No habrá compensación económica para afectados por el diéselgate: Volkswagen – ExpokNews

VW se niega a dar compensaciones monetarias como en EE.UU. pero amplía la cobertura de las piezas afectadas en los motores diésel

Los afectados por el fraude de las pruebas de emisiones de Volkswagen tendrán más que una disculpa por parte de la empresa ya que este fabricante ofrecerá dos años más de garantía a los coches afectados por la modificación de emisiones.

Volkswagen se encuentra en litigios judiciales y de investigaciones por haber instalado un programa manipulado en 11 millones de vehículos diésel entre el 2009 y el 2005 en todo el mundo, principalmente en Europa. Volkswagen lo llaman “una medida para construir confianza” con sus clientes.

En los primeros tres meses de este año, el consorcio alemán tuvo ganancias de 3,400 millones de euros, principalmente debido a sus negocios en el Este de Europa. Ese resultado fue 44% más que en comparación con el mismo lapso del año anterior.

El volumen de negocios de VW en el primer trimestre del año en curso se incrementó en 10.3% a 56,200 millones de euros.

Volkswagen, aunque tuvo que pagar en 2016 miles de millones de euros en sanciones por el escándalo de sus motores diesel, logró regresar a la zona de ganancias, en especial en Estados Unidos. Sin embargo, VW todavía tiene frente a sí muchas demandas y sanciones financieras.

“La extensión de la garantía se refiere a las partes del motor afectadas, a contar desde que se haya realizado la reparación”, ha explicado un portavoz comunitario a La Vanguardia. Un 55% de los vehículos vendidos en Europa afectados por el fraude han pasado ya por el taller para realizar gratuitamente la reparación, explican fuentes comunitarias.

¿Cuál es el objetivo?

Lograr una solución en línea a los consumidores de Estados Unidos y a los que han pagado compensaciones por valor de 17.500 millones de dólares.

¿Cómo engañó Volkwagen al mundo?

Volkswagen estaba a menos de un mes de la crisis más grande de su historia cuando Oliver Schmidt, un ingeniero de alto rango en el fabricante de autos que trataba con los reguladores en Estados Unidos, escribió un correo electrónico tranquilizador a sus superiores.

Schmidt acababa de reunirse con Alberto Ayala, un subdirector ejecutivo del Consejo de Recursos del Aire de California, el organismo que vigila la calidad del aire en el estado. Durante mucho más de un año, Ayala había estado presionando a Volkswagen para que explicara por qué sus vehículos de pasajeros de diésel contaminaban mucho más en la conducción común que en los laboratorios de pruebas de California.

Este correo pretendía ofrecer una solución al problema de las emisiones. Advirtió, sin embargo, que la información que presentó podría encontrar “vientos en contra” cuando fuera examinada por expertos del laboratorio del Consejo de Recursos del Aire cerca de Los Ángeles.

Los expertos se dieron cuenta pronto que la información que Schmidt presentó era la más reciente de una serie de maniobras por parte del fabricante de autos para ocultar lo que de verdad estaba haciendo.

Semanas después, Volkswagen admitió que los vehículos de diésel que había vendido en Estados Unidos desde fines de 2008 habían contenido software diseñado para camuflar emisiones que excedían enormemente los límites legales.

La investigación iniciada con una subvención de $70.000 eventualmente costó a Volkswagen más de $22.000 millones en multas y acuerdos legales, mucho más que el costo de equipar a los autos con equipo de control de contaminación adecuado en primer lugar.

Acerca del autor

ExpokNews