Fundaciones Empresariales

¿Debe una Fundación Empresarial administrar el Programa de Voluntariado Corporativo? (Cuarta parte)

Por: Emilio Guerra Díaz

De acuerdo a lo que hemos visto, entre las 10 ideas básicas para impulsar un exitoso programade voluntariado corporativo destacan:
1. Inicie el programa bajo una óptica de un plan de negocio, al cual se le destina el presupuesto adecuado y el personal calificado para ello.

Algunas empresas han decidido alguna de estas tres alternativas para su gerenciamiento: a) asignarlo a la fundación empresarial, b) que sea desarrollado por el área de Responsabilidad Social Corporativa, y, c) responsabilizar al área de recursos humanos o capital humano para desarrollar las actividades correspondientes. De esta manera se deben de plantear objetivos y metas concretas que van más allá de la actividad que dé visibilidad e incida en la reputación de la empresa, estos factores más bien se cosechan en lugar de ponerlos como principio a alcanzar.

2. En un programa de esta naturaleza la empresa tiene la oportunidad de impulsar ciudadanía, no solo trabajo voluntario. La corporación tiene mucho más que aportar que dinero o el tiempo de sus colaboradores, más bien es la confluencia de recursos lo que saca avante a una iniciativa de esta naturaleza y el retorno de inversión redituará en mayor medida; por ello hay que incorporar en las áreas de acción del programa: a) al voluntariado (aportación de tiempo), b) el mentorazgo (talento empresarial que se destina a fortalecer la operación cotidiana de la organización, sus programas y servicios) y c) la donación directa de recursos con empate de Horas/Hombre y trabajo comunitario para asignar donaciones adicionales en forma de recursos económicos. También puede disponer de donaciones en especie de los bienes, productos o servicios que genera.

3. Permita que los voluntarios, las OSC y la comunidad que es sujeto y objeto de la actividad voluntaria entren en la empresa. Además de transformar paradigmas, son un excelente medio para conocer de primera fuente la visión que hay de la empresa en la comunidad y como se vio en estas entregas, la empresa también recibe beneficios de sus socios.

Destine tiempo de la jornada laboral a la acción voluntaria, es una excelente inversión y da seriedad al programa, permite trasmitir a los empleados-voluntarios que valora tanto la aportación cívica al bien común que por ello accede a hacer esa inversión. Permita que coexistan los intereses individuales de ayuda, es decir, la selección de causas, con los propósitos empresariales. Será un programa más rico.

4. Cuide la comunicación del programa. No solo es necesario dotar de imagen institucional al programa (logotipo, uniforme, informe, intranet, web 2.0, etc) , sino también, es necesario difundir a todas las audiencias (internas y externas, así como a los grupos de interés) qué se está haciendo, para qué, qué está aportando la empresa a la comunidad, cómo han cambiado los sujetos y el entorno gracias a la participación de sus voluntarios, muestre cómo le ha cambiado la percepción de sus empleados al ser voluntarios, enseñe como han cambiado vidas y han mejorado las condiciones comunitarias. Dedique recursos a enfatizar en dónde ganó la empresa con empleados corresponsables de su entorno, lo que a su vez generará nuevas áreas de oportunidad para el negocio, su reputación y su presencia legítima en la comunidad.

5. Muestre a la gente en plenitud de dignidad. Enseñe a otros a donar, no solo tiempo sino también dinero. Lejos de significar una contribución insignificante, lo que un empleado done en forma sostenida significará un gran apoyo. Algunas empresas doblan la donación que hacen ordenadamente sus empleados. Otras empresas han dispuesto el sistema de administración de la nómina para canalizar donaciones pequeñitas pero constantes a organizaciones elección del empleado.

6. Fortalezca a través de su Programa de Voluntariado Corporativo responsabilidades que por ley se tienen que cubrir, por ejemplo en materia de protección civil. Se busca salvar vidas pero también el patrimonio y fuente de trabajo de los empleados. Si se tienen que destinar recursos para ese fin, puede apoyarse en expertos que manejan la atención de desastres y disponer de las instalaciones de la empresa para acopio de víveres y medicamentos; ropa y productos de higiene, etc. También puede apoyar programas de superación educativa de su personal con el acompañamiento de mentores que, como padrinos, acompañen el curso de estudios dentro o fuera de la empresa y que les signifique un amigo que está pendiente para que no se abandonen los estudios. He impulsado algunas iniciativas de esta naturaleza y los empleados han declarado testimonios como este: “por vez primera me siento importante para la empresa”.

7. Involucre a los grupos de interés en sus actividades voluntarias y a los familiares de los empleados. Con frecuencia las familias buscan cómo compartir actividades para la convivencia de fin de semana. El voluntariado ha demostrado ser un gran integrador y además permite que el ayudar sea también una actividad lúdica, atractiva, de interés y de creación de nuevos vínculos amistosos. Los hijos de los voluntarios de la empresa tienen un extra aprendizaje que les permite apreciar lo que papá y mamá les entregan como bienes en su calidad de vida, comprenden que otros no los tienen y surge el sentimiento de solidaridad.

8. Contabilice el aporte de todos sus voluntarios, mentores y padrinos. Las Horas/Hombre y el talento compartido contribuyen a fortalecer la economía no lucrativa y muestra que existe un valor económico que se refleja en el bienestar de la comunidad. Con ello tendrá parámetros objetivos para reconocer y destacar a aquellos colaboradores que más dan.

9. Desarrolle un Sistema de Reconocimiento y Retención de Voluntarios. El agradecimiento es vital para reproducir conductas de compromiso comunitario. Un buen sistema no significa invertir grandes recursos, sino distinguir entre tres afluentes que lo conforman: a) lo que el voluntario adquiere por su propio deseo de colaborar –aquí el sistema solo refuerza y no emprende más acciones-, b) reconocimiento institucional con recursos empresariales que puede incluir premios y distinciones de la empresa: “voluntario de la empresa del año”, por ejemplo; y c) agradecimientos personalizados, individuales que son parte de la historia de cada voluntario. No olvide la filosofía de dar gracias 7 veces al año (cuando menos).

10. La forma de trabajo puede abarcar un amplio abanico de acciones. Es recomendable por un lado que cree alianzas con las OSC que cuentan con experiencia en la problemática que atienden; en algunas ocasiones los directivos tienen la capacidad de realizar la logística de la actividad facilitando la intervención de voluntarios, ahorrando costos a la empresa y por qué no, también dolores de cabeza. Nunca trabaje sin políticas y considerar riesgos o conflictos de interés. Prevenga cualquier conducta o actividad que por efusividad, diversión o esparcimiento pudieran alejar a los voluntarios corporativos de los fines primordiales de la actividad pues ellos están representando el nombre de la empresa en la comunidad. Goce y comparta el ayudar a otros y descubrirá una ley universal que le enaltece, le hace crecer y crear condiciones para su desarrollo espiritual: “Quién más da, más recibe”.

Cómo podrá ver existen varios recursos para impulsar un buen Programa de Voluntariado Corporativo. Entre los prestadores de servicio están, por solo citar a tres: en caso de iniciar su programa, Expok y Ars Philanthropia le ayudan a empezarlo desde cero; en interés de fortalecer sus actividades de protección civil está la Red Universitaria de Prevención y Atención de Desastres UNIRED para impulsar centros de acopio, y movilización de brigadistas y, para realizar una actividad específica de su voluntariado puede contactar a diversas organizaciones civiles como Un Techo para Mi País, Reforestamos México o la asociación Además Proyectos Solidarios, quienes ofrecen vincular a su empresa con actividades específicas.

Le invitamos a seguir enviando sus preguntas y consultas a [email protected] pues como ha sido testigo, sus sugerencias son abordadas en este espacio. Recuerde que si desea iniciar su propio Programa de Voluntariado Corporativo, nosotros le ayudamos.


Emilio Guerra Díaz

Emilio Guerra cuenta con amplia experiencia en la Gestión de la RSC, destacando su trabajo en el área de vinculación con la comunidad que potenciar la inversión social empresarial. Ha gerenciado fundaciones empresariales.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario