Ambiental

¡Alberto Cárdenas, renuncia!

DF, México — “Cierra” Greenpeace instalaciones de Sagarpa debido a la ineficiencia de la secretaría para contener la contaminación transgénica del maíz; los activistas cerraron la entrada principal de ésta con candados, cadenas y calcomanías con la leyenda “Clausurado por permitir la contaminación transgénica del maíz mexicano”.

Debido a la incompetencia que ha demostrado la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) para contener el caso de contaminación de cultivos de maíz convencional con maíz transgénico en el estado de Chihuahua, Greenpeace clausuró las instalaciones de la secretaría y exigió al titular de esa dependencia, Alberto Cárdenas que renuncie al cargo.

Los activistas cerraron la entrada principal de la Secretaría con candados, cadenas y grandes calcomanías con la leyenda “Clausurado por permitir la contaminación transgénica del maíz mexicano”. La medida ocurre a diez meses de que Greenpeace alertara a las autoridades federales y estatales de la Sagarpa sobre el riesgo de contaminación con maíz transgénico en el Estado de Chihuahua.

La organización denunció la actitud irresponsable de funcionarios de Sagarpa, que pone en evidencia su complicidad con la empresa transnacional Monsanto, ya que se han dedicado a  promocionar el cultivo de maíz transgénico en los estados productores de este grano, avalando las mentiras de que sólo así se pueden mejorar las cosechas y no con mejores programas y apoyos al campo.

“Tenemos diez meses insistiendo sobre el riesgo de contaminación con maíz transgénico en Chihuahua, pero en todo ese tiempo, Alberto Cárdenas, titular de la Sagarpa, mantuvo una actitud irresponsable ante este tema. Hoy la contaminación es un hecho, y a pesar de que Sagarpa sólo reconoce 70 hectáreas con presencia de maíz transgénico antes del periodo de polinización, la realidad es mucho peor porque no se tiene certeza de qué tan extendida está la contaminación. Sabemos, por medio de un análisis de laboratorio, que las semillas híbridas de maíz que están contaminadas contienen las variedades NK603, MON810 y MON863, todas propiedad de la transnacional Monsanto.

Las muestras usadas para las pruebas fueron tomadas de una empresa semillera del Valle de Cuauhtémoc, Chihuahua, la cual distribuye esta semilla como el híbrido 7525, lo cual demuestra que se está engañando a los productores con anuencia de las autoridades al permitir el ingreso de la semilla de maíz sin un sistema de inspección”, explicó Aleira Lara, coordinadora de la campaña de agricultura sustentable y transgénicos de Greenpeace México.

Las variedades MON810 y MON863, fueron prohibidas recientemente por los gobiernos de Francia, Austria y Rumania, debido a que provocaron impactos negativos al medio ambiente: mortandad de insectos benéficos como lombrices de tierra, arañas y mariposas monarca, y la imposible coexistencia de cultivos transgénicos con cultivos orgánicos y convencionales; además de generar gran incertidumbre sobre los efectos en la salud humana. Las recientes prohibiciones se suman a las ya realizadas por los gobiernos de Hungría, Polonia, Italia y Grecia, Australia y Sudáfrica.

“Es incomprensible que para la delegación de Sagarpa en Chihuahua, las medidas de contención en los cultivos contaminados con transgénicos se reduzcan a una notificación a los productores sobre la imposibilidad de movilizar la cosecha, mediante oficios y mantas colocadas en el lugar; esa no es una medida de bioseguridad. Greenpeace realizó un recorrido por el Valle de Cuauhtémoc, donde el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) reconoció la presencia de 70 hectáreas con maíz transgénico, y los cultivos siguen sin ninguna medida de contención y vigilancia, por lo tanto, no hay medidas de bioseguridad y Sagarpa miente”, denunció Lara.

A unas semanas de que se levante la cosecha de maíz, Chihuahua corre un grave riesgo de que sus variedades nativas de maíz ya estén contaminadas con maíz transgénico y el problema puede escalar a nivel nacional, por lo que exigimos a la Sagarpa:

– el monitoreo de las cosechas de todo el estado de Chihuahua, para que informe acerca de extensión de la contaminación;
– un informe sobre las cantidades estimadas de la contaminación, características y rasgos importantes del Organismo Genéticamente Modificado detectado;
– la aplicación de medidas de bioseguridad, inspección y vigilancia con fundamento en el Art. 13 Frac. II, III,  VII y IX  y Art. 117 de la LBOGM;
– y cuál será el destino de estos granos contaminados.

“Es inadmisible la incompetencia de Alberto Cárdenas. El secretario ha hecho caso omiso de las advertencias y hasta ahora ha ignorado los procedimientos que establece la propia Ley de Bioseguridad. Si como servidor público no puede evitar que la contaminación detectada en Chihuahua se extienda a otros estados, esto significa que no puede responder a las exigencias de su puesto, por ello, es mejor que renuncie. Los mexicanos no podemos permitir la contaminación de nuestro campo y de nuestra cadena alimenticia. El caso de Chihuahua plantea el grave riesgo de contaminación en una zona abierta, en contacto con otras regiones de cultivo, por lo que se puede expandir y salir de control rápidamente. Más que citatorios y criminalización de los campesinos con cultivos contaminados, es urgente que el gobierno federal cumpla con su trabajo, es decir, que establezca la dimensión de la contaminación y que instale mecanismos para evitar el ingreso de semillas contaminadas con transgénicos”, exigió Lara.

La negligencia ante este caso demuestra el poco interés de Alberto Cárdenas respecto al alimento más importante, no sólo de los mexicanos sino de la humanidad. La contaminación genética del maíz no es un asunto minúsculo, se trata de la contaminación de México como centro de origen y diversidad genética del grano.

Fuente: Greenpeace

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]