Spotify está haciendo RSE con la música – ExpokNews

Esta plataforma de streaming quiere que la música traspase fronteras y aporte más al mundo.

La música tiene el poder de traspasar cualquier barrera y de crear un impacto en toda comunidad; sin importar que género sea, la combinación de ritmos y sonidos nos hace sentir mejor y suele ser parte de nuestra vida diaria.

Antes era más complicado llevar nuestra música a todos lados, debido a que el formato no era tan amigable pero con la evolución en el registro del sonido y las nuevas herramientas digitales, todo se fue reduciendo hasta quedar en un formato streaming.

Una nueva forma de escuchar música

Entre las plataformas digitales de streaming más populares se encuentra Spotify, cuyo objetivo principal es la reproducción de música.

La marca que fue lanzada en 2008 por Daniel Ek y Martin Lorentzon, ofrece a sus usuarios una enorme gama de géneros musicales y listas de reproducción que pueden adaptarse al estado de ánimo y rutina.

Esta forma de escuchar música se popularizó muy rápido. Actualmente cuenta con más de 100 millones de usuarios a nivel mundial. Tan solo en México más del 60% de los consumidores de música en streaming usan Spotify, convirtiéndonos en el segundo mercado a nivel global, en importancia para la marca.

¡Checa esta pequeña gráfica compartida por El Economista!

La responsabilidad social empresarial (RSE) de Spotify

En la actualidad, la mayoría de las empresas está alineándose a la responsabilidad social, buscando dejar un impacto positivo tanto en sus colaboradores como en la comunidad y el medio ambiente; ya sea mejorando sus recursos de producción, el entorno laboral o apoyando una causa, las compañías socialmente responsables están haciendo su parte, y Spotify no es la excepción.

La directora y responsable del impacto social de la marca, Kerry Steib, sabe que una empresa no comprometida con la RSE no solo pierde dinero, también consumidores y otros grandes beneficios. Por ello es importante que todas las nuevas y viejas marcas acepten el reto de cambiar la forma en que hacen las cosas.

Por su parte Spotify busca aprovechar el poder de la música, la tecnología y comunidad para impulsar un cambio social significativo. Los esfuerzos de Spotify no solo abarcan a la comunidad, además involucran a múltiples interesados como lo son los artistas, colaboradores y los socios.

De acuerdo con Kerry Steib las diferentes iniciativas y programas que han realizado buscan integrar la parte musical en beneficio con una comunidad que involucre a todos los stakeholders.

Estamos enfocados en cómo la música y los artistas pueden contribuir al desarrollo de comunidades más inclusivas y cómo se pueden crear alianzas. Lo hacemos a través de una variedad de programas en los que estamos trabajando activamente ahora mismo. También estamos probando nuevas formas para que los artistas utilicen la plataforma Spotify para activar a sus fans en torno a las causas que les apasionan. ¡Muchas mas cosas están por venir!

Por ejemplo, el año pasado trabajamos con una serie de organizaciones sin fines de lucro enfocadas la niñez temprana (Too Small To Fail, Zero to Three y Vroom) a través de nuestro programa Keep Singing. Este programa tenía como objetivo facilitar a los padres el uso de la música para mejorar momentos interactivos con sus hijos y desarrollar desarrollo social, emocional y de lenguaje. Nuestros aliados nos dieron comentarios sobre nuestras listas de reproducción y tuvieron acceso a subvenciones financiadas por Spotify para organizar eventos de música familiar en sus comunidades.

Un ejemplo de estos esfuerzos fue el programa con el colegio Kealing Middle en Austin, el cual consistía en desarrollar un espacio de producción musical en donde muchos niños pudieran trabajar en conjunto. Para invitar a los usuarios a participar, la empresa se apoyó en artistas, compartiendo las historias de ocho de ellos que apoyaban diversas causas como la educación o la salud.

En esta iniciativa, se reunió tanto la empresa como los diferentes grupos de interés, demostrando que el poder de la tecnología y la música pueden lograr apoyar grandes causas y enfrentar diferentes problemas globales.

¿Cómo ve la RSE una marca que inició en Suecia?

Kerry Steib, comparte en una entrevista, que en sus inicios dentro de la empresa, no se percató que Spotify estaba orientada, desde un comienzo, a los valores y a crear un impacto significativo. La marca promovía que la música debía ser parte de la vida de todos.

Me inspiró nuestro compromiso con la apertura y el acceso para todos, lo que me llevó a iniciar un impacto social en Spotify todavía más grande. Sentí que había mucho más que podríamos estar haciendo para que eso sucediera dentro y fuera de nuestra plataforma.

La compañía comparte la idea de que la voz en el mundo importa. Esto quiere decir que cada colaborador es capaz de compartir su opinión. Cada persona tiene la oportunidad de descubrir un nuevo proyecto, un nuevo género, y un nuevo artista, mientras que cada música puede acercarse cada vez más a sus seguidores. Este tipo de filosofía es la que guía cada iniciativa y programa social que integran.

Nosotros vemos en la RSE una oportunidad de abordar el impacto social con un profundo sentido de perspectiva única y, reforzar y enfocar nuestros valores en cuestiones que nos preocupan, agregó.

Pero… ¿cómo impulsar el cambio?

La mayoría de los conflictos globales no se pueden resolver por una sola persona pero los miembros de Spotify y Steib saben que si se trabaja en equipo pueden aportar.

Me encanta ver que cada vez más personas esperan que las empresas actúen con propósito y no sólo se preocupen por escribir o recibir un cheque, sino en implementar políticas y programas que realmente tengan sentido con su negocio y que conduzcan a un cambio real.

No obstante, Steib señala que también es responsabilidad de los consumidores incentivar y hasta exigir que sus marcas favoritas se comprometan a nivel social y ambiental.

Aunque este departamento de responsabilidad social es, relativamente, nuevo, sus responsables están enfocados en la construcción y realización de programas que no solo beneficien a una comunidad sino también a la empresa.

Spotify está haciendo responsabilidad social con la música y la está enfocando en programas que van más allá de una plataforma digital. Sin duda, un ejemplo para todas aquellas empresas que creen que la RSE no se puede mezclar con todo.

Acerca del autor

Kenya Giovanini

Comunicóloga en formación por la UTEL. Melómana, cinéfila y amante de la cultura pop. Ha desarrollado contenido para Revista Kuadro y actualmente trabaja como Asistente Editorial en Expokews, donde se encarga de curar el contenido más relevante sobre responsabilidad social, diseñar la síntesis diaria y crear contenido entretenido acerca de estos temas.