mayor, y 2) implementar regulaciones que avancen más rápidamente en la aprobación de eventos transgénicos, como el maíz.

Para Syngenta, el cultivo de maíz en México está dividido en dos regiones: el norte, desarrollado y tecnificado, y el sur, con pequeños productores ajenos a la tecnología por falta de conocimiento.

Las mejoras a la regulación en los cultivos transgénicos podrían incrementar la producción del maíz para cubrir el consumo doméstico y desarrollar un mercado de exportación. Hoy México nimporta anualmente 10 millones de toneladas de maíz amarillo.

El tema de siembra y cosecha de productos transgénicos es sensible en México y Europa; quizá debatible en Asia, pero dejó de serlo en Brasil y Argentina, y nunca lo fue en Estados Unidos, a decir de Aracre.

“Si se discute con base en la ciencia, hay pocos cuestionamientos. Si quisiéramos un esquema de producción orgánico, perderíamos 50% de la producción actual, lo cual haría prohibitivo los precios de los alimentos”, añade.

Un híbrido cooperativo

Mientras que Brasil fomentó las cooperativas para atender a los pequeños productores y llevarles la tecnología en conjunto con Syngenta, en México este modelo no ha funcionado.

“Se debe reinventar.Con las cooperativas, pocos se enriquecen y la mayoría de los campesinos se arruinan”, indica Casabianca.

Por lo pronto, la Sagarpa está haciendo esfuerzos para promover programas asociativos. “Se podría transformar definitivamente la forma de producir maíz, respetando la cultura y las especies autóctonas, pero tecnificando la industria agropecuaria”, finaliza Aracre.

Fuente: Revista Alto Nivel, p. 45-50.
Por: Bernardo Flores Heymann.
Publicada: noviembre de 2011.

Click sobre la imagen para ampliar

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]