Ambiental

¿Cómo puede nuestra conducta alimentaria ayudar al planeta?: Comer, comprar, cuidar

1. Adelgaza: Una investigación publicada en el International Journal of Epidemiology, indica que las naciones con tasas normales de obesidad (3.5 %) consumen casi 20 % menos de alimentos, y producen hasta mil millones de toneladas menos de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), que las poblaciones que presentan tasas de sobrepeso de 40 %. Los científicos han sugerido que, si un país tiene muchos habitantes gordos, esto significa un incremento de la contaminación que proviene de la industria de alimentos. Las poblaciones en forma, aseguraron, prefieren caminar y andar en bicicleta, y los vehículos y aviones pertenecientes a ellas usan me-nos combustible, ya que cargan personas más livianas.

2. Únete a Paul:
El ex Beatle Paul McCartney, reconocido vegetariano, ha propuesto a sus compatriotas británicos no comer carne los lunes para reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2). Según la Organización de las Naciones Unidas, la ganadería es una de las actividades más contaminantes. La emisión de gases provenientes del trabajo con ganado representa poco menos del 3 % de los gases del efecto invernadero. Por otra parte, esta actividad es responsable de la emisión de 60 % del metano que existe en la atmósfera, gas aún más dañino que el CO2. De acuerdo con McCartney la idea del lunes de verduras, ya es popular en Australia.

3. Calcula millas: Cuentas de variadas entidades ambientalistas afirman que el transporte de alimentos significa al menos 10 % de las emisiones de CO2 a la atmósfera en los países más industrializados. La dieta normal de un norteamericano promedio, por ejemplo, implica un gasto en petróleo 17 veces mayor que la dieta de una persona que se alimentara eligiendo alimentos locales. Para favorecer al planeta, opta por los productos que se fabriquen cerca de tu comunidad.

4. Compra a granel: El período de degradación de las charolas que envasan alimento en el súper y los vasos de unicel donde llevas tu café, ronda los 50 mil años, y su fabricación se realiza mediante un proceso muy dañino, en el que se desprenden vapores que contribuyen a la contaminación del aire y al calentamiento global. Mejor, compra tus productos a granel, y para el café, lleva tu taza a la oficina o a la cafetería de tu preferencia.

5. Evita la comida rápida: Cocinar cuatro hamburguesas en las típicas cadenas fast food dispara al medio ambiente una cantidad similar de sucios compuestos orgánicos volátiles que la que lanza un carro promedio a lo largo de 1 649 kilómetros. Esto se debe que las planchas y hornos utilizados habitualmente generan humo y sustancias tóxicas como formaldehído y acetaldehído o etanol, que, al contacto con los nitrógenos del aire, forman ozono.

6. Busca justicia: Las relaciones comerciales entre quienes practican el comercio justo promueven la fabricación orgánica de los alimentos, rechazan la explotación infantil y consideran la igualdad de los hombres y mujeres que trabajan bajo sus leyes.

La cadena de producción de objetos e insumos realizados en esta modalidad, es siempre sustentable y otorga salarios dignos y equitativos a los empleados. En México y alrededor del mundo ya existen varias de estas tiendas: allí se puede encontrar café y otros alimentos. Conoce la sucursal más cercana a tu hogar en www.comerciojusto.com.mx

Fuente: Equilibri.com, p. 36-38.
Reportera: Ágata Szekely.
Publicada: Marzo de 2011.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]