Reos ayudan a la mariposa monarca y logran trazar parte de su trayectoria. ¡Entérate!

Las poblaciones de mariposas monarcas están disminuyendo drásticamente. Para poder ayudarlas este grupo de voluntarios estudiaron sus patrones de migración.

Mariposas monarcas y su trayecto

Una docena de hombres que pertenecen a una prisión de máxima seguridad en el estado de Washington, ayudaron a descubrir el patrón de migración de las mariposas monarcas en el Costa Occidental.

Este equipo decidió criar y luego liberar a miles de insectos por varios años con la finalidad de que los científicos pudieran rastrear su trayectoria que abarca 800 kilómetros desde el Pacifico Noroeste hasta California.

De acuerdo con David James, entomólogo de la Universidad Estatal de Washington, por años trató de estudiar los patrones migratorios de las mariposas monarca de la Costa Occidental.

“La famosa ruta que siguen estos insectos desde Canadá hasta México no tenía un equivalente conocido en el Pacífico debido a que las poblaciones occidentales son demasiado pequeñas para seguirlas”, comentó.

James explica que por cada 200 mariposas que etiquetaba solo lograba recuperar a una cuando el viaje finalizaba y que por ello, conocer su ruta exacta se volvió fundamental para poder fortalecer los esfuerzos de conservación.

Sin embargo, no hallaba la manera de identificar esta ruta hasta que recibió una llamada de la Penitenciaría del estado de Washington, en Walla Walla.Durante esta llamada le comentaron que la correccional estaba buscando nuevas actividades para mejorar la salud mental de quienes purgaban sentencias largas.

Entonces a James se le ocurrió que los miembros de la penitenciaria, podían comenzar a involucrarse con la protección de la mariposa monarca y les propuso criarlas durante el proceso de metamorfosis; de larva a mariposa.

Una vez que las mariposas llegaran a una edad adulta, los miembros de la penitenciaria podrían etiquetarlas y liberarlas para que pudieran emprender su vuelo.

“Las etiquetas incluían direcciones de correo electrónico y poco después de que las primeras mariposas remontaron el vuelo, James empezó a recibir mensajes de personas que las habían avistado”, señalan.

Las investigaciones comenzaron a resaltar que los insectos iban a la costa de California a invernar; otros llegaron hasta la playa de Lighthouse Field State Beach en Santa Cruz, y varios más se dirigieron hacia Bolinas y Morro Bay.

James comparte que entre 2012 y 2016, diversas personas hallaron a cerca de 60 mariposas etiquetadas: “12 de ellas, procedentes de Walla Walla y que habían volado un promedio de 792 kilómetros: y, al menos una mariposa, que recorrió 1,360 kilómetros”, comparte.

Beneficios de su participación

Jame señala que la participación de la penitenciaria ayudó a los investigadores a identificar los lugares correctos para sembrar algodoncillos y otras plantas que requieren de estos insectos para poder vivir.

Por otro lado, James señala que los internos mostraron una mejora y un lado más amable durante estas actividades y posteriores a ellas.

“Estaban muy preocupados porque iban a lastimar a las mariposas. A pesar de que estaban allí por cosas mucho peores. Además, observar la metamorfosis de las mariposas inspiró a los hombres. Esta mariposa cambió, le dijo un interno a James, y tal vez, nosotros también podamos cambiar”, compartió.

Acerca del autor

Kenya Giovanini

Comunicóloga en formación por la UTEL. Melómana, cinéfila y amante de la cultura pop. Ha desarrollado contenido para Revista Kuadro y actualmente trabaja como Asistente Editorial en Expokews, donde se encarga de curar el contenido más relevante sobre responsabilidad social, diseñar la síntesis diaria y crear contenido entretenido acerca de estos temas.